Según Arreaza, Duque el de Colombia, es "violador del sistema multilateral"

¡Wilmer Fariñas a la Cancillería!

Los gobiernos de Colombia han sido de todo. Si se quiere son algo así como una "Caja de Pandora" o "Los siete jinetes del apocalipsis". Y esto no es ficción, imaginación pura, que se maneja para agredir al enemigo. Es la pura verdad en este continente de lo "Real Maravilloso". Es cierto que Arreaza es muy propenso a soñar, por lo menos esa es la imagen que irradia, sobre todo cuando le toca representar al gobierno en algo. Por ejemplo, es de antología aquella escaramuza en la que los "hueveros" le dieron hasta con el tobo o en cielo de la boca.

Y de allí, uno nunca entenderá la jugada, quizás, es la única idea que se viene a la cabeza, por juzgarle demasiado inocente, le mandaron a las minas. Es este un espacio donde lo que predominan son fieras, quienes se comen a cualquiera vivo. ¡Acaso, según el presidente, entre ellas no "jefaturean" personajes como Andrés Velásquez y el tal De Gracia! Y no he entendido, allí hayan mandado a Arreaza, a un espacio donde se requiere un domador de fieras o un encantador de serpientes, salvo si se buscaba justamente que las fieras mostrasen sus garras. Algo así como darles guaral. O quizás por la experiencia y lo que se dice que quien allí llega sale buchón, le mandaron por que le saben candidato a beato.

Por eso, en boca de Arreaza una acusación como esa, la que acaba de hacer contra Colombia, se hace más grave.

"La gravedad es tan grave", que dice que Colombia, supongo que se refiere a sus gobiernos y en particular este de ahora de Duque, cuyo apellido por cierto es por demás sugerente, es "violador del sistema multilateral".

Hasta ahora uno sabía que esos gobiernos le meten de frente al negocio de la droga. Ella produce ingentes ingresos a la sociedad, clases dominantes y el Estado de esa nación. De donde no es nada difícil entender que sus gobiernos están atados a esa variable demasiado sustancial. Decir que los gobiernos colombianos son cómplices por acción u omisión del negocio de la droga es una verdad demasiado obvia, grande como una torre y certera como pegarle un tiro al piso. Que por eso mismo han sometido a esa nación y su pueblo a sufrir los avatares de una ya demasiado larga guerra y abundan los llamados falsos positivos, las fosas comunes son comunes. "Eso y muchas cosas más", abunda en Colombia.

Sabía demasiado bien que los gobiernos colombianos violan todo; los derechos humanos y civiles de la gente; el derecho a la propiedad de los más débiles le es arrebatado sin clemencia por las "fuerzas del orden" o los paramilitares y hasta los dos "encambimbados". Y hasta se violan a mujeres y niños en esos espacios donde esas fuerzas entran "como perro por su casa". Y como si algo faltaba, metieron 11 bases gringas y a quienes en ellas operan les dieron luz verde para hiciesen lo que les viniese en gana.

De todo eso uno sabe que hay. Lo novedoso es eso que, dicho por Arreaza, tenía que ser él, Colombia es violadora del sistema multilateral. Uno sabía por dónde se suele violar. Pero eso del multilateralismo plantea una incógnita y hasta un enredo. No sólo para el violador sino el violado, que le costaría saber por dónde y hasta quienes el delito o abuso tuviesen que determinar. Y tenía que ser Arreaza. Ducho en eso de dejar que le pasen por encima.

Uno se pone a pensar en eso de un violador multilateral y se enreda y hasta embriaga pensando por dónde me vendrán los tiros. Desarrollar una defensa es complicado, pues generalmente uno está predispuesto a defender determinados puntos y por eso suele descuidar el resto. Se pone uno como a preguntarse ¿Mamá de dónde son los cantantes que le hallo muy galantes? Y por allí a cualquiera se le enreda el volador. Si Colombia es violadora multilateral, por algo Arreaza lo dice, deben sus gobiernos estar habituados al ataque "por dónde sea", "no importa la parte", y en eso parece tener mucho de razón. Pero nosotros, los venezolanos, de quien Arreaza es sólo una muestra no muy representativa, si le metemos de frente a lo descuidado y hasta "demasiada buena gente" y solemos dejar que con nosotros hagan lo que bien les parezca. Esto es tan cierto que desde el inicio de todo esto, cuando los españoles aquí llegaron "cogieron nuestras vegas para potreros suyos", nos cambiaron oro por espejitos y más tarde vinieron con lo mismo los gringos. Mientras tanto Colombia nos arrebató parte del territorio y lo mismo hizo Holanda y Gran Bretaña. Es decir; nos dieron una lección de multilateralismo frente al cual no tuvimos mecanismos de defensa; pues parece que sólo somos buenos por un solo lado, de frente.

Entonces, ¿Si Colombia es violador multilateral, lo que es como una línea de ataque u ofensiva nada previsible, hablando del balompié, que se viene por la izquierda, el centro y la derecha al mismo tiempo sin que uno sepa exactamente cuándo y dónde se operarán los cambios de dirección y ritmo, por qué en lugar de poner a Arreaza de Canciller o de portero, quien pudiera ser muy bueno atajando tiros al centro del arco, por qué no ponemos allí a Wilmer Fariñas, el portero de la Vinotinto quien sí parece ser un parador multilateral. ¡Al final me acordé del "Fantomas" de Julio Cortázar, quien fue un tipo multilateral y entrenado para "desfacer entuertos" por todos lados!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 868 veces.



Armando Lafragua


Visite el perfil de Armando Lafragua para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a271431.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO