Stalin Pérez Borges: es la hora que los trabajadores sean el contrapeso social del Estado

Stalín Pérez Borges

Stalín Pérez Borges

6 de junio de 2019.- A continuación presentamos una conversación realizada con el dirigente sindical y miembro del Consejo Consultivo de la Central Socialista Bolivariana de Trabajadores, Stalin Pérez Borges de una serie que abordará diferentes temáticas con variados voceros y luchadores sociales del país.

1.- Stalin, la situación actual en la calle es de un recrudecimiento en las necesidades alimentarias de la población producto de los altos precios de los alimentos y del poco ingreso económico del pueblo trabajador ¿"Cómo visualizas esta situación?

SPB: Esta pregunta de apertura amerita una respuesta más que con llantos, tiene que ser con algunas cifras que nos da la realidad. El problema de los altos precios de los alimentos, que no es sólo de la comida sino también de la medicina y de productos del aseo personal, se hace tan insoportable, como insoportable se hace hablar de esta terrible situación.

En cuantos a cuestiones de precios y salarios estos se miden en sus valores reales. Hoy en Venezuela un kilo (kg) de carne cuesta 4 dólares; uno de pollo casi 2 $; un pan tipo campesino casi 1 $, uno tipo siciliano más de 1 $ y un paquete de harina de maíz precocida, casi los 2 $ (el contenido de paquete daría un promedio de unas 12 arepas). Entonces, la pregunta que nos tenemos que hacer es para cuantos días en la semana y un mes nos puede alcanzar, sólo esos alimentos. Lista en dónde faltarían, por lo menos, los precios de arroz, espagueti, aceite, mantequilla, vegetales y hortalizas.

Mientras esos precios que por la hiperinflación para las próximas semanas son de otros montos mayores, que un salario mínimo mensual es de apenas un poquito más de 6 dólares, que acompañado de bonos de alimentación y de otro, eso pudiera llegar a 15 dólares lo devengado al mes. Un salario mínimo no alcanza para cubrir la cesta básica, pero tampoco ni 5 ni 10 salarios mínimos. Esto es la realidad que hurgando al fondo de la situación, nos encontramos que un grueso sector de los trabajadores de las empresas del sector privado, en donde sus centros de trabajo están parados o en un 40 o 30% o menos de su capacidad de producción, no están muchos de ellos en condiciones de activos, por tantos no perciben esos 15 dólares mensuales que calculábamos anteriormente. Recién, fue que el Banco Central de Venezuela (BCV) publicó las cifras del Índice Nacional de Precios (INPC). No lo hacía desde el año 2016. Es de record mundial.

Sin embargo, lo dramático de estos momentos de sobrevivencia, no son sólo los de los altos precios de la comida y los bajos salarios, sino que hay que meter en este cuadro el caos que vivimos con lo de la crisis de falta de medicinas. Estoy entre los que consideramos que esta es la mayor crisis económica y social de nuestra historia. Y, esto además hay que soportarlo con el cinismo del gobierno de Trump, de los gobiernos lacayos de nuestro continente y del resto de los otros países del mundo. Son los que están queriendo imponer una supuesta "Ayuda Humanitaria". Argumentan que esta crisis económica y social que vivimos, sólo es responsabilidad de Maduro por su incapacidad de gobernar, cuando ellos son responsable de esta crisis y en las que hasta motivan de responsabilidades de crímenes. Trump y el imperialismo en su conjunto, han profundizado los problemas desde el 2014 y los han maximizado desde el 2016 hasta llegar a este 2019: Donde están saqueando a su antojo, expropiando el dinero, empresas y bienes que tienen en el exterior la Venezuela Bolivariana e imponen a otros países de que no comercialicen nada con ella.

Las consecuencias de esas medidas de Trump y sus acompañantes opositores derechistas se pueden medir en sus dimensiones en el problema abastecimiento de las medicinas. Venezuela pasó de ser en el 2015 el que tenía el mercado per cápita más alto de la región en accesos a medicamentos y, el estrangulamiento económico que le han aplicado, la ha hecho llegar a esta enorme falta de medicinas en la que ahora se encuentra. Se garantizaba en ese tiempo, 600 millones de medicinas. Es decir, podía acceder a 21 tipos de remedios cada uno de los habitantes del país. Pero, ya el año pasado la escasez fue de 9 a 5 medicamentos por personas (según informaciones de MS Health). Hoy hay el alto riesgo de que casi 46 mil pacientes de Cáncer fallezcan porque no se consiguen sus medicinas de quimioterapia. Y, ya son 19 Centros de Radioterapia dañados (información dada por el Comité de Paciente y Familiares de Víctimas del Bloqueo Financiero en Vzla).

Esas acusaciones que anteceden en contra del gobierno de Trump, del imperialismo y de la oposición de la derecha venezolana para nada, quiere absolver de las altas responsabilidades que también tiene al gobierno del presidente Maduro. Por supuesto, hay mucha culpabilidad por errores, inacción o falta de una mejor planificación, del momento económico, social y político que soportamos. En un artículo recientemente publicado decía al respecto: "si no es compartida la responsabilidad de la crisis económica entre gobierno y bloqueo/saboteo del imperialismo, es evidente que el gobierno tiene la responsabilidad en parte de la crisis, como de que se haya bajado a los niveles en que está la producción petrolera y por esto, la baja producción de gas doméstico. Ello de alguna manera, son causas de la actual situación de la escacez que existe de gasolina. Son muchas otras sus responsabilidades y los efectos de ellas". (http://adnagencia.info/latinoamerica/item/16242-%C2%BFa-donde-pueden-llegar-las-negociaciones-en-noruega-por-venezuela-debate.html).


2.- Pudieras darme una perspectiva del diálogo que lleva acabo el gobierno con la oposición en Oslo.

SPB: En ese artículo que al final de la primera respuesta cité, están referidas mis impresiones sobre esa reunión de Oslo. No se asusten, no lo volveré a citar. Te sintetizaré lo que allí opino: ese escenario que al final aceptan Trump y Juan Guaidó, a pesar de que hay sectores de la oposición que estén en contra es porque cualquiera cosa que salga de allí, a ellos les puede ayudar, por los retos que tienen en sus respectivos países. Y, no porque estén en favor de que prive la paz en Venezuela. Si hay algún tipo de acuerdo, que sería: realización de elecciones presidenciales con o sin Maduro como presidente hasta esas elecciones, a Trump le favorecería en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en donde él es candidato, no está muy ubicado ni en las encuestas ni tampoco en su gestión de gobierno. Y Guaidó, que todavía está embarrado por el bochorno del 30 de abril (30 A), cree que él sería el candidato presidencial para cuando sea "esas" próximas elecciones en Venezuela. Por tanto necesita de la negociación de Oslo para recuperarse del 30 A.

Ambos presentarían como un triunfo de ellos en sus respectivas campañas presidenciales, si salen acuerdos en Noruega de fechas de elecciones. Si no sale nada, querrán "demostrar a su manera", que Maduro sólo busca tiempo para sobrevivir y que no hay otra manera de sacarlo que no sea con más dureza en el bloqueo/embargo o por la fuerza de alguna operación militar.

No quiero ser ni aguar fiestas, mucho menos pretendo hacer especulaciones, porque en el fondo uno prefiere que prevalezca la paz, pero el problema que se apuesta en Oslo es que esto es como el problema económico o los sociales: son bastante concreto: ¿El gobierno Bolivariano va a aceptar la fecha de adelanto para las elecciones qué propongan los mandaderos del imperialismo? ¿O, todos aceptaran la programación de elecciones que la mediación sugiera (en este caso la representación del gobierno de Noruega? Saque Ud lector su conclusión o simplemente con paciencia esperemos ver que sale de estos diálogos en esta tierra escandinava.

3.- Hay opiniones encontradas sobre que genera la actual situación en Venezuela, si es el bloqueo, si es el enfrentamiento de la oposición con su burguesía, o si es la nueva burguesía surgida en este proceso o la inoperancia burocrática del gobierno o simplemente una combinación de todos esos aspectos. Que te parece a ti?

SPB: El bloqueo económico impuesto por Trump y celebrado por la derecha venezolana es a causa del enfrentamiento y rechazo del imperialismo, la derecha y la burguesía venezolana en contra del Proyecto Bolivariano y los gobiernos de Chávez y ahora de Maduro. Las consecuencias económicas, sociales y políticas que vive el pueblo trabajador y toda las masas populares, se debe a ese enfrentamiento, del que no han conseguido la manera de resolver. No lo han logrado ni en tiempo de boom petrolero y mucho menos en estos momentos de bajos precios del barril de petróleo y de baja producción, en estos últimos casi 20 años. Lo que hay evaluar qué tan irreconciliable y no negociable serían esas diferencias. Y para ello, voy hasta retrotraerme en el tiempo para ver si algunos elementos o hechos que exponga en la continuación de estas respuestas, nos ayuden a la compresión de lo que estamos viviendo en la actualidad..

De esa manera digo, lo que ha generado "la actual situación en Venezuela", escondiendo entre lo aparente, ha sido todo el aprovechamiento y uso que quieren hacer los distintos sectores de la burguesía venezolana de la renta petrolera (la ya establecida 20 años atrás y la que está apareciendo en estas dos décadas finales) con sus engranajes vinculantes corporativos internacionales. Además, con una responsabilidad histórica monumental, con los acontecimientos en pleno desarrollo, la "inoperancia burocrática del gobierno" como de la corrupción generalizada en todas las instituciones de este Estado surgido desde 1999 o desde principio de este Siglo XXI. Hechos de la realidad que hacen para concluir como al final de esta tercera pregunta se hizo: "O simplemente una combinación de todos esos aspectos"

Déjenme contarles que, al final de la noche del 2 de diciembre de 1998, reunidos el embajador de USA, el ministro de Defensa del II gobierno de Caldera, representantes de los partidos de que habían gobernado durante los últimos 37 años el Estado burgués representativo que caía abatido esa noche, es cuando deciden reconocer la indiscutible victoria electoral de Chávez. Resultado que el CNE anunciaría después oficialmente casi a media noche de ese mismo día. Esa reunión del 02/12/88 con el embajador, el ministro y los representantes políticos del capital, queda escondida en los entretelones de la historia. Salvo, Alberto Franceschi (1), uno entre los presentes en esa reunión, quien era el apoderado del partido Proyecto Venezuela y de su candidato presidencial Henrique Salas Romer, principal contendiente del candidato ganador, fue el único que se opuso al reconocimiento del triunfo de Chávez.

Los argumentos de Franceschi, fueron: (i) que Chávez era un tipo "díscolo" e irreverente y (ii) que nunca nadie lo disciplinaría. Pronosticó que los presentes en esa reunión se arrepentirían por el resto de su vida con esa "nefasta" decisión de reconocer a Chávez como presidente. De ninguna manera, argumentaría que si desconocían el triunfo de Chávez, tendrían que poner de ganador a Salas Romer y mucho menos dijo, que él aspiraba lo eligieran Vicepresidente de la República.

Interpreto que el resto de los integrantes del complot, los viejos caimanes del mismo pozo, en nombre de los intereses de los casi 40 años del ya "moribundo" Estado, el que fuera administrado por ellos con mucho desplacer y ya en su ocaso, con las presidencias de Ramón J. Velásquez y Rafael Caldera (2), hicieron sus balances. Los puntos que tomaron en cuenta para terminar de aceptar el reconocimiento de Chávez como presidente, tuvo que haber sido, ilusionarse de que Chávez, pudiera encontrarse, el caudillo, Bonaparte o gestor que los oxigenara y pensarían recuperar la gobernabilidad pérdida y alternativa, que les diera otras 4 décadas más de estabilidad al régimen.

Recordemos que los gobiernos del Pacto del Punto Fijo, venían de sufrir en carne propia, la devaluación del "viernes negro" de 1983; la insurrección popular de 1989; las insurrecciones militares del 4F y 27N de 1992 y el juicio y salida de CAP (2). No me queda duda, que a vieja burguesía y el imperialismo reconocieron el triunfo electoral de Chávez ante el temor de que se desarrollara una verdadera revolución violenta y definidamente socialista en Venezuela. Pero, el no haberse ganado a Chávez a su imagen y semejanzas ha parido los enfrentamientos desde aquellos tiempos hasta los de estos días que vivimos. Han sido en algunos momentos de forma abierta, violenta e intolerante, y en otras de forma soterrada, mientras recibían sumas considerable de la renta petrolera (período del boom de los precios petroleros).

El proyecto de Chávez era otro. Ya con el nombre de Proyecto Bolivariano, tenía propuestos otros senderos que recorrer, sin dejar de reconocer que llenos de virtudes y precariedades: la Asamblea Nacional Constituyente y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). En ella está ofertada una democracia participativa y protagónica, mereciendo reconocimientos de ser un texto de contenido con importantes derechos sociales y económicos de avanzada y progresistas. A pesar de su papel de pacto social para la conciliación de clase que hasta ahora mantiene, sufrió en sus primeros años las expresiones de soberbia de parte de la oligarquía, entre otras, haber sido incendiadas copias de algunos ejemplares de la CRBV en algunos varios público en señales de rechazo.

Después de aprobada en consulta nacional la CRBV, de forma ilusa, Chávez creyó que no tocaría grandes intereses con la Ley de Tierra y La Ley de Pesca, siendo que desde la oligarquía hasta estos días de capitalismo globalizado, la burguesía en su conjunto, agrícola, comercial e industrial, los créditos que obtienen de la banca nacional o internacional, son avalados con títulos de propiedad de grandes extensiones de tierras baldías o sin uso y no con otras propiedades como bienes de instalaciones industriales. Esas dos leyes, consideró la clase capitalista, les dejaba sin el mecanismo de poder conseguir préstamos para sobrevivir o emprender nuevos proyectos de emprendimientos.

A partir de haber "pisado ese callo", cargan Chávez y chavismo sobre sus hombros todos estos odios, el rencor y la sed de venganza de parte de la burguesía y sus políticos afector., Chávez inicialmente se quiso dar un respaldo internacional, referenciándose con el planteamiento de la "Tercera Vía" que Tony Blair presentaba en el Reino Unido para terminar de destronar al viejo régimen neoliberal y autoritario de Margaret Tacher, que al final gestionaba el Primer Ministro Jhon Major.

Chávez ya para el primer quinquenio trató de reforzar políticamente a la CRBV con la Reforma Constitucional (RC) en la que sufrió su primer derrota electoral. Ello, gracias a que un grueso número de "Compañeros de Ruta" o reformistas ejecutivos (ministros, gobernadores y, alcaldes) a trastienda, conspiraron contra la RC. Todo ante el temor de que esta abriera las puertas al socialismo, tal lo hacía ver la propaganda de la burguesía y el imperialismo. Superada con el tiempo esa derrota, Chávez hizo "suyo" la propuesta del Socialismo del Siglo XXI, el que todavía está sólo en deseos.

Ell Proyecto Bolivariano (PB) que hoy ostenta el control de todas las instituciones del Estado, adolece de que no ha tenido por ahora, una organización política revolucionaria que dirija este proceso que aún sigue abierto. Mucho menos, el PB desde el principio, independiente a los distintos programas presentado, no ha definido plenamente de qué manera logrará lo que dice ser, su objetivo histórico. Al principio fue la CRBV, posteriormente el Plan de la Patria en sus distintas variantes. Recientemente durante una reunión del Alto Mando Político del PSUV, el presidente Maduro entre otras cosas expresó; "Estamos aquí porque representamos la raíz de un proyecto, el proyecto Bolivariano del comandante Chávez" Pero, no dice de qué manera lo vamos a lograr. Y aquí nos encontramos esperando por el diálogo en Oslo.

4.- Entonces, planteas otro papel del Estado y sus fuerzas revolucionarias

SPB: Si, pero, "el proyecto Bolivariano del comandante Chávez" del que se refiere Maduro, carga también el peso de indefinición clara de clase. Este proyecto apuesta como el sujeto social para hacer la revolución "al pueblo o los sectores populares movilizados". Hasta ahora, la clase social históricamente antípoda de la burguesía, la clase trabajadora, no ha sido concebida como el sujeto social. De esta manera, este proceso revolucionario y con ello el gobierno que le identifica, pudieran sobrevivir un tiempo más, hecho que cada vez da la impresión se le acortara, pero difícilmente (para no decir, imposible) lleve acabo una revolución triunfante que transcienda este agónico capitalismo de Estado.

Y, en este caso del proceso bolivariano, no han concebido a la clase trabajadora como sujeto social, que también pudiera ser la única antítesis que acabaría o contrarrestaría a esta "todapoderosa burocracia cívico/militar" instalada en estas dos década del chavismo. Burocracia de este proceso que entre su grandes "virtudes", es que sabe manipular y controlar "situaciones" y a desclasados sociales. A la vez, la burocracia y el reformismo, esos mismos que hicieron abortar la Reforma Constituciona propuesta por Chávez, pretenden convivir y conciliar con sectores burgueses viejos o nuevos. Para soñar con eso, ya no tiene ningunos escrúpulos.

La misma clase social que siempre controló el régimen de la IV República y que todavía maneja buena parte de la economía, el comercio y medios de comunicación, junto a sus organizaciones políticas que administraron con ella ese viejo Estado, apuntalados con el grueso de la clase media que está en los partidos que emergieron de los desprendimientos de AD, Copei, desde este año han echado el resto para sacar por la vía violenta ahora, o con "acuerdos impuestos" a Maduro y junto a él al proceso bolivariano. Para ellos cuentan con el respaldo y dirección del imperialismo y en la arena internacional tiene la simpatía y acompañamiento de unos 50 países. El encuentro en Oslo para ellos es una oportunidad para lograr esos objetivos.

El no haber derrotado y sacado hasta ahora del control del Estado al Proyecto Bolivariano y es el hecho que tiene desquiciado a la burguesía, a toda la oposición de derecha, al imperialismo y a su corte de gobiernos proimperialistas. No se han cansado de la conspiraciones; saboteos económicos; los intentos de golpe de estado; de paro patronal; saboteo petrolero; el asesinato de más de 216 dirigentes campesinos; las guarimbas; el asesinato de Chávez; intentos de magnicidio con Drones contra Maduro; autonombrar presidente interino; planificar iniciativa de penetración cívico militar armada en nombre de ayuda humanitaria con caravana internacional; asedio paramilitar en las fronteras, no reconocen resultados de elecciones presidenciales y ahora, montan la olla del juicio a Maduro ante la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad.

Desde el pequeño grupo de militantes revolucionarios que nos cobijamos en la Liga Unitaria Chavista Socialista (LUCHAS) acompañamos la vieja afirmación de que: "El Estado es el producto y la manifestación del carácter irreconciliable de las contradicciones de clase". Y, para nosotros no es una verdad porque lo hayan dicho Marx y Lenin, sino porque la realidad histórica lo demostrado suficientemente. Eso es lo que más da para comprobar estos 20 años de disputa y enfrentamientos contra la oposición de la derecha. Razón por la que le decimos a Maduro, al gobierno y a los chavistas y demás revolucionarios y en especial a la clase trabajadora, a que tengamos la comprensión necesaria de que el Estado es eso, y no (el órgano que solía decir Lenin) para conciliar las contradicciones de las clases sociales y la lucha de clases que de esas contradicciones emergen.

De qué sirve que el llamado Proyecto histórico chavista tenga el control del Estado en Venezuela y estar en estas condiciones de indefiniciones y retroceso en la que hoy estamos? Llegó la hora y el día de hacer de que el sujeto social de este proceso es la clase trabajadora; de hacer la arquitectura necesaria para convertir todos nuestros instrumentos políticos, en el Partido para la revolución Socialista en Venezuela: llegó el momento para que los trabajadores hagan de nuestras organizaciones sindicales una poderosa herramienta independiente del Estado y el Partido que sirva para las conquistas económicas posibles y sea contrapeso social al Estado.

Me gustaría tener otro espacio u oportunidad para desarrollar algunas propuestas de cómo enfrentar los sufrimientos de las contradicciones de esos choques, así como de las contradicciones mismas de la manera de lograr alcanzar los objetivos al socialismo. En esto se tiene que presentar las medidas revolucionarias a a considerar para este momento y para hacer la Venezuela Socialista que aspiramos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2429 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/n342910.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO