Un Grano de Maíz

¡Yanquis go home! ¡Bienvenido Socialismo!

Las dos consignas del título se entrelazan, se complementan, resumen una estrategia revolucionaria para el continente.

¡Yanquis go home! De manera aislada es una política de Liberación Nacional, supone la existencia de una burguesía nacionalista, o la formación de ella. En esta época de alto desarrollo del capitalismo es una pretensión absurda.

¡Bienvenido Socialismo! De manera aislada condensa una política de Socialismo, ignorante de la geopolítica. En esta fase de reacomodo capitalista mundial, de deslizamiento de los centros de poder económico, no reconocer los peligros internacionales de la construcción socialista es una ingenuidad, un camino cierto a la derrota.
En los días que corren no hay manera de ser antiimperialista sin ser Socialista, y no hay forma de ser Socialista sin enfrentarse tarde o temprano con el imperio capitalista mundial.

Con estas ideas analizaremos la Reunión de Presidentes en Bariloche para estudiar las bases militares en Colombia.

Lo primero que debemos destacar son las palabras del Comandante Chávez: “La discusión fue franca y cruda –por momentos crispada- porque existen inocultables divergencias ideológicas que son de fondo. Y con esas divergencias tenemos que lidiar en función del mantenimiento y la consolidación de la unidad latino americana.”
Los detalles de la reunión todos los conocemos: Uribe cínico, Correa dirigiendo la discusión, el Comandante inmenso en su autocontrol y duro en su denuncia, Lula guabina, Evo durísimo y filoso, Cristina tan bella cuanto inteligente, Bachelet gris, Alan García taimado, Tavaré aburrido, Lugo lejano.

Ahora bien, esa es la superficie del fenómeno. Tratemos de ahondar en las ideologías que se enfrentaban en Bariloche, de esa manera nos explicaremos los sucesos de ese día y podremos sacar conclusiones de las tareas internacionales de los revolucionarios.

Lo que allí se discutía, en el fondo es un enfrentamiento entre el capitalismo y el Socialismo. Las bases son parte de una ofensiva contra el Socialismo, es alrededor de este eje que se agrupan las diversas posiciones. Veamos.
Uribe cumple su papel de ariete de la embestida imperial, defiende los intereses de la oligarquía colombiana fuertemente ligada a la suerte del imperio, aterrorizada por el avance de un planteamiento antioligarca en el continente capaz de proporcionar un rumbo exitoso a su disidencia.

Los presidentes de la ALBA , jugando cuadro cerrado en defensa de la posibilidad socialista que asoma en la América.

Cristina llegando lo más lejos que le permite la tradición oligarca nacionalista heredada y su terror a los cambios profundos, su necesidad de no avanzar hacia reformas sociales de fondo.
Lula, siempre ambiguo, disfrazado de sesudo, de izquierda sensata, defendiendo los intereses de los capitalistas brasileños, y aprovechando la disidencia continental para presentarse, frente al imperio, como el gran morigerador del continente.

Chávez, develando las intenciones imperiales, defendiendo la esperanza.
Entre estas corrientes transcurrió el evento, fue un primer escarceo, no se tocó fondo, tarde o temprano el conflicto principal, Socialismo enfrentado al Capitalismo, se agudizará, entonces habrá nuevos reagrupamientos. Desde ahora debemos afinar nuestra estrategia: ¡Socialistas del Continente Uníos!

¡Chávez es Socialismo!


http://ungranodemaiz.blogspot.com/


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1975 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI