Pensamiento y Pluma Proletaria

Plusvalía Absoluta y Relativa

..."El proceso de trabajo en un plano abstracto, independientemente de sus formas históricas, como proceso que se desarrolla entre el hombre y la naturaleza.

El hombre individual no puede actuar sobre la naturaleza sin ejercitar sus propios músculos bajo el control de su propio cerebro. Y, así como el sistema impuesto por la naturaleza misma, cabeza y mano forman una unidad, así también el proceso de trabajo asociado el trabajo mental y el trabajo manual. Más tarde, estos dos elementos se disocian y se enfrentan en un antagonismo hostil.

El concepto de trabajo se estrecha. La producción capitalista no es solamente producción de mercancías, sino esencialmente producción de plusvalía. El obrero no produce para sí, sino para el capital. Por lo tanto, ya no basta con que produzca sin más. Tiene que producir plusvalía. Sólo es productivo el trabajador que produce plusvalía para el capital o que sirve para que el capital se valorice a sí mismo"....

Carlos Marx, El Capital, capítulo XIV

El trabajo es el que echa aceite a la lámpara de la vida, pero es el pensar quien enciende la mecha. Pero no es cualquier pensamiento, sino un pensamiento revolucionario. El proletariado desorganizado y alienado es la condición necesaria para producir mercancías, para que ésta reditúe en plusvalía. El trabajo vivo valorizando al trabajo muerto. Es decir, trabajo pasado expropiado al trabajador por el capitalista. El ocioso que vive del trabajo ajeno. El trabajador produce a diario el aceite de la vida, el desarrollo material, pero esta se le enfrenta, el productor no puede hacer uso de su propia producción, se enajena de ella. Pero un proletariado consciente de su condición indispensable, necesario y creador del alimentos, bienestar y desarrollo de la humanidad, vendrá a revolucionar con su pensamiento y encenderá la mecha que alumbrará los pasos de su poderosa organización. Cuando pone a trabajar su cerebro en consonancia con su clase, nutrida con su ciencia proletaria, adquiere y recobra su valor. Se volverá un catalizador de una nueva forma de producción-circulación-distribución. Cambiará el valor de cambio por la restitución de su condición primaria, la de valor de uso salido de su trabajo. Es decir, todo cuanto brote de las hacendosas y creadoras manos del proletariado paraguayo, éste tendrá supremacía sobre su producción. La circulación llegará a los más alejados rincones de la República y, no será por hallar mercados donde venderse, sino, porque habitan en ellas, trabajadores revalorizados, que recobraron su humanidad y, sus necesidades constituyen un imperativo impostergable a ser abastecidos y satisfechos. Aquí cambiará la alocada carrera mercantil por acaparar plusvalía de parte de los explotadores capitalistas, por el imperativo de satisfacer las necesidades humanas de comer y desarrollar la personalidad de los trabajadores. Una personalidad al servicio del pueblo trabajador. Donde no compiten, sino, solidaria y colectiva mente en unidad dialéctica, el género humano avanzará a estadios superiores de civilización.

La ociosidad de los burgueses pasará a ilegalizarse y el trabajador a descosificarse.

Aquí no entra en carrera ninguna voluntad divina ni sobrenatural, sino, un proletariado con conciencia de clase y dispuestos a recobrar su dignidad humana.

Carmen Villalba

Prisionera Comunista Epepista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 783 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter