Organizaciones de Derechos Humanos denuncian desapariciones de detenidos por parte de EE.UU

Bush: "America no Tortura"

Bush: "America no Tortura"

Credito: Agencias

inSurGente.- Reveses legales y un nuevo suicidio contribuyen hoy al naufragio de la política de Estados Unidos en relación a la rechazada internacionalmente cárcel de la base naval que mantiene en Guantánamo. En las últimas horas, se conoció de la muerte de un prisionero saudita encarcelado sin juicio desde hace varios años en el enclave, el cual se quitó la vida. Abdel Raman Mandha Al Omari se unió así a otros tres presos, quienes se ahorcaron el pasado verano en el lugar de reclusión y que, según una organización de derechos humanos de ese país, no pudieron resistir las torturas y la falta de esperanzas.

La misma entidad reclamó una investigación independiente y neutral de las circunstancias del último fallecimiento, denunció las terribles condiciones del encarcelamiento y los abusos cometidos con los prisioneros sin derecho a asistencia legal o juicio justo.

Se recordó también que el 70 por ciento de los sauditas liberados de Guantánamo tras años de prisión y remitidos a esa nación fueron puestos en libertad por no existir pruebas de su vinculación con las actividades por las cuales los acusaron.

No se trata de los únicos casos recientes que avalan las múltiples denuncias sobre irregularidades existentes en ese territorio reclamado por Cuba a Estados Unidos por considerar ilegal su ocupación.

Jueces militares norteamericanos acaban de denegar el proceso de otros dos presos, un yemenita y un canadiense, también veteranos en guardar prisión en Guantánamo, por no encontrar elementos que los identifiquen como "combatientes ilegales".

Omar Khadr, de Toronto, Canadá, se encuentra preso desde el 2002 cuando apenas contaba 15 años de edad, y 60 meses después, el tribunal castrense sigue sin encontrar pruebas de su culpabilidad ni siquiera para iniciar un proceso contra él.

Tampoco lograron los militares norteamericanos probar que Salim Ahmed Handam realizaba actividades junto a Osama Bin Laden, a pesar de los largos años de su retención en presidio y las presiones a las que denunció fue sometido.

En definitiva, son más casos de una larga lista de situaciones similares denunciadas por organizaciones internacionales y gobiernos de varios países al parecer demostrativas de la injusticia como característica vigente en la cárcel estadounidense.



Piden cierre de cárceles secretas de la CIA


Londres, 6 jun (PL) Seis organizaciones defensoras de los derechos humanos pidieron hoy el cierre de las cárceles secretas de la CIA y publicaron la relación de 39 desaparecidos, quienes en algún momento estuvieron detenidos en esas prisiones.

También exhortaron a Estados Unidos a finalizar los planes secretos de arrestos de sospechosos de terrorismo por la CIA y que publique las identidades y ubicación de todos los prisioneros, secuestrados, incomunicados y privados de sus derechos legales.

Las agrupaciones revelaron los nombres de los 39, ciudadanos españoles, egipcios, marroquíes, kenianos, libios y paquistaníes, en el documento titulado Off the Record:U.S. Responsability for Enforced Dissapearances in the War on Terror, publicado en esta capital.

Entre los organismos que avalan la denuncia figuran el Centro de Derechos Humanos y Justicial Global de la escuela de leyes de la Universidad de Nueva York, Cagreprisoners, Reprieve y el Centro de Derechos Constitucionales.

La relación de desaparecidos se confeccionó luego de buscarse información entre diferentes gobiernos, los medios de prensa, así como en entrevistas a prisioneros y testigos.

Dichas organizaciones denunciaron la práctica de arrestar a familiares, incluyendo niños y mujeres, de los detenidos y sospechosos para interrogarlos sobre el paradero y actividades de sus parientes.

En esos casos figuran los dos hermanos de siete y nueve años de edad, confinados en una cárcel de adultos, hijos del paquistaní Khalid Sheik Mohammed, involucrado en los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

En Off the Record se insiste en como Washington oculta esos programas, los países donde están los centros de retención, las torturas a que son sometidos los encarcelados y a que se desconozca la cantidad exacta de desaparecidos por ese motivo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6968 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas