Entrevista a Yaxcy Dum, trabajadora de la unidad de producción de Barquisimeto

“Los trabajadores que fuimos suspendidos ilegalmente en Café Venezuela tenemos más de 10 años de servicio”

Trabajadores de Café Venezuela en Barquisimeto recibiendo la solidaridad de otras empresas

Trabajadores de Café Venezuela en Barquisimeto recibiendo la solidaridad de otras empresas

Credito: LID

01-11-23.-El próximo 10 de noviembre los trabajadores y las trabajadoras de Café Venezuela cumplen 7 meses de una suspensión ilegal del que fueron objeto en las unidades de producción ubicadas en los estados Lara y Trujillo. Conversamos con Yaxcy Dum, trabajadora de la unidad de producción de Barquisimeto, y con más de 10 años en la empresa.

Entre el 10 y 12 de abril, 88 trabajadores de la empresa Café Venezuela, de las unidades de producción de los estados Lara y Trujillo, fueron suspendidos. Son 37 trabajadores en Barquisimeto, 36 en Pampán y 15 en Boconó. De ese total apenas 23 han sido reincorporados hasta el momento gracias a su persistencia. Uno de ellos falleció a finales de mayo producto de la afectación por la situación de calamidad. Los 64 trabajadores restantes exigen la reintegración a sus puestos de trabajo, así como a todos sus derechos y beneficios contractuales. Conversamos con Yaxcy Dum, aquí partes importantes de la entrevista.

Cuéntanos cómo se dieron las suspensiones

El domingo 9 de abril, a través de un grupo de WhatsApp que maneja la empresa para comunicación con los trabajadores, el supervisor de la UPS Nicolás Hurtado en la unidad de producción de Barquisimeto, envió una convocatoria con el nombre de 45 trabajadores que serían los que se presentarían a laborar durante esa semana. Este centro de trabajo tiene una nómina entre 82 y 84 trabajadores aproximadamente. Sobre el resto de los trabajadores no dio respuesta, simplemente indicó que debíamos esperar instrucciones. Sin embargo, como era un caso muy atípico, los que no fuimos convocados nos presentamos de igual forma el lunes 10 de abril en la empresa para cumplir con nuestra jornada como como de costumbre. Pero el personal de vigilancia no nos permitió el acceso, indicándonos que les dieron la instrucción que el personal que no aparecía en el listado no podía ingresar.

Ante esa situación, ¿qué decidieron hacer?

Llamamos al presidente de la empresa, que para el momento no nos atendió. Luego llegó la jefa de Recursos Humanos así como el consultor jurídico, pero no daban respuesta. Pasado un tiempo el presidente de la empresa nos atiende indicándonos que el consultor jurídico y la gerente general nos iba a leer un documento que había enviado la Dirección de Inspectoría nacional y otros asuntos colectivos del trabajo del sector privado del MPPPST. Cuando nos leyeron ese documento nos indicaron que había una cantidad de trabajadores que por razones técnicas y económicas van a estar suspendidos de actividades laborales. Solicitamos una copia de ese comunicado porque no entendíamos por qué era la suspensión. Nos indicaron que no podíamos tener acceso a nada, que teníamos que ir a Caracas a solicitar lo que quisiéramos.

¿Llevaron adelante acciones para exigir su reincorporación?

A partir de ese momento comenzamos a ejecutar acciones, a recurrir a diferentes organismos como la Defensoría del Pueblo. Tuvimos una mesa de trabajo donde fue convocada la empresa y convocado el Ministerio del Trabajo, en este caso en representación del Inspector de la sede Pedro Pascual. Cuando tuvimos esa reunión el Inspector consignó el auto de homologación que estaba firmado por la abogada Kenya Egley Borrero Ramirez, Directora de la Dirección de Inspectoría nacional y otros asuntos colectivos del trabajo del sector privado del MPPPST, donde autorizaron la suspensión 37 trabajadores de Barquisimeto. Esta medida fue extendida de igual forma para los centros de trabajo ubicados en Trujillo, en Pampan y Boconó. Eran 36 los suspendidos en Pampán y 15 en Boconó. En total éramos 88 trabajadores, pero lamentablemente uno de ellos murió producto de toda esta situación a finales del mes de mayo.

Se trata de suspensiones llenas de vicio y completamente ilegal

Hemos denunciado en diferentes instituciones los vicios que tiene este procedimiento, ya que primero fue firmado por una Dirección que corresponde al sector privado cuando Café Venezuela pertenece al sector público; segundo, el sindicato que firmó la medida es un sindicato que tiene una mora electoral de hace más de cinco años, por lo cual no está facultado legalmente para firmar este tipo de convenios. Por ello, hemos acudido a la Defensoría Pública, al Ministerio del Trabajo, al Ministerio Público y hasta a la Asamblea Nacional, porque además de una medida de suspensión ilegal, hay otros asuntos de interés como la situación de la empresa que hay que considerar, dado que esta es una compañía del Estado venezolano, una empresa pública.

En el Ministerio del Trabajo estuvimos en dos oportunidades, donde fuimos atendido personalmente el ministro Francisco Torrealba. Él nos indicó en junio que es una situación que iba a abordar por fases, que la primera fase se iba iniciar con la reincorporación de aquellos trabajadores que tienen fueros especiales, como son los que tienen condiciones especiales, que pertenecen a alguna de las organizaciones de los trabajadores como el CPT, delegados de prevención, los que tuviesen hijos en condiciones especiales. Sin embargo, luego esa orden que dio el ministro no fue acatada en su totalidad.

¿Cuántos trabajadores han sido reincorporados?

Hasta el momento han sido incorporados 23 trabajadores que cumplen con los requisitos que dijo el ministro que se iba a abordar en la primera fase, pero aún hay más que cumplen con esa situación, y siguen suspendidos. El 19 de junio 7 trabajadores han sido incorporados en Barquisimeto, 4 que pertenecen a los CPT y tres que tienen hijos en condiciones especiales. En Pampan, fueron 6 el 19 de junio, y en Boconó, 10 reincorporados (2 fueron reincorporados el 19 de junio y 8 más el 18 de septiembre). Para el resto de los trabajadores que correspondería en esta primera fase, la empresa alega que en su expediente no tienen ningún tipo de documentación que acredite su patología o condiciones especiales. Pero también están todos los demás.

¿La empresa alega que muchos trabajadores no tienen esas patologías?

Exacto, lo que es una cosa completamente falsa porque los trabajadores que tenemos esas condiciones, las patologías datan de hace más de 10 años. Cabe destacar que la mayoría de los trabajadores que fuimos objetos de esta suspensión ilegal tenemos más de 10 años de servicio por lo cual todas las incidencias, en cuanto a lo que es el tema de salud, están reflejados en el servicio médico, ya que anteriormente a nosotros nos hacían los procedimientos de rigor al salir de vacaciones, se hacían los exámenes de laboratorio pertinentes y todo lo demás, todo eso permanece allí en el servicio médico. Además, nosotros contábamos con un servicio de HCM por autogestión, donde también la mayoría de los trabajadores tienen informes médicos donde se da fe de la patología que padecen. Entonces esto simplemente es una excusa que está colocando la empresa para desacatar la orden que le fue dado por el Ministerio del Trabajo. Hasta el momento todo ha sido un proceso muy lento, tenemos más de seis meses, ya el próximo 10 de noviembre, vamos a cumplir siete meses de suspensión ilegal.

Actualmente los suspendidos, ¿qué perciben como ingreso?

El salario mínimo, menos de 4 dólares al mes, y el cestaticket. Nada más.

¿Por qué consideras que esta medida no ha sido revertida?

En el recurso administrativo que consignamos el 6 de mayo al Ministro del Trabajo, nosotros estábamos planteando todos los vicios que tiene esta medida de suspensión y les solicitamos obviamente revertirla. Sin embargo, hasta el momento no ha sido posible, desconocemos qué o quién pueda estar detrás de esta medida que no ha permitido que este procedimiento completamente viciado sea revocado, viendo la cantidad que trabajadores y sus familias que están siendo afectados.

Café Venezuela tiene alianzas con el sector privado, ¿cómo es esa relación?

Café Venezuela es una empresa que pertenece al Estado venezolano, pero actualmente el centro de trabajo que está ubicado acá en Barquisimeto tiene una alianza estratégica con una empresa privada que pertenece a Grupo Botalón. Se produce la marca de la empresa privada, no se produce la marca Café Venezuela.

Digamos como si fuese en los hechos una especie de empresa privada, sin serlo, para darte una idea. Nosotros tenemos como alquilado las maquinarias y las instalaciones, y la empresa privada, les paga unos beneficios a los trabajadores. Entonces, como ellos pagan algunos de los beneficios tienen la potestad de hacer con los trabajadores lo que quieran. Como lamentablemente no tenemos un presidente de la empresa amigo de la clase trabajadora, le permite a la alianza estratégica, hacer y deshacer con los trabajadores, incluso con la maquinaria.

¿Cuál es el alegato de la empresa para negarse a incorporar a los suspendidos?

Ellos argumentan que, con esta medida de suspensión, al disminuir los gastos que tiene la empresa, y quedar con el personal que quedaría trabajando, les iban a poder brindar mejores beneficios, cosa que tampoco ha sido. Los beneficios han venido desmejorando de igual forma desde la suspensión.

Cómo se explica que una empresa que ha mantenido sus gastos operativos en el mismo pico durante más de dos años y ha aumentado su producción, no puede mantener los gastos de nómina. Se tiene un crecimiento inversamente proporcional, ha aumentado la producción, pero ha mantenido en ese tiempo los mismos gastos en nómina, porque durante ese tiempo los beneficios de los trabajadores no han tenido ajustes. Actualmente pagan por concepto de gastos por nómina lo mismo de hace dos años.

¿Ustedes han hecho propuestas ante la supuesta crisis que alega la empresa?

Los trabajadores tenemos tantos años de experiencia que hemos vivido crisis con esta empresa cuando su nómina era, por ejemplo, en la planta de Barquisimeto, más de 200 trabajadores. Nosotros lo que vemos es que esto es una mala administración que ha venido desarrollando el presidente de la empresa. Hemos expuesto diferentes propuestas, una de ellas ha sido la del rescate de la marca Café Venezuela para el pueblo, para el mercado venezolano. Lamentablemente no nos tomaron en cuenta, ni ninguna otra propuesta que hemos realizado para el rescate de la marca y de la empresa.

¿Esta medida de suspensión sería para ir reacondicionando la empresa para transformarla completamente en una empresa privada?

Lo que estamos observando es que se ha venido deteriorando la maquinaria, no se le da el mantenimiento preventivo y correctivo. Pudiésemos presumir que es una estrategia que se tiene para el día de mañana, poder comprar la empresa, como quien dice, a precio de gallina flaca, una empresa que tiene una maquinaria con tecnología de punta, maquinaria alemana.

¿Ustedes han pedido la solidaridad de otros trabajadores de la región?

En una oportunidad hicimos una acción de protesta allí en la Defensoría del Pueblo en Barquisimeto junto a otros trabajadores. También hemos usado lo que son las redes sociales, recurriendo a distintos medios para elevar estas denuncias a las personas que nos puedan brindar el apoyo en cuanto a la solución de este conflicto.

Van a cumplir siete meses el próximo 10 de noviembre de suspensión ilegal, ¿tienen planteado para ese día alguna acción de lucha o manifestación pública?

Nosotros hemos estado esperando lo que nos había indicado el Ministro, la solución progresiva al conflicto. Sin embargo, como hasta el momento no se ha visto esta solución, estamos coordinando con los compañeros de Pampán y Boconó, poder tomar otras acciones que puedan ayudarnos a tener más visibilidad y avanzar a una solución definitiva. Sin embargo, estamos pensando en la agenda, qué es lo que sería mejor a realizar.

Quieres agregar alguna otra cosa

Sí, en realidad, nos gustaría hacer un llamado a aquellas instituciones que puedan tener incidencia en lo que es la solución de este conflicto. Nosotros estamos realmente preocupados obviamente por la suspensión ilegal que tenemos, pero además, por el mal manejo que tiene la empresa, entonces es importante que se puedan realizar auditorías de procedimientos de bienes de maquinaria. Fíjate, nosotros hemos observado y tenemos por allí pruebas, sobre todos los compañeros de Boconó, donde han desaparecido activos y hasta el momento, nadie ha dado respuesta de eso. Entonces es importante que las autoridades correspondientes se aboquen a estudiar obviamente la medida de suspensión ilegal y el deterioro que he tenido la empresa y la pérdida de bienes.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2602 veces.


La fuente original de este documento es:
LID (https://www.laizquierdadiario.com.ve/Los-trabajadores-que-fuimos-suspendidos-ilegalmente-en-Cafe-Venezuela-tenemos-mas-de-10-anos-de)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter