El expansionismo de los Estados Unidos

En 1.584 los ingleses se apoderan de parte de las costas americanas del actual estado de Carolina del Norte, más tarde forman la gran colonia de la Nueva Inglaterra, luego fundan la colonia de Maryland y más tarde unos puritanos expulsados de Inglaterra se fijan en Massachussets; toda esta gente va asentándose a lo largo de la Costa Este de lo que ahora es los Estados Unidos. En calma transcurren casi 200 años, pero al aplicarse un aumento de impuestos autorizado por el Imperio inglés en 1.773 se causa un gran descontento en las ya 13 colonias ubicadas en los Estados Unidos y el 5 de septiembre de 1774 los líderes de estas colonias se reúnen en la ciudad de Filadelfia para discutir el asunto; allí deciden enviarle un documento de protesta al rey y así lo hacen. Al no obtenerse ninguna respuesta nuevamente vuelven a reunirse y después de muchas discusiones acuerdan el 4 de Julio de 1.776 declarar la independencia. Estas 13 colonias inglesas fueron las de: Massachussets, Nueva York, Nueva Jersey, Rhode Island, Nueva Hampshire, Pennsylvania, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Connecticut, Georgia y Delaware.

Después de varios años de guerra independentista y ya estabilizado el gobierno estadounidense, es en 1.803 cuando esta nueva nación comienza su expansión, siendo el Presidente Thomas Jefferson, 1.800-1.808, quien aprovecha las desavenencia de Francia con Inglaterra para entrar a negociar con los galos un vasto territorio llamado Louisiana atravesado por el río Mississippi que comunica el Norte con el Sur, este territorio había sido del dominio español pero debido a la guerra napoleónica este país lo había cedido a Francia, y Napoleón al trazar su plan estratégico contra Inglaterra ve conveniente vender todo este amplio territorio a los Estados Unidos. Hay que considerar que este territorio es de una extensión igual al que ocupó las 13 colonias norteamericanas y hoy allí existen 13 estados de la unión, de manera que para finales de 1.803 ya los Estados Unidos tiene más del doble de su extensión territorial originaria. El gobierno de Jefferson anexiona también algunos territorios bajo la autoridad británica, en 1.803 Ohio, en 1.804 Mississippi y Nueva Orleáns, en 1.805 Michigan, y al dejar la presidencia está listo el proyecto para el apoderamiento de los territorios de Indiana y Illinois; lo que concreta en el año 1.809. La obsesión expansionista de Estados Unidos se arraiga fuertemente en sus gobernantes y en 1.819 compran a España el territorio de la Florida, en 1.845 invaden y se apoderan de Texas, territorio mexicano, y obligan a este país a cederle en 1.848 los territorios de California y Nuevo México; por último, en 1.867, adquieren de los rusos el amplio territorio de Alaska. Obsérvese como desde la independencia de Estados Unidos hasta 1.867, menos de un siglo, su territorio en América del Norte crece unas 8 veces, y hoy habría que sumarle los territorios que poseen en el mundo entero en donde sus Presidentes o Jefes de Estados dicen tener gobiernos soberanos; pero que no mueven un dedo sin las directrices emanadas de la Casa Blanca.

Vean como la avaricia de poseer más y más territorios comienza cuando sube a la presidencia de los Estados Unidos el abogado, redactor y firmante del acta de la independencia, Thomas Jefferson, 1.743-1.826, quien entra en la carrera política en el tiempo de la guerra de las 13 colonias contra el Imperio Inglés y va haciendo meritos entre sus conciudadanos hasta convertirse en el tercer estadounidense en arribar a la Presidencia de la nación, 1.800-1.808; sin sacar de su pensamiento el afán por extender los dominios de su país. Podemos decir y sostener que quien sembró en la mente de los estadounidenses la codicia de convertirse en una nación invasora de los territorios cercanos y lejanos a sus frontera, fue este norteamericano, ciudadano oriundo de Monticello, estado de Virginia, graduado de abogado en 1.767, casado con la viuda Martha Wayles con quien tuvo 6 hijos, y al quedar viudo en 1.782 se une a Rally Hemings con quien procrea otros 7 hijos; su padre le deja una posesión de 5.000 mil acres. (Unas 2.050 hectáreas)

Con este sucinto relato, el lector podrá darse cuenta como algún tiempo después de la independencia de los Estados Unidos sus gobernantes prepararon al pueblo para que se considere amo del mundo, inculcándole que de no lograr algo por las buenas se debe aceptar se haga por las malas. Sin duda que este gran pueblo actualmente esta sufriendo el estigma de ser llamado guerrerista, cuando en verdad es amante de la paz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 52713 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a76954.htmlCd0NV CAC = Y co = US