Apurar el paso

Si lo hace el camarada Hugo Rafael Chávez Frías, si lo dice el Presidente de todos los venezolanos, es porque, con su humana y perspicaz sagacidad le está viendo los colmillos al imperio. Por mucho que la Clinton, con su hipócrita sonrisa, quiera disimular los siete caninos de la guerra, plantados a dos trancos de nuestro alero.

Pero también, a nuestra humilde manera de ver, el Presidente palpa cierta dejadez, que no puede ni debe ser inocentada en algunos avisados, de acuerdo con la experiencia de Guillermo García Ponce, cuando alerta en “La Columna del Diablo” (23-08-2009): “El jefe de Estado tiene suficientes elementos de juicio para señalar…que es necesario apurar el paso para estar en capacidad de hacer frente a una emergencia signada por la operación de establecer bases norteamericanas en Colombia…”.

Sin duda, el Presidente Chávez y Guillermo, cada uno desde su posición, ven más que uno desde estas Ruralidades. Pero socialistas de cien batallas contra los vasallos del imperio y la rabiosa burguesía, palpamos otras rémoras que, desde acá, no podemos asociarlas con esa “dejadez” para apurar el paso de manera de enfrentar la “emergencia signada por…” Veremos.

Nuestro ha sido el clamor (mosca, de entrada nos deslindamos del resentido Luis Ojeda en ese aspecto) por un desarme general. No ese de las operaciones puntuales, que son positivas, pero no llegan al nidal. La insuficiencia de esos operativos lo demuestran las combinaciones con la prensa golpista: “mata ese venao que va pasando”. Pum, el pepazo, y RCTV y Globovisión, “, casualmente”, ahí. En el Zulia, en Puerto Ordaz, campesinos obreros, caen muertos, Globovisión y las 34 emisoras, con el parte de guerra. Así las cosas, uno propone que hay que identificar a los sicarios, a los paracriminales (“paramilitares es una afrenta contra los militares del pueblo), someterlos y enviarlos a trabajar al campo para que produzcan lo que comen. Y a los súper armados por el imperio revisarles hasta los sobacos. Las armas deben estar en manos de quienes defienden a la Patria.

La burocracia retrógrada es otra rémora. No deja apurar el paso para que quienes defienden a la nación estén pertrechados. Por eso, siendo ese otro frente para defender la Patria, primero hay que mandar a casa a descansar a las rémoras que, sin necesidad de la célebre lista de Tascón, son identificables. Para ello, gerentes a tiempo completo. Así, por ejemplo y, con el permiso de nuestro Presidente: el Vice Carrizales a Defensa para desarmar al enemigo y a empujar para “apurar el paso”. Diosdado, para que no descuide “ni un minuto” a los sin techos. Jeseé Chacón, un paso al frente (tiene pasta) para defender a la patria amenazada. Con lo que significamos que no es la hora de las dobles funciones. Y, un exhorto personal: José Vicente, hermano, vuelva a la Vicepresidencia. Desde acá pensamos que esas funciones no coliden con las del periodismo. Más viejos son los caminos reales.

Y, hasta cuándo Ravell, Granier y compañía van a tener en prisión a la anaquense Lina Ron. La necesitamos en la calle, no para que tire piedras sin puntería. Pero como ella “adora” tanto a “mi presidente” y casi se ha hecho matar por él, ya es tiempo de desechar las escaramuzas. Y su énfasis en la definición no podrá ser por la vía del periodicucho de Patricia Poleo y su gene Rafael, quienes sí deberían estar tras las rejas del calabozo donde Ravell tiene a Lina.

Lina, paisana, reivindícate la parte de la descoordinación. Y los disociados que muerdan la sin hueso. Y no corran, el camino está lleno de trampas caza bobo.

Patria, Socialismo o barbarie

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1264 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor