Operación humanitaria es motivante para los que quieren la paz

Presidente Chávez: "Estados Unidos no quiere la paz en Colombia porque es su base para atacar a América Latina"

Caracas, 28 de diciembre de 2007 / Estas palabras las emitió el mandatario nacional cuando fue consultado sobre si consideraba que la acción de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de liberar a tres de los rehenes que se encuentran en su poder, es una demostración al presidente colombiano Álvaro Uribe de que sí se puede lograr el acuerdo humanitario a pesar de las presiones provenientes de Estados Unidos, y el pesimismo manifestado por algunos sectores de la nación colombiana.

El líder de la Revolución Bolivariana reiteró que “hay una gran presión desde Estados Unidos, es decir, es algo sencillo y lógico (…) el presidente de Estados Unidos (George Bush) y los halcones que lo rodean no quieren la paz”.

En cuanto a la decisión unilateral emitida por el Secretariado de las FARC, dijo que el grupo lo había anunciado como un desagravio a la ruptura de las primeras negociaciones que venían adelantando conjuntamente con el Gobierno de Colombia, con la mediación del Gobierno de Venezuela; al momento de indicar que más allá de esta situación, lo importante es que las personas serán liberadas.

Comentó que si la fórmula del desagravio funciona para seguir logrando la libertad de las personas que se encuentran en cautiverio por el grupo guerrillero, “que me sigan agraviando para que por desagravio y desagravio sigan liberando a todos los secuestrados”.

Al momento de ser consultado sobre la posibilidad del cambio de las relaciones entre América Latina y Estados Unidos cuando el pueblo de esa nación escoja a un nuevo presidente o presidenta, el mandatario venezolano expresó sus mejores deseos para que se establezcan resultados positivos, pero como dijo San Agustín: “Ver para creer”, porque más allá de las personas que gobiernan hay un imperio, hay una cultura imperial en las élites dominantes de los Estados Unidos”.

Consolidado eje Caracas-Buenos Aires:

Ante la consulta sobre las actuales relaciones entre Caracas y Buenos Aires y la actuación de Washington frente al caso de la detención del ciudadano Guido Antonini Wilson, con una maleta contentiva de 800 mil dólares y las sucesivas situaciones que se han presentado, el presidente Chávez recordó las palabras de un analista cuando señaló que si Estados Unidos buscaba distanciar a Argentina y a Venezuela por este caso, la jugada le salió al revés.

“Han logrado lo contrario, consolidar aún más una relación que es profunda, espontánea, es auténtica y no sólo entre Néstor, Cristina y Hugo, sino más allá entre el Gobierno argentino y el venezolano, y más allá entre los pueblos. Argentina y Venezuela están más unidas que nunca y seguiremos unidos y esa unión entre el norte y el sur de Suramérica, lo que yo he llamado el eje Caracas-Buenos Aires es vital para el futuro de Suramérica”, indicó el presidente Chávez.

Aclaró que todo lo que se ha generado en torno al caso Antonini son, tal y como lo han calificado en Buenos Aires, fabulosas operaciones de inteligencia, de espionaje, de infiltración, de contraespionaje para derribar gobiernos, para chantajear gobiernos. “Ahora tienen ustedes una presidenta que es como una espada, y así lo demostró cuando la presidenta Cristina Kirchner dijo: “A mí no me van a chantajear”. Es evidente el empeño que tiene el imperio norteamericano para tratar de aislar a la nación venezolana”.

La llave para abrir puertas hacia un acuerdo de paz en Colombia:

El jefe del Estado venezolano comentó que aspira que la operación Emmanuel —para alcanzar la liberación de tres ciudadanos colombianos en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia— sea la llave que abra las puertas para alcanzar un acuerdo de paz en la nación neogranadina.

De tal forma que dentro de poco se vea a representantes del Gobierno de Colombia, las jefaturas de las FARC, del Ejército de Liberación Nacional (ELN), otro grupo en armas que opera en Colombia, sentados en una misma mesa, y con observación del mundo, sobre todo de América Latina, conviniendo la paz, para que luego se estrechen alianzas para hacer la guerra contra la miseria, contra el hambre, contra la pobreza.

El presidente Chávez indica que si en otras naciones donde hubo guerra, conflictos entre pueblos, se han alcanzado acuerdos de paz, por qué no puede hacerse en Colombia, para ello está seguro de que existe la voluntad de muchos países para colaborar en lo que sea necesario hacer para la pacificación.

Pidió no criticar a la ligera a las FARC, pues se requiere analizar el pasado, revisar la historia colombiana para entender los orígenes del grupo armado y del conflicto y la violencia en ese país, en particular, el presidente Chávez considera que todo comenzó el día que Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado.

Recordó que el líder neogranadino había comentado poco antes de su muerte que la oligarquía colombiana no se atrevería a matarlo porque se desbordaría la sangre en Colombia y pasarían 50 años para que las aguas volvieran a su cauce; el líder se equivocó, pues lo mataron y hoy, casi 60 años después, aún las aguas no vuelven a su cauce.

Asimismo, el jefe del Estado venezolano consideró importante recordar la necesaria paciencia que debe tener en este caso y que aun cuando es lógico que todos aspiren que las acciones se cumplan con celeridad, la naturaleza de las mismas indica que se deben dar los pasos en firme para que nada vaya a fallar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5476 veces.


La fuente original de este documento es:
Venezolana de Televisión (http://www.vtv.gov.ve)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas