La Clase Obrera o la Revolución

En el desarrollo actual de la Revolución Bolivariana estos dos elementos, que en el momento histórico que vivimos, deben ser uno la expresión del otro, parecen divorciados. Hoy dentro de la Revolución Bolivariana la clase obrera no está más organizada; por el contrario, está más desorganizada y dividida que en la cuarta república.

La historia enseña que las verdaderas revoluciones socialistas nacen de la concientización de las Clases y Sectores sociales más desposeídos. Son estas Clases y Sectores sociales las que en su lucha por resolver sus necesidades concretas se vuelven consciente de sus intereses; así como, de cual es la Clase que impide que ellos mejoren su calidad de vida. Es por esta razón que, allí donde hay una revolución socialista nunca cabrán planteamientos demagógicos que le resten contenido a la capacidad organizativa e ideológica de la clase trabajadora.

En una revolución socialista las fuerzas de la Clase obrera, junto a la clase campesina progresista y la pequeña burguesía de avanzada, resolviendo sus necesidades concretas de alimentación, salud, vivienda y educación se auto transforman ideológicamente. Es de esta auto transformación, nacida de la lucha con la clase burguesa, que resulta su necesidad de organizarse y participar protagónicamente en lo político, lo social y lo económico. De esta auto transformación resulta la defensa de sus intereses de clase.

En tal sentido, para que una revolución socialista tenga larga vida y riqueza ideológica las elección de todos los cargos deben realizarse por las bases; por el pueblo (los obreros y los campesinos). Los obreros que dirigen los sindicatos y los líderes que dirigen al Gobierno y los Entes del Estado deben seguir siendo obreros (vivir como obreros, sin privilegios); de los contrario serán funcionarios sindicales y Presidentes demagogos que engañan a las masas para bien de los intereses de la burguesía.

La condición de vida del obrero lo transforma ideológicamente. Lo vuelve más humano.

En una Revolución Socialista la calidad de vida de todos los obreros (mecánicos, electricistas, abogados, secretarias, ingenieros, funcionarios públicos, médicos, obreros campesinos, etc.) mejora enormemente: viven como seres humanos dignos y felices.

Por el contrario, los funcionarios de la burguesía, a través de su condición de vida, reproducen las desigualdades y la discriminación del sistema capitalista. Esto, independientemente del lenguaje populista que utilicen y de las tensiones sociales que alivien.

La Revolución Bolivariana necesita más organización de la clase obrera; más lucha (quizás Sidor fue un primer avance). En la Revolución Bolivariana el debate ideológico debe nacer de la crítica y de la autocrítica, desde el más alto nivel hasta en el más modesto grupo de obreros. Y esa organización y esa ideología deben estar llenas de participación protagónica de la clase trabajadora, de elección por la bases y de vivir como obreros.

La Revolución Bolivariana debe estar consustanciada con el espíritu de justicia. Porque el espíritu de justicia reproduce los intereses de la clase obrera; sometida a tanta injusticia antes de liberarse. La Revolución Bolivariana nunca puede ser permisiva con la corrupción ni con la traición de los grupos de derecha. La Justicia socialista deber ser rápida, aceptada y respetada por la clase obrera. Lo contrario, debilita ideológica y moralmente al proceso Bolivariano; distanciando el sueño Socialista.

En fin sólo habrá contradicción entre la revolución y la clase obrera cuando la revolución sea una farsa; cuando en realidad no se trate de una revolución sino de una reforma en el contexto de una socialdemocracia burguesa.

Sólo habrá contradicción cuando esa revolución, o reforma encubierta, siga dividiendo y mediatizando a la clase trabajadora.

En este contexto, el camino no se muestra fácil para la Clase Obrera. Son los trabajadores quienes a través de su lucha están llamados a imponer sus intereses en un gobierno que se debate entre el capital internacional y la incipiente reconstitución de las fuerzas de la Clase Obrera.

chernan2007@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1611 veces.



Néstor Aponte


Visite el perfil de Néstor Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: