En Güiria ¿Porqué hay silencios y cómplices?

Hace rato esperamos vivir humanamente, con dignidad como nos merecemos.

No morir a golpes o balas policiales, ni malandros, ni ser sembrados en jardines ajenos porque la tierra no nos pertenece.

Trabajar en lo que sabemos y nos paguen lo justo por ello. Que el pan nuestro de cada día sea de alimentos y no de injusticias.

Esperamos dormir bajo techo, sin que nos allanen los sueños, desorganicen nuestra comunidad, desinformen, desvíen los presupuestos, corrompiendo lo que tocan a su paso. Que las leyes se decidan en la Asamblea Nacional, atendiendo a la sociedad que norman.

Que nos escuchen en las oficinas y en las escuelas se aprendan.

Hace rato dejamos atrás todo, incluso la solidaridad o, aunque sea, la piedad necesaria.

Enmudecimos o gritamos confusamente a solas, maniatados por el miedo. Hace rato es tiempo de denunciar lo que individualmente y colectivamente nos afecta, apropiarnos de la historia y que ésta tenga un final feliz y no de puro cuento.

Atentamente,

Juan López
El popular Ñango

* es una de las víctimas de la represión policial en Güiria del 19 de de octubre del 2006 que espera justicia para mayor información escribir a
mimba75@gmail.com
prensaunt@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3682 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Regionales



US N ab = '0' /trabajadores/a28542.htmlCd0NV CAC = , co = US