Ruralidades

El Ku klux clan, amenaza de guerra interna

Los encapuchados de los Estados Unidos del Norte lo fueron con triple intención. La primera y principal tuvo que ver con el parapolicial de entonces, grupo al que no le convenía, por consejo de los esclavizadores, que los esclavos identificaran a los “maestros” del abecedario del diex con la intención de que se presentaran como humildes corderitos a impartir las clases de amansamiento una hora después de haber inspeccionado, de bohío en bohío, para comprobar si alguno de los algodoneros del sur había dejado de asistir a los rodeos de la sumisión. En la congregación “alfabetizadora” que se daba también de padre a hijo (Collin Powell lo confesó al hoy moribundo Sharon para congraciarse) también hacían espionaje de valoración del comportamiento, con el que enjuiciaban la rebeldía que cobraban en el tronco y con candela en el rancho. Las carnes tiritaban con cada latigazo y los hombres clamaban: “mi amo tengo frio” y el verdugo envalentonado ripostaba: ¡Ah tienes frio?

Eran otros tiempos, cuando por amansar rebeldías de esclavos se ganaban jerarquías. Hasta los perros del olfato obtenían el mejor hueso y el derecho a la alfombra. Pero 200 años después, el nacimiento del hombre que esos mismos verdugos mataron por decir y pedir que se dijera La Verdad, ya los lázaros están despertando y el pueblo norteamericano no se quedó atrás. Ese pueblo no quiere seguir siendo el Lázaro del capitalismo perverso, del cual son dueños los mismos que hoy están matando al noble pueblo de Jesucristo, validos de la cobardía de los jerarcas que se dicen representantes del Maestro en la tierra y que ya le tendieron el ramo de olivo a los que hoy pretenden exterminar a los niños y mujeres de Palestina y, con la misma barbarie, al pueblo de Irán.

Dos preguntas ingenuas. A los cómplices del avaro capitalismo que se disfrazan de corderitos resucitados de los hornos del holocausto, ¿qué pasaría en el devenir del tiempo si los paracriminales del ku klux clan, con la anuencia y financiamiento del gobierno de USA, logran el cometido criminal que se vislumbra en México, y empiezan de nuevo la barbarie de la mal llamada limpieza étnica?. ¿Es que acaso los latinos, los afrodescendientes, los árabes que allí conviven con los blancos esquilmados por el capitalismo salvaje se dejarán azotar hasta morir por esos fariseos de la capucha del diablo?

No señores. Piensen ustedes, fariseos criminales de lesa humanidad, que vuestro rosario de crímenes ya dio la vuelta. Sólo le falta para el final la perla correspondiente al último refugio del imperialismo, cual es la tierra de Abraham Lincoln, Luther King y Mohamed Alí, donde su gente ya despertó. Y no es ni siquiera imaginable que esos racistas del ku klux clan y quienes los financian, cuenten con el apoyo de los mayameros a la hora de la contra reacción de un pueblo bravío, que seguramente sucederá cuando los fariseos racistas empiecen a cometer sus crímenes.

Para cerrar, a los cerebros del rearme y el disfraz, de los cuales seguramente los perros de la guerra son sus lobistas, les recordamos que no es lo mismo mandar a matar inocentes a distancia y a control remoto, a que el candelero se desate en la propia casa.

Patria, Socialismo o barbarie.

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3031 veces.



Pedro Méndez (*)


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor