¿Y la memoria?

En una noche cualquiera, no se de que mes o año, ni en que lugar. El dolor me golpeó la conciencia, ¡fue un impacto terrible!- me recorrió toda el alma, no se porque la carne se mantuvo insensible.

Tal como el rayo, las imágenes, los dolores de nuestros antepasados aborígenes- ojo. Aborígenes , no indios ni indígenas ni indigentes- me invadió el ser espiritual, sintiendo los latigazos de dolor de los hombres cuando eran despedazados por las hordas del invasor Europeo. El llanto de la mujer originaria – ojo originaria, no indígena o india- cuyas lagrimas acusan la indolencia de un mundo entregado a la avaricia y a la acumulación de bienes y riquezas. De unos niños impotentes, que siendo frágiles como la flor, fueron diezmados sin compasión por quienes se sintieron dueños y señores de unas tierras que jamás soñaron existiesen. Amparados por cruces y sotanas que bendecían la carnicería, en nombre de un Dios lejano y un Rey lejano.

Ese dolor, ese llanto, esa impotencia se expande por la historia, no pierde fuerza, esta allí presta a lacerar a todo aquel que tenga sensibilidad y amor por la gente, por la vida. Lo pasado no ha pasado, su vigencia es tal, que es la fuente que mantiene al sufrimiento de ayer, tan real hoy.

Mapuches. Pueblo originario de nuestra América del sur, poseedores ancestrales de las extensiones territoriales que les dieron vida. Cazadores, pescadores, agricultores. Permisados por la natura, para convivir con ella en armonía y respetando las leyes no escritas. Sobreviven como muchos pueblos originarios, a las embestidas de unos seres que se dicen superiores. Que les arrebataron los designios cedidos por la creación, en nombre de la libre empresa, Una organización llamada “estado” los expulsó, los convirtió en errantes fuera de lo que “fue” suyo por derecho natural. Ya sus aguas no son de ellos, sus vientos no son de ellos, su alimento no es de ellos. El derecho a la existencia no es de ellos. Sus tierras no son de ellos.

Sin que éllos lo supieran, ni lo aprobaran, Argentina y Chile, vendieron sus memorias a la Benetton, a Bill gate y quien sabe a cuantos más . Ahora, los hermanos Mapuches deben respirar en el aire ajeno, deben cazar en tierra ajena, deben pescar en aguas ajenas, deben vivir en el suelo ajeno, deben procrear en la tierra ajena, deben morir en el terruño ajeno, deben sepultarse en el suelo ajeno. Los Caribes, los Cuibas, los Motilones, los Guajiros, los Apaches, los Pieles Rojas, los Siux, los Guanches, los Incas, los Aztecas, los Mayas, los Chibchas, etc. Hacen coro de dolor y tristeza al lado los hermanos Mapuches. No se explican como tanta indolencia de seres que dicen ser civilizados, permiten que se siga masacrando y persiguiendo a quienes desde siempre estuvieron en sus lares por el designio de Dios.

Por defender sus derechos son echados en prisiones indignas. Les acusan de violación de la propiedad privada de quienes no conocen tan siquiera la ubicación de esta tierras. Los acusan de terroristas, por reclamar lo legitimo Les dicen invasores, por no ceder ante quienes a la fuerza de las armas, el dinero y la complicidad del negocio; les arrebató la razón de ser. El drama terrible y doloroso de los hermanos Mapuches, no encuentra solidaridad en el gobierno ¿socialista? De la que fue torturada, por los agentes de quienes hoy han tomado posesión de las tierras ancestrales de los aborígenes. Élla, cuyo padre fue asesinado por los mismos que hoy asesinan a los aborígenes, convalida el exterminio al que está condenado el pueblo Mapuche por los grandes capitales transnacionales de hoy, herederos de los invasores de ayer.

Si es cierto que existen revolucionarios en el mundo, yo les reclamo por encima de falsas soberanías, mas allá de mezquinos protocolos, sin mediación de hipócritas diplomacias, que se pronuncien a favor de la razón y el derecho del originario pueblo Mapuche. ¿O es que vamos a seguir haciendo lo que hasta ahora han hecho con los pueblos aborígenes del continente? ¡Cruzarnos de brazo y solo criticar! ES LA MISMA POSICION COMODA QUE SE ADOPTA ANTE EL GENOCIDIO PALESTINO: MIRAR , HABLAR Y NO ACTUAR. . . Los pueblos deben ser solidarios con los pueblos, no por retorica, sino por convicción y por derecho. Hasta por sobrevivencia.

Algo muy podrido traen entre manos quienes compran extensísimas porciones de suelo en países y zonas lejanas de su lugar natal, sobre todo en la Patagonia y el famoso “banco de semillas” denunciado recientemente ( 22-12-07 en aporrea.org) , en el que están involucradas las mismas transnacionales y a los que se les suma el grupo pulpo “Rockefeller”. ¡ Guerra avisada no mata soldado y si lo mata es por pendejo ( pendejo no es grosería, lo dijo Uslar) ¡

javiermonagasmaita@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1510 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a48214.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO