Uribe, el desalmado armado

Como le gusta al ventrílocuo Pablo Medina y a los muñecos Ismael García y al resucitado del baúl de las marionetas Felipe Mujica. El “socialista” Cantón le tocó el timbre al Ravell de Globovisión a manera de alerta para que moviera las fichas de las morisquetas. Era que al lengua ajena de Ismael se le había acabado la cuerda. Y como todo ladrón juzga por su condición, los tramposos de La Florida caraqueña le hacen coro al pentágono y a su vasallo Uribe, quienes no portan “una hojilla”. Eso dicen cada vez que se les ocurre “preocuparse” por la renovación  que hace el Presidente Chávez, de los viejos fusiles gomecistas y de la media docena de F-16, de los que el gobierno de los Bush prohibió la venta de los repuesto a Venezuela.

Se “duelen” porque el gobierno venezolano hace valer su soberanía cuando, sin construir muro, le cierra el paso a los asesinos que ya no consiguen a quien matar en Colombia para la complacencia de Uribe y los hermanos santos, quienes saltaron la talanquera fronteriza con Ecuador para masacrar la disidencia con ventaja y alevosía. Pero se les premia, por parte de las oligarquías y los cipayos, el que ellos “no porten ni una hojilla”.

Uno acá no queda conforme con el hecho cierto en cuanto a que el ejercito de Simón Bolívar le halla tumbado tres puentecitos “chichorros” en territorio Venezolano a los traficantes de drogas y armas de Colombia, si a los cinco días del hecho los mismo mal hechores se jactan y tiran trompetillas a nuestro Ministro Carrizales, a la vez que nos enrostran que los puentes suman un total de 65 entre los parapetados con el tejido de mecatillo; los enlozados con concreto y los ensamblados con “palo del monte”. ¿Será esto cierto?

Uno acá piensa que no todo debe ser  “echonería”. Es  verdad que al gobierno de Uribe no le interesa cuidar la parte de la extensa frontera que le corresponde. Así sus “muchachos” asesinos ni siquiera tienen necesidad de amedrentar a soldado colombiano alguno para hacerse pasar como buenos muchachos con  su “mercancía” y sus “jugueticos” de pólvora, a cambio de la gasolina y la comida que unos cuantos traidores a la patria venezolana le remiten al latrocinio de la oligarquía colombiana. Que si fuera para el pueblo desposeído de la patria  de Gaitán, seríamos los primeros en apoyar el valla y venga.

Lo escribimos más de una vez. Jóvenes, no tendríamos duda en hacer parte del cordón humano a lo largo de los más de dos mil kilómetros de frontera con Colombia, mientras nuestra hermana siga secuestrada por una oligarquía y unos gobernantes como la dinastía de los santos y el empantanado Uribe que por lo mismo y la falta de cojones nacionalista no podrá liberar a Colombia y a nuestros hermana del peso que significa la bota yanqui.

Es más Señor  traidor Álvaro Uribe, si es que a usted no le sucede como al ingenuo Husseín, después que enajenó a Irak para destruir la revolución iraní, no se olvide de Noriega. Además, no se me arreche don por el hecho que le adelantemos que el alma de su pueblo le estará pisando las huellas allá en el sótano donde los diablos de la droga tienen al panameño.

Y en cuanto a los venezolanos, dispuestos como estamos a morir con Hugo Chávez Frías, sólo dejaremos para los traidores el martirio que será la punzada mental por el recuerdo de la violación de la tierna virginidad de las niñas colombianas, acorraladas por un gobierno títere y sus paracriminales. De estos un ejemplo denunciado por el “cura de Petare”: Resulta que allá en Colombia uno de los criminales  amonestó a una familia campesina por sospecha… Le cortó dos dedos de la mano a una de las niñitas para que no olvidaran. Como pudo, y por los caminos legales, los atemorizados se vinieron a nuestro país. En un puesto de salud caraqueño se le apareció el criminal. La señora se desmayó. La despertó el llanto de la niña pero el asesino tiene colegas que lo respaldan y esconden en Venezuela. Se vino por un puente colgante.

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1387 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor