El ejército estadounidense es socialista

El socialismo de los militares norteamericanos, otorga ventajas únicas a aquellas firmas que han tomado a su cargo el arsenal propiedad del gobierno.

En un informe del comité económico del senado, conocido como Proxmire Commitée Report, dice, las contratistas, están en el negocio de las armas para quedarse. El contratista de la defensa desarrolla sus nuevas armas, y el mercado simultáneamente en una estrecha y continua asociación con el cliente, el departamento de defensa, de esa manera cuenta con vender los productos, en cambio, el gobierno se reserva el derecho a tomar “algunas” decisiones sobre las operaciones internas de las firmas, algo que en economía privada se conoce como prerrogativa exclusiva de la administración.


El pentágono se reserva el derecho de dar la calificación final a los subcontratistas y dictamina cual es el armamento que se queda en los EEUU y cual puede venderse en el exterior, y que salario mínimo debe ser pagado. El gobierno insiste en los derechos de cancelación de contratos, que los compradores particulares no poseen. El hecho que este poder sea ejercido ocasionalmente, con efectos disociadores, puede ser el resultado financiero, de las utilidades de defensa en el mercado de valores. Pero ser contratista oficial del pentágono, significa privilegios únicos dentro de la economía norteamericana.


Estos privilegios totalizan gran parte de los gastos en convenios de defensa. El proxmire commitée report, nos da una apreciación de los derroches en los gastos de defensa. LOCKHEED recibió 210 mil millones de dólares para desarrollar el helicóptero CHEYENNE, 40 mil millones se perdieron por defectos electrónicos y otros 10 mil millones se perdieron con otros subcontratistas, nombrados por el pentágono, por fases, por baja confiabilidad. BOING, se le entregaron 170 mil millones por el avión fantasma, no tripulado, 5 programas con los subcontratistas, por un valor de 13 mil millones cada uno fue desechado porque la confiabilidad electrónica era menor al 75% de las especificaciones iniciales. Con GENERAL DINAMICS, 10 contratos por 2 mil millones se cancelaron por baja confiabilidad electrónica. AEROESPACE CORPORATION, recibió 280 mil millones para la FACE 1 del paraguas atómico, hoy escudo antimisiles, para desplegar los rayos láser y bases espaciales de misiles, según lo que se conoce, siguen los estudios con esa contratista reemplazada por la NASA.


El pentágono es indulgente con los contratistas que pueden desarrollar sistemas desconocidos o que preferiblemente estén en FACE experimental. Los militares lo llaman la frontera de la tecnología, en esta se invierten miles de millones de dólares, “que desaparecen por baja confiabilidad”.


La GENERAL DINAMICS,” perdió” en 1977, 400 mil millones de dólares en su división , CONVAIR, necesitaba un contrato sustancial, para sobrevivir con las fuerzas armadas imperiales. Desde el instante que no hay precio para un nuevo misil de submarino y el pentágono contrata las subcontratistas, dictamina el sueldo de los investigadores, técnicos y obreros, los generales y almirantes se interesan, porque no hay escasez de dinero, para gastos de defensa, por lo tanto los oficiales de adquisiciones no tienen motivos para ejercer una estricta auditoria sobre los contratistas, de tal forma que un oficial superior, cuya carrera prospera o declina, es gracias a su objetividad con el nuevo sistema de armas y su capacidad para justificar las adquisiciones, como un seguro contra las insuficiencias tecnológicas, que deben aparecer.


Cuando se trata de transformación la mayoría de los estadounidenses son marxistas. No creen que los actuales niveles de consumo puedan ser mantenidos, excepto por una economía de guerra. Ellos no ven o no quieren admitir, las implicaciones revolucionarias de su creencia, un sistema económico que solo trabaja fabricando armas y productos que los ponen en peligro así como al planeta, es literalmente suicida. Si es cierto que el capitalismo imperial no puede funcionar sin el socialismo militarista, entonces a cualquiera que le preocupe la sobre vivencia no puede ser un capitalista.


El problema sustancial esta en el desempleo, según el sociólogo Jeffrey Schevitz de la universidad de California, uno de cada ocho empleos en los EEUU depende directa o indirectamente del departamento de defensa. El pentágono tiene 4.3 millones de miembros en sus fuerzas armadas, y 1.8 millones de trabajadores civiles esparcidos a lo largo de 66 países, hay 3.2 millones de trabajadores industriales cuyas vidas están ligadas a la producción destinada a la guerra, millones mas dependen del presupuesto de defensa, el 25% de los obreros especializados figuran en los roles de pago de las fuerzas armadas. Schevitz señala que la mitad de los científicos e ingenieros trabaja en las industrias privadas aeroespacial y de defensa.


Estas cifras presentan un panorama inadecuado de la extensión que abarca la afición del país, por la industria de la guerra, Juntion City, en Kansas, se encuentra en el negocio de Fort Riley, según la revista Time, cuando una división del ejercito dejo Fort Riley, los negocios decayeron un 60%. Fayettville, North Carolina, es otro lote para autos usados, almacenes para excedentes de armamento, cines, centros comerciales, discotecas, cabaret, y otras formas de entretenimiento para miles de paracaidistas, estos son solo unos pequeños ejemplos de numerosas comunidades a todo lo largo y ancho de los EEUU, que se han aficionado al negocio de la guerra, poblaciones con 300 mil habitantes, hoy doblan ese numero, de los cuales 1 de cada 5 trabajan en el negocio militar.


Lockheed, United Aircraft Corporation, Westinghouse, y cientos de contratistas, utilizan pequeños poblados de Alaska, Aidaho, Connecticut, Columbia, kansas, Arizona y Nuevo México, el 30% de estas personas están ocupados por el Pentágono. Cuando en alguna ocasión en Utah el ejército mato a más de 16 mil ovejas, con un gas letal, vx, que “accidentalmente se les escapo”, la población observo, tenemos un negocio de defensa que ingresa al estado 1200 millones de dólares al año, las ovejas son un aporte por esa cantidad, ¿que es más importante para Utah?


Esta industria de la guerra ha cumplido los propósitos para la que fue creada, transformar la sociedad civil, transformación totalmente distinta a la defensa. Primero, han servido para distraer la atención de los problemas nacionales, las pésimas administraciones de sus presidentes, atados de mano por los militares, manifestándoles que deben sentirse orgullosos, por una fuerza armada sin igual. Segundo, los gastos de defensa han satisfecho las necesidades de cada una de las administraciones de la casa blanca y de los militares, para estimular el crecimiento económico por las invasiones. Tercero, teniendo mas de 900 mil millones para invertir en la economía, el pentágono es el planificador principal de la sociedad norteamericana.

Los EEUU, es una sociedad altamente subsidiada, no solo los contratistas de defensa, sino los intereses ligados al petróleo, a la agricultura, a la construcción, a la industria naviera, aérea, y muchas otras, reciben el equivalente a miles de millones de millones de dólares en subsidios, provenientes del contribuyente y de las invasiones, tal cual el imperio romano, bajo la forma de concesiones por disminución del capital, premios en efectivo y administrativos, en principio nada hay de malo en los subsidios, el sistema norteamericano no funcionaria sin ellos, las preguntas importantes son: ¿ quienes obtienen los subsidios? ¿Qué propósitos nacionales e internacionales sirven? ¿Cuánto del dinero del petróleo y de otras materias primas, saqueadas a otras naciones se utilizan en EEUU?


Es mas fácil gastar un dólar en la luna o en el fondo del mar, que en los pobres, los hambrientos, los enfermos, los ancianos, en las ciudades del imperio, vocación trasmitida por el capitalismo militar, a todas las naciones, bajo la forma de cultura norteamericana. Para un político títere del imperio y sus oligarquías nacionales, respaldadas por los ejércitos de esos gobiernos, significa tener la habilidad de estadista y dotes de un buen economista neoliberal, premiado por su esfuerzo, como ganador, por el éxito nacional.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3020 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: