Según una fuente rebelde, Ingrid Betancourt iba a ser liberada este fin de semana, por eso se daba el reagrupamiento

Ingrid Betancourt abrazando al comandante general del Ejército, Mario Montoya

Ingrid Betancourt abrazando al comandante general del Ejército, Mario Montoya

Credito: Presidencia de Colombia

05 de julio 2008. - La supuesta acción de rescate de Ingrid Betancourt y otros rehenes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) por parte las fuerzas armadas de Colombia "interceptó la liberación programada para este fin de semana o el próximo", aseguró a la agencia de noticias IPS una fuente de los rebeldes situada en la frontera de Ecuador y Colombia que prefirió mantener el anonimato.

"La liberación estaba programada para este fin de semana o el próximo, según había acordado el secretariado y el propio Alfonso Cano, por eso se daba el reagrupamiento. Las fuerzas armadas se enteraron e interceptaron la liberación para hacer creer que se trataba de un rescate", afirmó la fuente.

También explicó que en la guerrilla existen muchas dudas sobre la palabra y la labor cumplida por algunos países amigos, pero sobre todo por los emisarios franceses y suizos, que podrían haber ayudado consciente o ingenuamente en la salida lmplementada por Uribe. Pero además mencionan el hecho de que cuando se estaba para reunir con los franceses en la frontera de Ecuador con Colombia también ocurrió el ataque al campamento de Raúl Reyes.

"Cada vez que se ha quedado en algo con los franceses y los suizos ha ocurrido algo. Por lo tanto, aunque se sigue buscando el canje humanitario, ya no habrá más conversaciones.

En el operativo de Ingrid Betancourt pusieron en riesgo la vida de los detenidos por lo tanto ahora las cosas deben cambiar", afirmó el entrevistado.

Aseguró además que sería importante que se hagan chequeos médicos a todos los detenidos para ver que están en perfectas condiciones, y que también se debería ver las condiciones en que están los prisioneros de las FARC en las cárceles para hacer una comparación.

"Hicieron una campaña mediática para mostrar al mundo que tanto la señora Betancourt como los otros detenidos estaban en pésimas condiciones de salud. Ahora está demostrado que han tenido un trato mucho más humano que el que reciben nuestros presos en las cárceles del estado. Sería bueno que los medios de comunicación y la ONU accedan a ver las condiciones en que están la mayoría de nuestros presos", aseguró la fuente.

Sobre el futuro de ese grupo rebelde aseguró que las FARC fueron humildes en momentos de victoria y mantienen esa misma humildad en un momento de derrota.

"La extracción de las FARC les hace mantener humildes. Ahora será muy fácil que hablen contra las FARC, incluso sus amigos, pero la lucha de las FARC no termina con un suceso como éste. No terminó tras diversas embestidas que han sufrido a lo largo de la historia. No terminó cuando mataron a más de 5.000 compañeros de la Unión Patriótica y no terminará ahora. Que el narco-para-gobierno de Alvaro Uribe y la oligarquía Colombiana no se embriaguen con este supuesto triunfo", aseguró la fuente.

También llamó a los países de América Latina a jugarse verdaderamente por la paz en Colombia, y por una negociación política para llegar a esa paz. "El futuro de Colombia no puede ser y no será la guerra civil, por eso es necesario que los países de América Latina jueguen un papel activo para llevar a un diálogo que culmine en la paz", concluyó.

2 - Labor de los emisarios en entredicho

La agencia ANNCOL (Agencia de Noticias Nueva Colombia) a la que diversos medios señalan como allegada a las FARC, este miércoles mediante un editorial expresó sorpresa por el hecho de que la operación militar se haya producido mientras se realizaban contactos entre los "funcionarios europeos" y Alfonso Cano, líder máximo de las FARC.

"Deja un ligero sabor a duda el papel de los países amigos en esta operación militar con asalto a la confianza de una de las partes o de las dos, no lo sabemos", aseguró ANNCOL y agregó que el gobierno "narco-paramilitar" de Alvaro Uribe "no se puede confiar".

En tanto que este jueves Radio Suiza Francesa (RSR) lanzó una nueva hipótesis sobre la liberación de la rehén colombiana poniendo en entredicho la versión oficial ofrecida por el Gobierno de ese país sudamericano.

Mencionado una fuente segura, RSR, la principal emisora pública de la región francófona de Suiza, afirmó que Ingrid Betancourt y los otros 14 rehenes que estaban bajo control de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia no habrían sido liberados durante una acción militar sino comprados por 20 millones de dólares.

Según la misma radio, a la base del acuerdo se encuentra la esposa del responsable de los rehenes detenidos. La mujer "ha servido de intermediaria desde que fue detenida por parte de las fuerzas" militares colombianas.

Ella habría permitido abrir un canal de negociaciones con el grupo que tenía en su poder a los rehenes y obtener que su responsable, Geraldo Aguilar, conocido como comandante César, aceptara la transacción.

Según la emisora en el "origen de la transacción, (estuvieron) los Estados Unidos", pues tres de los quince detenidos por las FARC son "agentes del FBI... quienes fueron prestado a la DEA" (Agencia Federal de lucha contra el tráfico de drogas) para accionar en Colombia.

Para la radio suiza "la liberación, con las armas en la mano al mejor estilo Ninja, no sería más que una mascarada" mediática.

Una versión similar obtuvo IPS de fuentes diplomáticas que prefirieron mantener su anonimato, las cuales aseguraron que tanto los emisarios de Francia y Suiza, como sus gobiernos, sabían desde hace más de seis meses que el gobierno colombiano estaba intentando comprar los rehenes a César.

La fuente de las FARC consultada por IPS se quejó que cada vez que han estado en conversaciones para liberar a los rehenes han ocurrido ataques desde el gobierno de Uribe.

Antes del ataque al campamento de Raúl Reyes el 1 de marzo, tres enviados personales del presidente francés Nicolás Sarkozy, que permanecían en Ecuador desde octubre de 2007, fueron llamados por el alto comisionado de Paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, para advertirles que no acudieran a una reunión con el guerrillero "Raúl Reyes" porque corrían peligro.

Los enviados de Sarkozy a Ecuador, con el consentimiento del mandatario de Colombia, Álvaro Uribe, estaban encargados de negociar con Reyes la liberación de la política colombiana y ciudadana francesa Ingrid Betancourt, rehén de la guerrilla de las FARC desde 2002 y cuya suerte desvela a París, según adelantó IPS mencionando fuentes diplomáticas.

De acuerdo a esas fuentes, los tres negociadores franceses estaban en una ciudad ecuatoriana cercana al campamento de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) que fue atacado en la madrugada del mismo sábado por fuerzas colombianas para matar a Reyes, miembro del secretariado y portavoz internacional de esa guerrilla.

Los emisarios se dirigían esa mañana a una reunión con Reyes, que ya estaba muerto, cuando recibieron la llamada de Restrepo advirtiéndoles de no acercarse al punto de encuentro por su propia seguridad, lo que sumió a los franceses en la preocupación. Francia hace parte, junto con Suiza y España, del grupo de países que intentan facilitar un diálogo entre las partes para conseguir el canje humanitario.

3 - La recurrente intervención de Bogotá.

Las negociaciones entre emisarios franceses y Reyes es una historia de varios años, y más de una vez fueron desbaratadas por la intervención de Bogotá, como indicó IPS en algunos artículos.

Fuentes diplomáticas con conocimiento directo de las gestiones aseguraron a IPS que en junio de 2003 dos funcionarios de la cancillería francesa iban a reunirse por entonces con Reyes para recibir pruebas de la supervivencia de Betancourt, que su familia no tenía desde mayo de 2002.

El interés de Francia era despejar dudas sobre el estado de salud de Betancourt, y el de las FARC destrabar sus contactos con la comunidad internacional.

En la reunión iba a tomar parte un alto funcionario de la cancillería francesa. Al mismo tiempo, Delloye recibiría como prueba de supervivencia de la líder política un vídeo grabado a principios de junio de 2003.

Pero, interceptaciones de conversaciones telefónicas permitieron a Uribe tomar conocimiento del pactado encuentro y abortarlo, según diversas fuentes consultadas por IPS, aunque el vídeo fue finalmente difundido en agosto de ese año por un noticiero de televisión colombiano.

El entonces embajador francés en Quito, Serge Pinot, aunque dijo desconocer las negociaciones con Reyes, admitió a IPS que París seguiría haciendo los "contactos necesarios a cualquier nivel" para lograr la liberación de Betancourt.

Una fuente diplomática en Bogotá, que no quiso identificarse, estimó en la oportunidad que detrás del aborto del encuentro estaban "los servicios especiales de Estados Unidos, coordinados con inteligencia militar colombiana y con el presidente Uribe". El objetivo, según la misma fuente, era desmontar la gestión diplomática de las FARC.

Otro hecho significativo ocurrió en enero de 2004, cuando fue detenido en Quito el miembro de las FARC "Simón Trinidad", en un operativo conjunto de la inteligencia estadounidense y colombiana, en colaboración con la policía ecuatoriana.

Según un posterior comunicado de las FARC, Trinidad cumplía la misión de buscar un "lugar adecuado" para un encuentro con el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, y su representante personal en Colombia, James LeMoyne.

La detención de Trinidad, según las FARC, también frustró una reunión prevista con representantes del gobierno francés con el propósito de hallar una solución definitiva al cautiverio de Betancourt y demás rehenes.

En diciembre de 2004, el entonces llamado "canciller" de las FARC, Rodrigo Granda, fue secuestrado por fuerzas de seguridad colombianas, con "la posible participación de altos funcionarios del Estado y del gobierno" de Venezuela, según dijo él mismo en una entrevista desde la cárcel y publicada en el sitio de Internet de esa guerrilla.

La captura de Granda también abortó gestiones nacionales e internacionales por el intercambio humanitario, como afirmó en febrero siguiente Juan Carlos Lecompte, esposo de Betancourt.

Según Lecompte, Uribe sabía que Granda, quien residía en Venezuela, era el contacto de las familias de los rehenes y de actores internacionales que trabajan por el acuerdo humanitario, como las Naciones Unidas, la Cruz Roja y los gobiernos de Francia y Suiza. "Granda tenía contactos con los suizos y estaban arreglando o iniciando un proceso de acuerdo humanitario con las FARC. Uribe se dio cuenta de eso y mandó por él", dijo Lecompte al programa televisivo Caracol Noticias. (PE/IPS)

Kintto Lucas

Corresponsal de la Agencia de Noticias Inter Press Service en Quito.

Presidente de la Asociación de la Prensa Extranjera en Ecuador.

Asesor de la Mesa de Soberanía, Relaciones Internacionales e Integración Latinoamericana de la Asamblea Constituyente.

Despacho enviado por la Comunidad Educativa, la comunidad virtual de firmantes del Pronunciamiento Latinoamericano por una Educación para Todos.

08/07/05 - PreNot 7477

Notas relacionadas. PreNot 7469/080703; 7470/080703; 7475/080704

Agencia de Noticias Prensa Ecuménica

598 2 619 2518 Espinosa 1493.

Montevideo. Uruguay

www.ecupres.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8517 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/n116522.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO