Insólito, odio y xenofobia al Venezolano

Cuando repaso lo que sucede en nuestra región Suramericana, no puedo más que sentir indignación y profunda tristeza cuando leo los vejámenes y humillaciones que sufren mis compatriotas en los países "hermanos"; incluso hasta han sido asesinados como el caso ocurrido en Perú donde fueron vilmente atropellados con premeditación y alevosía en una carretera.

Esto no tiene justificación y menos aún de pueblos supuestamente hermanados por nuestra común historia, para mayor consternación actúan con una ignominia y desfachatez digna de la peor gente que se pueda concebir, se han aprovechado de mis compatriotas hasta esclavizarlos y cuando han perdido el trabajo los echan de sus viviendas alquiladas y se apropian de las pertenencias que pudieran tener. Esto es vergonzoso e inhumano, actúan con un odio infinito y tienen el alma envenenada.

Buscando un comportamiento reciente contra alguna nacionalidad, encuentro el caso de Argentina - Chile durante la Guerra de las Malvinas 1982, allí Chile actuó de forma miserable y traidora apoyando a los hijos de la grandisima bretaña en contra del país que obro en favor de su independencia de españa hace 200 años (cualquier coincidencia es pura casualidad), es uno de los caines del sur; pero aquí hay un detallazo, fue está la decisión de un gobierno encabezado por Pinochet y no de un pueblo, a cambio de vender a su país hermano, el gobierno de Chile recibió un par de aviones camberra, un escuadrón de aviones caza y linea de crédito para comprar armas aparte del honroso mote de traidor, que en algún momento pasara factura a las futuras generaciones de chilenos.

En el caso que nos ocupa ahora, el caso de la afrenta a la República Bolivariana de Venezuela, es realmente monstruoso ya que no se limita a un gobierno al que se le hace el desprecio, también sus pueblos tienen la misma actitud dolosa y esto es lo que más duele.

Así nos pagan la solidaridad infinita (según palabras del propio Pepe Mujica), actuación reciente que tuvimos con todos nuestros países hermanos, el único pueblo del que tengo constancia que tiene vergüenza es el Haitiano, todos los demás nos dieron la espalda.

Tengo una certeza segura, cuando nos levantemos, que será más temprano de lo que creen, los miraremos postrados en su miseria, luego nos inclinaremos para ayudarlos a levantarse porque es nuestra naturaleza, herencia de Nuestros Libertadores.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 732 veces.



Jorge Sánchez


Visite el perfil de Jorge Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Sánchez

Jorge Sánchez

Más artículos de este autor