John McCain vs Barak Obama

Me he tomado la molestia y la paciencia de ver y oír debatir a los candidatos a la presidencia de EEUU, John McCain y Barak Obama, los cuales quieren ganar el voto de sus compatriotas en medio de la grave crisis financiera por la que está pasando EEUU, con una deuda que alcanza ya los 2 mil millones de millones de dólares y acompañado, por si fuera poco, simultáneamente por dos guerras.

Cabe preguntarse ¿que podría esperar el pueblo estadounidense de sus candidatos a la presidencia? La impresión que he recibido creo que vale la pena analizar con mucho cuidado.

McCain entra al escenario del debate gesticulando grotescamente, con su torso rígido y unos brazos que son incapaces de quedar paralelos al alzarlos, antiguas heridas sufridas en Vietnam mientras incursionaba en una misión de bombardeo sobre Hanoi.

Su voz, chillona, proclama a toda voz que sus “héroes” son Ronald Reagan y Teodoro Roosevelt. De Reagan apoyó abiertamente su política económica llamada “Reaganomics” como llamaron a la política neoliberal despiadada de Reagan. Y en cuanto a Teodoro Roosevelt dice que piensa aplicar sin vacilaciones la famosa estrategia del garrote, misma que el “teddy bear” le aplicó a nuestra América latina a comienzos del siglo XX. Con respecto a la guerra en Irak, su meta es salir de ahí hacia el 2013. Y supuestamente habiendo “ganado la guerra”. Es decir el genocidio continuara por años.

Barak Obama, por su parte, trata de dar la apariencia de un “Kennedy negro”. Su comportamiento pareciera estar monitoriado constantemente por asesores que le dicen cómo actuar y gesticular. Nada queda al azar. Mangas arremangadas que dan un estilo informal cuando lo requiere, así como un porte tranquilo y una sonrisa esbozada cada vez que su rival lo ataca en cualquier campo.

Obama ha insistido reiteradamente en que la “verdadera guerra” está en Afganistán ya que Osama bin Laden se refugia en las famosas cuevas en la frontera con Pakistán. No quiero pensar que Obama se crea el cuento de un Osama Bin Laden oculto cual forajido del lejano oeste y único responsable de todo el terrorismo mundial. Pienso que debe ser una estrategia de campaña para darse un aire de vengador frente al fantasma del terrorismo de Al-Qaeda, creado por Dick Chaney y Halliburton para tratar de apropiarse del petróleo iraquí. Esta propuesta de Obama nos llevaría a la conclusión de que en caso de dar con Osama bin Laden, estaríamos en presencia del fin del terrorismo mundial.

Concluyendo diría que lo mostrado en sus debates son palabras escogidas con pinzas, ninguno se atreve a tener una posición que pueda comprometerlos ante un electorado tan heterogéneo como el estadounidense. Como decimos en criollo: quieren estar bien con Dios y con el diablo. No hay propuestas progresistas y mucho menos que rompan con el modo tradicional, acartonado y cauteloso del candidato estadounidense.

Vemos cómo la incertidumbre no sólo ronda la economía sino también el hombre que estará ocupando la Casa Blanca. Sin embargo no queda duda de que el poder económico y el militar seguirán siendo los que manden en Washington, a pesar de lo que piense el futuro Presidente.




luisortega69@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1568 veces.



Luis Ortega Segovia


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor