Los siderúrgicos de Guayana, los educadores del país y el Estado

El 9 de enero 2023, los trabajadores y los choferes de los autobuses de la empresa Siderúrgica del Orinoco «Alfredo Maneiro» de Guayana, iniciaron un movimiento exigiendo mejoras salariales, ajuste del salario anclado al dólar oficial del BCV, pago de bonos laborales, vacaciones, seguro de HCM, no a las jubilaciones forzosas, pago de la prestación de antigüedad al momento de la jubilación, indexación de las prestaciones sociales devaluadas por falta de pago oportuno, entrega de los recibos de pago a cada trabajador cómo lo establece la Ley, reincorporación de los trabajadores no requeridos a que se comprometió el presidente de la CVG, Pedro Maldonado, el mes de diciembre de 2022.

Alegaron haber solicitado en diferentes oportunidades reuniones con las autoridades de la empresa sin obtener respuesta.

-I-

En relación al salario conviene repetir que el gobierno ya en dos oportunidades al menos ha manifestado que el salario mínimo está anclado al petro (PTR); así se dijo el 31 de agosto de 2018, cuando se incrementó a un mil ochocientos bolívares soberanos (Bs. S 1.800,00) y el 15 de marzo de 2022, cuando se aumentó a CIENTO TREINTA BOLÍVARES (Bs. 130,00) mensuales, cuando el Presidente de la República éste afirmó que había sido "…APROBADO EN EL II CONGRESO DE LA CLASE OBRERA".

Pero mientras sube el precio del dólar, y también el del petro, los trabajadores siguen devengando un salario mínimo en bolívares, que, en lugar de 30 dólares o medio (0,5 ó ½) petro, es de 130 bolívares, equivalentes al día 19/01/2023 a 6,51 USD.

Al punto de que podría afirmarse que la figura legal del salario mínimo ha perdido sentido y vigencia, ya que son sobrados los patronos privados que pagan salarios muy por encima de los ciento treinta bolívares (Bs. 130,00), cancelando mensualmente el equivalente a los treinta dólares (30,00 USD), y aun una cantidad mayor, según el precio oficial para el momento.

En el caso de los trabajadores de Sidor, aunque en marzo de 2022 el salario se fijó en una cantidad equivalente en bolívares por encima de 30 dólares, el efecto de la devaluación ha determinado que los bolívares que devengan disminuyan permanentemente su capacidad de compra. Y frente a esa realidad, mientras que el dólar sube de precio y los alimentos también suben su precio en dólares, se produce la paradoja de que ¡el salario en lugar de aumentar lo que hace es bajar!.

Ahí la razón por la que los trabajadores solicitan el ajuste del salario anclado al dólar oficial del BCV, afirmando que el salario actual es de un sexto (1/6) respecto al que se les pagaba en marzo 2022.

-II-

En el caso de los trabajadores "no requeridos", a quienes los directivos de la empresa han desactivado, con el alegato de la pandemia, mientras los trabajadores denuncian que la desincorporación se aplica a aquellos que reclaman mejoras y el pago de sus beneficios; solo devengan el 30% del salario y no se les entrega la bolsa de comida y las proteínas (pollo, carne, sardinas en lata y mortadela) que se da a los trabajadores activos.

-III-

La acción de los siderúrgicos se genera como un movimiento de sobrevivencia que debe asociarse, sin duda, a un salto de madurez cualitativa como clase, al margen de dirección sindical, no porque los trabajadores pretendieran o hayan planeado desconocer a los directivos sindicales, sino porque éstos se desaparecieron y cerraron la sede sindical blindando las puertas con soldadura.

No dejaron espacio alguno para planteamientos "políticos", contra el gobierno y en pro de la oposición (a despecho de quienes, con motivo del hecho social de la lucha laboral sidorista, desde las redes sociales aun siguen planteando que lo que tenían que pedir es la renuncia de Maduro y la continuación del interinato); ya que es un movimiento social de los trabajadores luchando por mejores condiciones de trabajo, de vida y para su familia. Que coincidió y concurrió con el de los educadores del país, que igualmente luchan y demandan sueldos dignos, que también lo han hecho como actores de un movimiento social. Y es allí precisamente uno de los factores que explica el acierto y el triunfo que hoy representan esos dos movimientos. Y que concitaron también el apoyo y la solidaridad de múltiples sectores de trabajadores, que ya comienzan a manifestar sus demandas a lo largo del país.

*

En el caso de los siderúrgicos se ha pretendido descalificar a los dirigentes del movimiento porque suspendieron las acciones sin lograr que se estableciera en un Acta los beneficios que estaban solicitando, que cometieron el error de no hacerse acompañar por abogados… etc.

Habría que haber estado en el lugar y en las condiciones a que estuvieron sometidos los trabajadores y quienes los representaban (…), habida consideración -así se ha dicho en redes sociales-, que en el caso de varios trabajadores que fueron detenidos no se les permitió nombrar de DEFENSORES, y que la defensa estuvo a cargo de defensores públicos.

Solo actuó la voluntad y la palabra del Estado, en la detención policial, imputación de los fiscales, defensa pública y el juzgamiento del órgano jurisdiccional penal.

-IV-

Aunque este movimiento tiene las proporciones que corresponden a las actuales circunstancias, frente a esta acción de los sidoristas, que confirma el papel protagónico de estos trabajadores, vienen a la memoria algunas luchas libradas por éstos: La huelga del año 71 y el despido de los 514 trabajadores, durante el gobierno de Rafael Caldera; la lucha por la reducción de la jornada a 40 horas semanales, cuando en la Constitución de 1961 era de 48 horas semanales; la finalización de la intervención del SUTISS por FETRAMETAL y la CTV, que en su tiempo persiguieron e hicieron despedir a cientos de trabajadores que pedían la firma de la Convención Colectiva que entonces discutían; el anuncio de la Nacionalización de Sidor el martes 09 de abril de 2008, cuando los trabajadores pedían la incorporación a la empresa de más de 9 mil trabajadores tercerizados, nivelación de los sueldos de los jubilados, un trato humanizado -siendo el maltrato a los trabajadores un signo de la conducta de la empresa-, y un aumento salarial, pedimentos estos ante a los cuales, aun en presencia del Vicepresidente de la República, los representantes del Grupo TECHIN, mostraban una conducta irrespetuosa y retadora, que dio lugar a una consulta con el Presidente de la República, quien -siendo la una de la madrugada de ese día-, ordenó tomar de inmediato el control de la empresa y luego la firma de la Convención Colectiva.

"Tras su nacionalización la empresa asumió el nombre de Siderúrgica del Orinoco «Alfredo Maneiro», en homenaje a uno de los más importantes dirigentes e ideólogos de la lucha obrera en el país".

*

Si se toma como referencia el hecho de la nacionalización en 2008, entonces la pregunta que surge es: ¿Cuál habría sido, o cual sería, la conducta del entonces Presidente de la República, si actualmente, en lugar del propio Estado, fuese una empresa privada la dueña de SIDOR y que en una época de pandemia como la que hemos padecido, la dirección de la empresa echa a la calle a casi 6.000 trabajadores con un 30% del salario y sin la bolsa de alimentos que otorga a los activos?.

Esa respuesta tendrían que darla los actores oficiales que han intervenido en el tratamiento del reclamo laboral siderúrgico que se inicio el 9 de enero.

*

¿Qué pensaría, diría y haría Alfredo Maneiro, quien consideraba a la los siderúrgicos de Guayana, la Venezuela que trabaja y lucha y la vanguardia de las luchas de la clase obrera y de la transformación política del país, si viese que desde una empresa que lleva su nombre -al igual que la Inspectoría del Trabajo de Puerto Ordaz-, se depauperiza y se persigue a los trabajadores por el hecho de reclamar un salario de dignidad?.

Me atrevo a pensar que, lo menos que habría hecho Alfredo -como así lo llamábamos quienes lo conocimos y aprendimos de él a reconocer la importancia cardinal del papel de la clase obrera de Guayana en la lucha por la construcción de un país en el que valga la pena vivir…-, seguramente habría exigido el retiro de su nombre de una empresa en la que se desmerece y demerita a los trabajadores y de una Inspectoría en la que no se actúa en protección de sus derechos ante las violaciones de quienes dirigen las propias empresas del Estado, sino que los encubre, como permanentemente los trabajados denuncian.

-V-

Planteado lo anterior, entonces surgen varias premisas y algunas interrogantes:

El Artículo 91 Constitucional consagra que "Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales" y el Artículo 97 del mismo rango, que "Todos los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado tienen derecho a la huelga….", y así se reafirma en el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, promulgado por el líder del quienes conducen políticamente al país.

Sin embargo a raíz de las reclamaciones salariales y sociales que se ha estado refiriendo, varios trabajadores siderúrgicos fueron detenidos e imputados penalmente por la comisión de los delitos de instigación al odio, agavillamiento y asociación para delinquir.

*

Paradójicamente a la detención y enjuiciamiento de trabajadores, dirigentes del partido y funcionarios del gobierno han declarado que: el tema salarial se tocó en la dirección del PSUV, que "Lo tocó el ministro del Trabajo, porque efectivamente hay movilizaciones de sectores de la clase trabajadora, del sector educación", "no puedo quitarle la razón a la protesta, la tienen" y "que no se puede hacer un simple aumento que en unos días desaparezca con la inflación y la devaluación de la moneda" (Gobernador del Estado Táchira, 11 enero, 2023,); el 14 de enero, en una denominada Gran Marcha de los educadores de la patria, la Vicepresidente Ejecutiva les manifiesta "…esto que ustedes están solicitando, recuperar poder adquisitivo, pronto van a escuchar al Presidente"; y el 16 de enero, el primer vicepresidente del PSUV, hablando de la protesta de los maestros y de los trabajadores en general por un mejor salario, declaró "sobre los salarios, todos los venezolanos estamos descontentos con eso; pero la gran consciencia es que eso es por culpa de las sanciones, el bloqueo, el robo, el imperialismo y sus amigos".

Si esto opinan los actores mencionados, ¿cómo es entonces que trabajadores que solicitan un salario para vivir con dignidad junto a sus familias son detenidos y procesados penalmente?.

¿Dónde radican y se configuran el delito de instigación al odio?; ¿cuál es la discriminación racial, religiosa o política, o la violencia que plantea el reclamo laboral de los siderúrgicos por un aumento salarial?. ¿Cuáles son los hechos constitutivos del agavillamiento y asociación para delinquir, cuando miembros del gobierno reconocen que no se puede quitar la razón a la protesta, "que no se puede hacer un simple aumento que en unos días desaparezca con la inflación y la devaluación de la moneda, y se acepte la solitud de los educadores recuperar poder adquisitivo?. En qué pruebas se fundamentaron los órganos del sistema de justicia para dar curso a los procedimientos penales y decretar medidas preventivas sustitutivas de privativa de libertad?. ¿Acaso fue en el conocimiento y la conciencia jurídica de los funcionarios que actuaron o fue en una conducta de complacencia al gobierno ante el hecho de la detención; que conduce cada vez más a reforzar la idea y el convencimiento interno y a nivel internacional de que el Poder Judicial no tiene autonomía?

*

Los representantes de los trabajadores que solicitaron mejoras salariales, ajuste salarial anclado al dólar oficial del BCV, cumplimiento en el pago de bonos laborales, vacaciones, seguro de HCM, reincorporación de los trabajadores no requeridos, se reunieron y firmaron un "Acta de Acuerdos", donde participaron directivos la Central Bolivariana de Trabajadores del Estado Bolívar y una representación de la Asamblea Nacional, todos bajo la égida del Gobernador del Estado Bolívar, cuya intermediación se solicita y efectivamente ha venido interviniendo en dicho proceso, y en la cual se aceptó:

"5. Incorporar las propuestas presentadas por los trabajadores, a las propuestas que se presentarán en la mesa de diálogo en la ciudad de Caracas con las autoridades correspondientes, tales como salario justo y suficiente indexación de diferencias generadas producto del dólar criminal.

6. Instalación de una mesa de diálogo permanente entre la presidencia de SIDOR y la CVG, los trabajadores y la Central Bolivariana de Trabajadores del estado Bolívar, para tocar temas como pagos de vacaciones y pagos de jubilaciones, entre otros temas".

Y sin embargo a trabajadores que participaban del reclamo laboral objeto de dichos acuerdos se les imputaron los delitos de instigación al odio, agavillamiento y asociación para delinquir, como ya se ha expresado.

¿Si tales hechos, las mejoras sociales y salariales solicitadas, constituyen delitos, en qué condición o cualidad quedan los representantes de la Central Bolivariana de Trabajadores del Estado Bolívar, de la Asamblea Nacional y de la Gobernación del Estado Bolívar, que se reunieron y suscribieron los acuerdos citados con los sujetos activos de dichos delitos?. ¿Podrían entonces ser considerados coautores, coparticipes, cómplices o participes necesarios en la comisión de esos mismos delitos?.

¿A dónde conduce un proceso en el cual los trabajadores no pueden participar en actividades públicas, ni hacer declaraciones en medios de comunicación, como ha establecido un Tribunal Penal de Control; y sin embargo en el "Acta de Acuerdos" referida suscrita se estableció que "se presentarán en la mesa de diálogo en la ciudad de Caracas con las autoridades correspondientes…", para hacer propuestas "…tales como salario justo y suficiente indexación de diferencias generadas producto del dólar criminal", como el propio Presidente de la República constantemente lo califica?.

*

Como se ve… ¡un mar de contradicciones insalvables!, que hay que resolver. Un mar y un mal.

Es parte de la racionalidad de la política que hay que recuperar y (re)establecer. En bien del país.

"La patria es el hombre" cantaba Alí.

Y ante la contradicción entre el interés del partido y los intereses del movimiento, hay que colocarse del lado de los trabajadores. Lo planteaba Alfredo.

edgargil7@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 987 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad