En Carabobo

GNB detuvo a dirigentes sindicales durante asamblea en la Refinería El Palito

Trabajadores de la refinería El Palito

Trabajadores de la refinería El Palito

Credito: web

El pasado martes 28 de enero, fueron detenidos por la Guardia Nacional Bolivariana los dirigentes sindicales de la refinería El Palito en el estado Carabobo, Marcos Sabariego y Gil Mujica, en el marco de su participación en una asamblea de trabajadores.

Los sindicalistas fueron apresados por los efectivos militares y parte del personal de seguridad de PDVSA, por hacer uso de la palabra en la mencionada actividad, cuyo tema central era organizar y debatir el plan de recuperación de la industria petrolera.

Se supo luego de muchas horas que ambos dirigentes fueron trasladados al comando de la Guardia Nacional en Puerto Cabello y para hoy, jueves 30 de enero, la información es que todavía continúan detenidos, pese a las diligencias realizadas por sectores sindicales e incluso por factores políticos del entorno gubernamental (constituyentes y partidos del GPP), además de las expresiones laborales y de movimientos en repudio del hecho, que consideran abusivo y arbitrario.

En Venezuela se ha consolidado como práctica cotidiana de las fuerzas de seguridad del Estado, irrumpir en los lugares de trabajo y detener a los luchadores que se destacan por estar al frente de cada conflicto obrero y por la defensa de sus derechos. 
En ese particular en el estado Carabobo parecen llevar una ventaja como cabeza de playa, pues cada vez es más recurrente lo de solucionar todo lo que tenga que ver con el mundo del trabajo usando a organismos como el SEBIN, la DGCIM o la Guardia Nacional.

Se obtuvo la información, por la vía sindical, de que a los dirigentes apresados estarían siendo acusados de "incitación al odio", con lo que se ponen de relieve los propósitos con los que son utilizadas ciertas leyes por el poder del Estado, en contra de los derechos y no en favor de la ciudadanía. Entre las reflexiones que se escuchan por parte de los trabajadores, se dice que ahora "odia" quien reclama por sus derechos ciudadanos, por los salarios de hambre o por la mala administración en las instituciones y empresas estatales, y no quién les despoja de ellos o se los viola flagrantemente. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5862 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter