Venezuela: Alienación y Emancipación

¿Qué está realmente detrás de la manipulación masiva de los grandes
medios de comunicación en Venezuela? Los efectos patológicos tienen un
alcance mucho más allá de los intentos de la "oposición" y del gobierno
de Bush de tumbar al Presidente Hugo Chávez Frías del poder político. Su
adoctrinamiento sirve a los intereses del fascismo global en
fabricación, sirve al "Newspeak", al control mental, a la eternalización
del actual orden mundial. Vamos a dar un breve vistazo a la esencia
histórica, sicológica y filosófica de las funciones sociales de los
"cuatro jinetes del Apocalipsis" (Chávez) en Venezuela, es decir, la
manera en que intentan de disocializar, de desnaturalizar la población
Venezolana, en una sola palabra, alienarla.



La alienación misma es un concepto muy antiguo con orígenes religiosos.
El filósofo alemán G. F. W. Hegel adapto este concepto de sus
antecesores y le dio un contenido ideológico nuevo. En el proceso
revolucionario del cambio - parecido al que está ocurriendo actualmente
en Venezuela - dialécticamente, toda cosa tiene una antítesis, una
unidad y contradicción de opuestos, es tanto sí mismo como
convirtiéndose en algo otro, en su "otro". Pero este "otro"
sencillamente es un desarrollo del "sí mismo"; lo implícito se convierte
en lo explícito, lo posible en lo real.

En cuanto a ese proceso, Chávez siempre cita la expresión Marxiana de la
"contrarrevolución" de la "oposición" siendo el látigo de la Revolución
Bolivariana. Según Hegel, todo esto involucra la "Entfremdung"
(alienación) de la forma original y la realización de la esencia en una
forma de nivel más alto de la existencia.



En Venezuela, igual que en otras partes, el obrero es alienado porque el
trabajo es alienado. Ahora vamos a subrayar la relación social entre
trabajar como un esclavo para una multinacional y la necesidad humana en
Venezuela y América Latina.

La Dialéctica entre Necesidad y Trabajo

Aquí, donde más que el 80% de la población vive en pobreza crítica, las
necesidades humanas siempre están un paso más adelante que los recursos
económicos disponibles. Es imposible satisfacer las necesidades humanas,
porque bajo el capitalismo "neocolonial" difícilmente se logra cumplir
la meta de igualar las necesidades humanas a través de la organización
de los recursos. En función de aliviar este problema social, la
Revolución Bolivariana apunta a una distribución del ingreso nacional
más equitativa y justa.

La cosa difícil del asunto, Hegel el idealista, ya la ha explicado. En
la medida que producimos algo nos vamos separando del producto de
nuestro trabajo. Así nuestra idea no continúa viviendo en nuestra mente,
la proyectamos fuera de nuestro cuerpo. Peor aún, nosotros trabajamos y
el jefe piensa, da ordenes.

En esencia, la definición antropológica de Hegel del trabajo alienado es
esta; el obrero manual está condenado eternamente a ser separado,
alienado de los productos de su trabajo. Los productos de su labor, de
su "fuerza de trabajo" (Marx) lo empobrecen y enriquecen a las
transnacionales. Filosóficamente, en un sentido religioso, esta idea fue
profundizada aún más por Ludwig Feuerbach.

En 1844, en sus Manuscritos de París, Marx explicó, por qué esfuerzos
revolucionarios, como los que se introdujeron aquí en Venezuela, podían
mejorar el nivel de vida de un pueblo. Dijo que la humanidad no está
condenada a vivir "con el sudor de su frente", bajo unas condiciones
alienadas y para siempre. La humanidad puede liberarse, su trabajo puede
liberarse bajo condiciones históricas específicas.

Marx criticó a Hegel de haber olvidado el aspecto del trabajo en una
sociedad de clases, la alienación del verdadero hombre que produce
artículos capitalistas y plusvalía.

En cuanto a lo humano, humanístico y ético, en cuanto al "Poder Moral"
en Venezuela, el joven Marx era fascinado del humanismo antropológico de
Feuerbach. Nos mostró cómo analizar las relaciones capitalistas,
indicando lo que deshumaniza y lo que es verdaderamente humano.

La Alienación Rudimentaria

En cuanto a la alienación rudimentaria en sociedades "primitivas",
"pre-civilizadas", que por los intelectuales Europeos fueron
arrogantemente calificadas como "barbarie" y "salvajismo", la alienación
tenía mucho que ver con la ignorancia y el miedo. El grado todavía bajo
de la conciencia social de los indígenas alrededor del globo no los
inhabilitó de penetrar científica y profundamente el ambiente natural o
de comprender las fuerzas o leyes de la Naturaleza. Sin embargo, esto
realmente no fue un problema histórico severo, ni en el Delta del
Orinoco, ni en el Amazonas.

El verdadero desastre de la alienación fue originado en América y en
otras partes a través del "descubrimiento", la "cristianización", "la
educación misionera", la "socialización religiosa", la Conquista, la
introducción del trabajo de esclavos, el trabajo industrial. El
holocausto mental de millones comenzó con este adoctrinamiento masivo de
creencias, ritos, costumbres y tradiciones ajenas. Esto es el origen de
la actual impregnación oligárquica de la "disociación psicótica" en las
mentes del pueblo Venezolano.

Ahora, repentinamente fuera de su auténtico campo de conocimiento, un
área colonial inmensa de fenómenos enigmáticos y no dominados, fue
explicado por un montón de ritos extraños y concepciones alienadoras,
comúnmente conocidos como "religión", "ideología", "educación" y
"civilización".

Por lo tanto los gobernantes comenzaron a asumir poderes supernaturales
los cuales tenían que ser contrarrestados, neutralizados y superados. Se
inventaron muchos poderes imaginarios, tanto de carácter religioso como
económico, manos invisibles de la economía, etc.

Como nuestros antecedentes Africanos habían pedido una buena cosecha del
Dios de la Lluvia, luego, bajo el colonialismo Europeo y todavía en la
era de la globalización, el descendiente "Negro", el "buen salvaje" fue
enseñado a rezar: "Danos hoy nuestro pan de cada día." Mientras tanto,
en el mercado mundial, durante la sobreproducción capitalista de la
Depresión de 1929, se destruyeron los granos para mantener altos los
precios, y millones de niños (hasta hoy) no tienen pan para comer. Y si
alguien, en verdadero espíritu cristiano, intentaría de materializar las
oraciones de hambre, entonces, igual que Chávez, está condenado por la
oligarquía y los medios masivos corporativos como un "tirano", como un
"dictador".


La Alienación "Civilizada"

Durante más de cinco siglos de colonialismo, junto al desarrollo de la
agricultura, de la artesanía y de la ganadería, se engendraron formas
superiores de alienación. El ahora "civilizado" hombre colonializado
comenzó a controlar a la Naturaleza cada vez más, pero también comenzó a
perder el control sobre el proceso social de la producción. Perdió sus
tierras, su ganado, su conocimiento. Después de la división social del
trabajo, los bienes se convirtieron en artículos de consumo y fueron
intercambiados en el mercado. Las leyes del mercado comenzaron a regir a
los productores y más tarde a los trabajadores manuales que estaban
bregando para los multinacionales, ellos mismos se convirtieron en
mercancía que se podía comprar y vender, que se podía prostituir. En
este sentido, en nuestros países, históricamente la esclavitud era el
primer sistema de trabajo alienado organizado, el trabajo salarial será
el último.

La Alienación Económica

¿Qué fue lo que ocurrió aquí en Venezuela durante las últimas cuatro
décadas, bajo el gobierno oligárquico, bajo el puntofijismo?

¿Qué significa el hecho de que un obrero Venezolano vende su fuerza de
trabajo - más no su trabajo - a los Cisneros, Mendozas y Capriles, al
jefe de una fábrica o compañía? Vende su fuerza de trabajo que es parte
de su energía vital, parte de su tiempo de vida, a otro, al capitalista
que sigue viviendo como un parásito.

El obrero pierde el control sobre gran parte de su tiempo despierto, por
ejemplo, en Caracas, la ida al trabajo (normalmente hasta 2 horas), 8
horas trabajando, regresando a casa (hasta 2 horas), así son 12 horas,
medio día de su vida diaria. El tiempo vendido al patrón le pertenece a
este, no al obrero. El patrón le dicta al obrero lo que se hace o no se
hace durante este tiempo. Dicta lo que el obrero producirá, cómo lo hace
y dónde lo hace. Es el amo de las actividades del obrero. El jefe
piensa, el obrero sólo actúa - aquí comienza el holocausto mental
moderno, esto es la quintaesencia de la alienación contemporánea en
Venezuela; esto es lo que los grandes medios masivos realmente
diseminan. Para ser victoriosa es esto lo que la Revolución Bolivariana
tiene que aniquilar. Esto es la quintaesencia económica y social de la
inexorable lucha de clase brutal en Venezuela y en el mundo entero.

¡Obviamente, esto es lo que tiene que reflejar inmediata y urgentemente
la próxima Batalla de Santa Inés en Venezuela y en América Latina
entera! Porque esto es, lo que causa el problema fundamental
revolucionario con la "oposición" reaccionaria, con los grandes
empresarios, con los grandes medios de comunicación y con la elite
corporativa estadounidense globofascista; es simplemente la lucha de
clase a nivel mundial, es la contradicción intra-sistémica del actual
modo de producción: el capital global versus la fuerza de trabajo manual
e intelectual.

Al fin y al cabo, el capitalismo constantemente aumenta las necesidades
de los consumidores. Las necesidades humanas como la alimentación sana,
viviendas apropiadas y el vestir adecuado se pueden lograr hasta un
cierto límite. Esto es lo que los proyectos de la Revolución Bolivariana
tratan de realizar. Sin embargo, el capitalismo - Coca Cola, McDonald´s,
Cantv, Telcel, Movilnet, etc., - tiene que crear eternamente necesidades
nuevas y artificiales, tiene que comercializar cualquier cosa, el amor,
la muerte, las mentiras, el placer, etc. Se venden todo tipo de cosas,
fraude, mentiras, celulares, computadoras de ajedrez con las cuales uno
puede competir, una computadora para lavar la losa, muñecas que le
hablan al niño, sofocando su imaginación creativa, etc.

Así la alienación se convierte en algo de naturaleza social y
sicológica. Las necesidades humanas se extienden al más allá de lo
racional, se crea insatisfacción permanente. Claro, el capitalismo
corporativo terminaría de existir si se satisfacen todas las necesidades
humanas - así que hay que integrar el desgaste a los artículos, a las
guerras, sólo pueden durar un rato - toda la basura que no se vende en
las metrópolis o es obsoleta, o se descarga en Venezuela, América Latina
y el "Tercer Mundo" a precios exorbitantes. Así se extiende la patología
de la alienación social alrededor del globo. Por eso, actualmente
millones de Venezolanos (a través de todas las clases, intelectuales y
obreros, casi 40% de la población entera) están confundidos por la
"Oposición", son mentalmente enfermos. Son alienados, no saben por qué
votaron por el "Sí", por sus propios carniceros nacionales e
internacionales.

Y así las relaciones humanas se convierten en relaciones de cosas,
relaciones financieras, de odio, de magnicidio. Marx ya advirtió en "El
Capital" sobre esta tendencia hacia la "Verdinglichung" (cosificación).
Las relaciones burguesas económicas han saturado completamente las
relaciones humanas. Las relaciones entre hombres y mujeres, entre
Venezolanos, se han convertido en relaciones de dinero; la amistad
florece sobre relaciones de cosas; cualidades humanas puras como la
cortesía, la sinceridad, el respeto, la consideración, la solidaridad,
la belleza, el amor y la verdad se convierten en el campo de explotación
de los embusteros y de la corrupción golpista.

Todo lo que uno necesita o quiere hacer urgentemente sólo se puede
lograr a través del nexo del dinero - esto ya se ha convertido en un
modus vivendi en la mayoría de los países del "Tercer Mundo". La gente
está siendo deshumanizada; progresivamente adquiere una mentalidad
burguesa o de clase media, en realidad sin poseer un céntimo propio.
Todo esto ocurrió aquí en Venezuela a través de las últimas décadas. La
Revolución Bolivariana tiene la inmensa tarea de cambiar y sobrepasar
este pantano puntofijista.

Desalienación y Práxis-Teoría Revolucionaria

Summa summarum, decir que Venezuela, igual que la humanidad entera,
tiene la opción entre la Emancipación y la Barbarie, entre la Revolución
Bolivariana y el fascismo global estadounidense, es lo mismo que decir,
que tiene la opción entre el ALBA y el ALCA, entre la desalienación
inexorable creativa-emancipatoria y la inevitable alienación salvaje
dentro del capitalismo global.

La alienación, igual que el capitalismo mismo, no está hecho ni por Dios
ni por el Diablo, sino es un "mal" históricamente producido, hecho por
el hombre, hecho por las clases dominantes, ni basado en la naturaleza
física ni en la naturaleza humana.

Por lo tanto, aquí en Venezuela y en América Latina, la alienación y el
capitalismo pueden ser revertidos por el hombre, por la verdadera
especie humana, por el hombre emancipatorio orgullosamente caminando en
postura recta, con valor humano y no eternamente agachado y de rodillas,
caído a los pies del Mamón (el dios del dinero), besando los pies de los
"diablos" oligárquicos. Esto tiene que ser una parte intrínseca de la
práxis-teoría de la actual Revolución Bolivariana en Venezuela.

Ahora, después de la Batalla de Santa Inés, ¡¡Hasta la Victoria Siempre!!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13619 veces.



Franz J. T. Lee


Visite el perfil de Franz J. T. Lee para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: