Don Pedro Páramo: Un bandido global

La gran novela del escritor mexicano Juan Rulfo, PEDRO PARAMO, recoge una situación que es característica en todos los espacios de nuestro continente americano y más allá.

DON PEDRO, una vez establecido su poder en Comala y la Media Luna, se le presenta el peligro de perder el mismo, debido a la avanzada de la Revolución zapatista en México.

El Tartamudo, uno de sus secuaces, una tarde cargada de calor, viene y le comunica, que una manada de revolucionarios, liquidaron a su astuto y sanguinario asistente Fulgor Sedano. DON PEDRO, de inmediato ordena al mismo Tartamudo, le manifieste a los revolucionarios zapatistas que el quiere conversar con ellos y por lo tanto los invita, a su hacienda de La Media Luna. También le ordena Al Tartamudo, buscar con prontitud a su capataz Damasio (el Tilcuate)

La reunión con los revolucionarios, se monta en la ya referida hacienda… hay como unos veinte dirigentes. DON PEDRO, les da de comer y beber.

Al entrar en conversación, les pregunta, el por qué andan alzados y ellos le responden, que por las injusticias del gobierno y por los abusos de los ricos.

Éste muy hábilmente, les manifiesta que está dispuesto a financiarles La Revolución, pero que el quiere saber... ¿Cuántos son y cuánto dinero necesitan para hacer la revolucion?...éstos, nerviosamente le exponen, que son un ejercito de trescientos hombres y necesitan unos veinte mil pesos. A lo cual, DON PEDRO, les responde que es muy poco, que necesitan más.

Los hombres se separan y se reúnen, y acuerdan pedirle cincuentamil. DON PEDRO, dando finiquito a todo aquello y en un gran desplante, les manifiesta que les dará cien mil pesos y trescientos de sus hombres fuertemente armados. Muy cerca de él, ha estado como en la sombra, pero con mirada felina, Damasio (El Tilcuate), a quien había mandado a buscar con El Tartamudo.

El terrateniente, una vez se van los revolucionarios, la mayoría contentos y unos pocos algo desconfiados; le pregunta a Damasio (El Tilcuate), cuál de aquellos hombres le parece que es el jefe… y este le responde, que él cree que es uno medio regordete, el cual se mantuvo muy callado durante el encuentro. DON PEDRO, tajantemente le dice: ¡No Damasio, Tu eres el jefe!... de mis hombres y de los de éllos; y quiero me mantengas permanentemente informado y evites, se metan en mis haciendas. De paso, quiero decirte, que quiero darte la finquita del ranchito de puerta de piedra, que yo se que a ti siempre te ha gustado bastante, es tuya; anda al registro y legalízala… diles que vas de mi parte.

Es interesante señalar, que tan sólo dio a los revolucionarios zapatistas cinco mil pesos y rápidamente liquidó a sus respectivos jefes comandantes. De Damasio (El Tilcuate) la finquita nunca fue de éste.

En nuestra América continental de unos 42.044.000 Km2 aproximadamente de superficie; la historia desde 1.492; es decir, desde la ultima cruzada caballeresco-perruna, romano-española y de imperios protestantes hasta nuestros días, ha sido signada por la bota del terrateniente expoliador y latifundista de los predios colectivos.

Es la figura, de plena conciencia y práctica terrófaga y monopolista tecnológica. Es la figura, que campea en nuestro continente y en gran parte del mundo. Es el magno imperante personaje, que se maneja en los más importantes círculos del poder mundial y local. Sus principios filosófico-ideológicos y politicos los promueve e impone, como estandartes de libertad individualista o grupal elitesca, para mantenerse y preservar a toda costa su existencia.

En su novela, Juan Rulfo, recrea lo que ha sido la constante de esos grupos de poder imperial. Los mismos penetran las organizaciones que luchan por hacer cambios (quinta columnas). Introducen hábilmente gente de su confianza o compran dirigentes, algunos sin formación revolucionaria y otros que deciden traicionar sus principios a cambio de prebendas.

Si observamos bien, esto sucedió en el pasado cuando a través de la oficina operativa de espionaje e inteligencia española, fundada y organizada en New York, por el marqués de Casa Irujo, se penetraba y acababa con todo movimiento revolucionario que surgiera en América. Recordemos, las acciones emprendidas contra Gual y José Maria España y después contra Miranda en 1.806. Y Posteriormente, las del regio español, Antonio Cortabarría, durante el bloqueo y ataque que este emprendió, contra la Primera República de Venezuela (1810-1812), desde la isla de Puerto Rico y también desde, sus conexiones en otras islas del Caribe y también desde Coro, Guayana, Maracaibo y Valencia, para señalar algunos ejemplos históricos.

Asimismo, está sucediendo con La Revolución Bolivariana, la cual hoy, lidera el comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Las fuerzas contra revolucionarias, tanto nacionales como extranjeras, fundamentalmente LA CIA; hacen su trabajo reaccionario, con campañas y acciones que activan a partir de las organizaciones partidistas que se oponen. Pero, también se cuelan en las que respaldan el proceso. Las penetran o tratan de penetrarlas, para que las mismas no funcionen. Controlan sus direcciones y las convierten en centros clientelares y de negocio. Llegan por cualquier vía a los centros institucionales encargados de cumplir los programas del gobierno revolucionario, con la única finalidad de torpedearlos e impedir que los mismos logren alcanzar su cometido… ¡Ojo, Tan sólo, por sus actos, demostraciones y comprobaciones los conocereis ¡

Son decenas de Damasios (Tilcuates), desplegados para actuar como mercenarios contra las fuerzas de lo nuevo.

Es así, como podemos hablar del poder y conciencia imperialista de: Pedro Paramo Bush (padre e hijo); Pedro Páramo Carmona; Pedro Páramo Salas Romer; Pedro Páramo Miquilena; Pedro Páramo Ledesma; Pedro Páramo Carlos Andrés Pérez; Gustavo Cisneros, Pedro Páramo; etc.

Es la epidemia de lo retrogrado social y económico, extendida a muchas partes de nuestro planeta y contra la cual, es obligatorio luchar por el bien de nuestra existencia humana y el Socialismo Cientifico Proletario.

ronaldromero_orion@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2863 veces.



Ronald Romero Peña


Visite el perfil de Ronald Romero Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad