¿Es Posible que suceda un atentado contra la Plataforma Tecnológica de Pdvsa? (I)

Es dificil negar que Venezuela está sometida a un asedio permanente. Son abundantes, públicas y notorias las declaraciones de altos voceros del Gobierno Estadounidense utilizando frases tipo ultimátum, tales como: "Todas las opciones están sobre la mesa", "Los tenemos mas rodeados de lo que ellos piensan", "Los vigilamos muy de cerca", entre otras. En paralelo, incluyen al País en listas negras, sancionan funcionarios, bloquean cuentas, incautan y desvían fondos de la Nación, asedian a nuestros proveedores internacionales, despliegan masivamente noticias falsas ó Fake-News, como son llamadas ahora, etc. En forma intempestiva también suceden eventos poco habituales y puntuales: explota una gandola contentiva de gas, se incendian galpones con valiosos equipos, casos Cantv y CNE. Adicionalmente ocurren eventos de mayor calado y fatales consecuencias: guarimbas, salidas, autoproclamaciones, intentos de introducción violenta de falsas ayudas humanitarias, ataques a puestos militares, etc.

Recientemente, en los primeros meses del pasado año 2019, los venezolanos experimentamos un atentado sin precedentes en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN). Los informes difundidos en los medios de comunicación dan cuenta que una de las modalidades utilizadas fue el hackeo del cerebro informático y los sistemas de control de nuestra empresa eléctrica, ejecutado desde Houston y Chicago. Todas las opciones están sobre la mesa, han dicho. Afortunadamente el problema fue abordado con diligencia, sin embargo, la intención dañina con intervención extranjera incluida quedó evidenciada, una vez mas.

Otra modalidad que han utilizado para ocasionar daños a nuestro País es la de prohibir a los proveedores (empresas transnacionales y sus canales autorizados) la venta de repuestos a equipos y plantas que funcionan en áreas estratégicas. La idea es obstaculizar las labores de mantenimiento y reemplazo de componentes deteriorados, hasta lograr que el equipo pierda utilidad en forma anticipada. Esto sucedió, por ejemplo, con el equipamiento militar de tecnología Estadounidense adquirido entre las décadas de los ochenta y noventa. En noviembre del 2005, en el acto de firma del acuerdo con China para la fabricación, lanzamiento y transferencia tecnológica del Satelite Simón Bolívar, el Presidente Chávez resaltó el caso de los aviones F-16, los cuales estaban cerca de convertirse en chatarra, por falta de piezas, repuestos, mantenimiento, actualización y/o repotenciación. Se trataba de un bloqueo tecnológico.

Un ejemplo muy similar al de las aeronaves caza lo tenemos con los equipos instalados en nuestras refinerías. Cabe señalar que en este caso, adicionalmente, impidieron la importación de los aditivos necesarios para el proceso de refinación. Mención aparte merecen otros eventos puntuales, tales como el ocurrido en agosto del 2012 en la Refinería de Amuay, una de las que conforman el CRP (Complejo Refinador Paraguaná), la cual sufrió graves daños por una explosión derivada de una fuga de gas propano, aparentemente inducida según reseñaron medios de comunicación. Actualmente la producción en CRP es imperceptible.

Las empresas transnacionales obedecen a lineamientos e intereses imperiales. No importa que con ello se violen leyes nacionales e internacionales. No importa el incumplimiento de contratos ni de acuerdos firmados. Si reciben la orden de sabotear, la ejecutan y listo. Hace menos de quince dias la principal empresa de suministro de señal de televisión en Venezuela, DirecTv, en conjunto con su matriz Estadounidense AT&T, ejecutó la orden de desactivar abruptamente el servicio a nivel nacional, ignorando todas las normativas que regulan dicha actividad. Es obvia la inmunidad con la que actúan dichas empresas y quienes manejan sus hilos desde el norte.

Nótese que en los antecedentes que se han comentado está presente un solapado factor comun: La Dependencia Tecnológica.

Pdvsa es la primera industria del País. Actualmente atraviesa por uno de sus peores momentos en cuanto a producción se refiere. Habrá quien lo catalogue como el segundo peor momento. El primero ocurrió en el nefasto paro petrolero del 2002 que llevó a la industria a su nivel mas bajo en toda su historia. Aunque no son compatibles los diversos reportes difundidos, la mayoria apunta a 25 mil barriles diarios, después de haber alcanzado una producción de al menos 3 millones de barriles diarios, en el mes previo al paro. Hoy en dia la producción es inferior a un millón de barriles diarios, es decir; muy baja. Es importante acotar que en el debilitamiento de nuestra estatal petrolera también jugaron un papel estelar la caída sostenida de los precios, la fuga de personal altamente capacitado y, sobre todo, la inadecuada gestión de la empresa conducida por corruptos hoy solicitados por la justicia venezolana. Los factores externos generalmente actúan en conjunto con una contraparte a lo interno de la industria.

Con todo este panorama expuesto deliberadamente para tener en cuenta el escenario donde estamos, ¿Es posible un atentado contra la plataforma tecnológica de Pdvsa, por parte de fuerzas extranjeras?. Es claro que la intención y los motivos existen. Pdvsa es casi la única fuente de divisas de la Nación y es natural que sea objetivo apetecible, para los que desean el control de un país soberano que no se subordina. ¿Es tecnicamente factible? La respuesta está estrechamente relacionada con la dependencia tecnológica. En la segunda parte del presente trabajo revisaremos este aspecto y algunas acciones preventivas y correctivas.

 

abelardo.carrillo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 822 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter