La Rodilla en el Cuello: Imperialismo

Como señala el doctor Fernando Buen Abad, mexicano, filósofo y comunicador social, lo que hicieron los policías fascistas al afrodescendiente George Floyd, asfixiarlo hasta morir, es lo mismo que hace el imperio de USA contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países de América Latina y el mundo, sólo que en proporciones más gigantescas.

Resulta horroroso, da dolor y causa impotencia, oír y observar, en los videos de un transeúnte, cómo Floyd grita que "no puede respirar", que lo dejen levantar y sus verdugos inalterables no se dan por aludidos al pedido de auxilio.

Deseamos plantear esta situación desde dos perspectivas, una interna y otra externa, en la gestión política del Imperialismo.

  1. Es ya conocida la práctica de los cuerpos policiales de USA, contra la comunidad afrodescendiente, de ultraje, violencia y agresión hasta la muerte en muchos casos. De allí la indignación de la comunidad afro y otros, al ver la violación terrible de los derechos humanos y otros, y se vuelcan a las calles para protestar. También, está documentada tal violación contra sus propios indígenas, latinos, pobres, mujeres, niños, gente de la calle, extranjeros y muchos otros sujetos vulnerables. Parece que solo el hecho de ser pobre y vulnerable, es ya razón para aniquilarlos, para no dejarlos levantar.

Así mismo, está ocurriendo que por el virus pandémico y la mortandad que está causando en USA, los principales sujetos del Covid-19, son precisamente los sectores sensibles ya señalados. Y al parecer el gobierno norteamericano, no le importa, porque no son en su mayoría blancos anglosajones. No importa que dejen de respirar, sólo son trabajadores asalariados, mano de obra barata, miserables sin derechos, mojados, extranjeros.

Es una política vil, asquerosa e inhumana, pero no se le pueden pedir "peras al olmo", ya que su principal objetivo es lo económico y no lo humano, realmente son verdaderas bestias. Algunos recordaran aquella imagen de 1979, cuando el millonario neoyorquino Brandon Torrent, orina sobre una persona de la calle, que dormía sobre ella.

  1. La otra perspectiva, es la señalada por Buen Abad, cuantos países en el mundo y América Latina, han sufrido y vienen sufriendo esta arremetida de poner la rodilla en el cuello, de niños, mujeres, hombres y comunidades enteras, y escuchamos los gritos: "no podemos respirar, déjennos levantar", pero no somos escuchados, al contrario, nos aprietan más la rodilla: sanciones, bloqueos, intimidaciones, robos, aniquilamiento hasta la muerte. Recordemos además, que Floyd estaba maniatado, no podía moverse, estaba a la merced de sus esbirros, sin embargo, fue asesinado lentamente. Cuantas naciones pobres, están inmovilizadas, y mueren lentamente ante tanta crueldad.

Hasta cuando esta política de agresión. Hasta cuando van a aguantar los sujetos descritos. Será necesaria una revuelta, un cambio de dirección, una revolución de los pobres de la tierra.

Quizás las condiciones ya estén dadas para un cambio en la dirección que se venían dando. Esperemos a ver, que resulta de las protestas en USA, ojala sean para liberar a los pobres de ese "gobierno de mierda", como dijera un escritor.

Algunas personas adultas mayores, nos recuerdan que la guerra de Vietnam, concluyó abruptamente, en parte por dos fotos que circularon en esos momentos: una cuando un general vietnamita disparó en la cabeza, frente a las cámaras contra un prisionero, y la otra foto, mostró como los niños huían de las bombas de napalm, mientras los soldados corrían sin importarles para nada.

Hoy tenemos videos y cámaras, que nos muestran, desde distintos ángulos, el asesinato. Nuevamente ojala, sirva para que pare este Racismo rampante, y que es más que Racismo, es una total inhumanidad hacia los más necesitados del mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1612 veces.



José Amesty


Visite el perfil de José Amesty para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad