Ingenuos los que piensan que con dos barquitos tipo peñero, no se podría desestabilizar a Venezuela

Venezuela, país asediado por la potencia más grande que jamás haya existido, le ha tocado resistir, valiéndose para ello de la unión cívico militar, del pueblo venezolano que apoya a esta revolución y de la existencia de un mundo multipolar que ha permitido alianzas estratégicas con otras potencias, que han producido un equilibrio geopolítico y que le ha brindado a este país el apoyo armamentístico necesario para protegerse en caso de una invasión armada.

Venezuela cuenta en estos momentos de un formidable escudo misilísticos, capaz de bloquear cualquier agresión armada por aire o por mar, procedente del Norte caribeño, ya que cuenta con el sistema de misilles S-300 y S-400 rusos, que son capaces de neutralizar a cualquier nave o amenaza venga de donde venga. Por esta razón si se quisiera invadir o tomar una cabeza de playa en nuestras costas, es muy difícil, por no decir imposible, sí es que la misma se realizara con sistemas de armas convencionales, digamos barcos o aviones de guerra, porque los mismos serían detectados por un modernísimo sistema de radares, diseminados a lo largo de toda la costa en lugares estratégicos.

Si la vía marítima es difícil, la vía terrestre más aún, puesto que la unión cívica- militar constituye un formidable escudo para detectar y alertar ante cualquier invasión, que se pretenda hacer, usando para ello vehículos convencionales. Es por ello que pensamos, que si se quiere tener éxito en esas probables intervenciones armadas, habrá que recurrir al camuflaje y a la clandestinidad para poder aspirar al triunfo en un país blindado, armamentísticamente hablando como Venezuela. Son por estas razones que consideramos como muy improbables las siguiente estrategias, que han expuesto algunos voceros del mundo político venezolano:

Con camionetas blindadas, con soportes para colocar ametralladoras livianas en su parte superior, sería muy difícil, por no decir imposible subir por la autopista Caracas- La Guaira, sin ser detectadas por .los diferentes puntos de control, que existen a lo largo de los más de 30 Kms. de su recorrido, de inmediato se activarían las alarmas que frustrarían el éxito de una operación semejante. Sin embargo expondremos algunas estrategias que podrían garantizar el éxito con una operación de intervención armada. Veamos:

  1. Algunos voceros hablan de manera peyorativa, cuando se refieren, que no se debe intentar invadir a un país como Venezuela haciendo uso de unos insignificantes botecitos, tipo peñero, de esos que usan los pescadores para sus faenas diarias Una potencia como los EEUU, que cuenta con los sistemas de armas más sofisticadas, con los cuales garantizaría el éxito de una operación como esta. Sin embargo estos pequeños e insignificantes botes de pesca, son de uso frecuente en esta zona pesquera, van y vienen en sus diarias faenas, sin que su movimiento sea tomado como algo inusual, por aquellos encargados de interpretar las señales de los radares y de las autoridades portuarias y esto es precisamente lo que los estrategas buscan, es decir pasar inadvertidos y aprovechar el factor sorpresa, sin los cuales sería muy difícil, sino imposible, alcanzar digamos una cabeza de playa, donde fundar una República paralela, entonces sí, desde allí, una vez consumado este hecho, los EEUU, su formidable armamento y aliados podrían derrumbar al Estado nación venezolano con el visto bueno de la ONU y de una serie de naciones, que siempre los apoyan en sus macabros planes. Sin embargo, desde hace años los EEUU han dejado de usar sus propias fuerzas militares, para recurrir al uso soldados profesionales, para militares, es decir han privatizado la guerra, dejándola en manos de empresas particulares, como sucedió en Libia, Irak, Afganistán y ahora en Siria, valiéndose para ello de todas las estrategias posibles; Sabotaje, terrorismo, guerra de guerrillas, hibrida, con actividades clandestinas dentro del territorio enemigo, sin límites éticos ni morales y en violación fragante y constante del Derecho internacional y de la carta de las Naciones Unidas. De esta manera ellos, los EEUU se lavan la cara. ante las atrocidades cometidas y se deslindan de ellas en caso de producirse la derrota, tal como acaba de suceder en Venezuela.
  2. Como complemento de acciones de este tipo, siempre ellos han usado "cedulas durmientes" que las introducen previamente en los sectores humildes y son activadas en el momento que consideren apropiado, con armamento militar para apoyar a acciones de este tipo, por lo que no se puede descartar que ya lo hayan hecho en los barrios caraqueños y de zonas aledañas al aeropuerto internacional de Maiquetía.
  1. El aeropuerto Internacional de Maiquetía, situado en el litoral Guaireño, es el más grande del país, relativamente cerca del Puerto de la Guaira, también el puerto más grande de Venezuela, por lo que el control de alguno de los dos, ocasionaría un duro golpe al país, más aún, si dichas tomas fueran respaldadas de inmediato, por las fuerzas navales de Comando del Atlántico Sur que se encuentra merodeando por aguas cercanas del Caribe, listas para entrar en acción en el momento en que sean requeridas.

Consideramos, que si no hubiera sido por el excelente trabajo de inteligencia realizado por el gobierno venezolano, allá en la Guajira, hubiera sido muy difícil detectar a esta invasión tal como ocurrió y se frustró el desembarque de la primera embarcación en Macuto, Ello evitó el factor sorpresa y permitió su fracaso incluso antes de que desembarcaran y provocó que la segunda embarcación abortara también su plan de desembarco, que pensamos iban a hacerlo en el litoral cercano al Aeropuerto de Maiquetía, para intentar tomarlo, haciendo una operación "tenaza" con el apoyo de la primera embarcación que contaba con seis camionetas artilladas, con las cédulas durmientes de la cercanía, que se activarían para apoyar a esta operación. Todo esto con el apoyo también de la flota del Comando del Atlántico Sur, que se encuentra en la cercanía.

Ahora podemos concluir que esos botecitos insignificantes de pescadores fueron los elementos camuflados para enmascarar una formidable operación militar, mediática, de guerra híbrida, con maniobras de distracción en un barrio de Caracas, para llamar la atención de los organismos de seguridad del Estado hacia un sitio lejano de donde se iba a realizar la acción esa noche del 2 de Mayo del 2020, con el apoyo formidable de la flota del Comando Sur dando vueltas "inocentemente" por el Caribe y de las bases militares situadas en las Antillas Neerlandesas. Todo estaba previsto llegando incluso los EEUU nombrar un Embajador de USA en Venezuela y anunciando la apertura de su embajada en Caracas. Además del reconocimiento del TIAR, para que el Grupo de Lima pudiera actuar en contra de Venezuela. Reconocemos que corrimos con suerte y gracias a la estupenda labor de los cuerpos de inteligencia en Colombia se pudo detectar esta operación a tiempo. Sin embargo debemos estar atentos a sabiendas, que ellos no descansarán en seguir intentando destruir a nuestro Estado Nación, para apropiarse de nuestros recursos.

Consideramos que la Revolución Bolivariana el 3 de Mayo del 2020, alcanzó su más resaltante victoria de estos últimos 20 años, por la magnitud de las fuerzas reunidas para tratar de dañarla, a su gente, sean chavistas, revolucionarios ó no, opositoras o independientes, todos iban a sufrir las consecuencias de una invasión como esta, diseñada en el documento que se acaba de develar, donde no se respetaría el principal derecho humano: El Derecho a la vida, se violaría el territorio nacional, todas las instituciones públicas y privadas, se destruiría a la FANB, a las organizaciones: PSUV, Consejos Comunales, Comunas, todas las organizaciones sociales, al igual que nuestra Constitución serían destruidas. Pero lo más resaltante sería, que hasta la oposición venezolana incluyendo a su Presidente autonombrado: Juan Guaidó, se deberían olvidar del ejercicio del poder por lo menos en 50 años, que es el tiempo que consideramos, Venezuela tardaría en pagar su factura de guerra, con la entrega de nuestro petróleo, al precio que ellos mismos fijen, como lo que está sucediendo en la actualidad en Libia, en donde la CNT (Comité Nacional de Transición) Precedido por el Presidente Mustafá Abul Jalil auto proclamado de allá, no ejerce ningún poder, puesto que ha sido relegado a labores de limpieza de calles, mantenimiento de plazas, escuelas, museos, porque hasta la policía está en manos de mercenarios, con licencia para matar, violar, robar, sin posibilidad de ser juzgados en ese país, contratados por empresas privadas de intervención al estilo de Ciber Corp, en donde todas las decisiones trascendentales corren a manos de una Junta de intervención, dirigida por militares de alto rango de las fuerzas invasoras, que tomarían el poder una vez que se hubiera instalado la pretendida cabeza de playa para formar una "Nación" al estilo de Libia, sin soberanía y sin capacidad para auto determinarse. Es por esto, que nosotros los venezolanos sin distingo de clase, ni ideología debemos defender los destinos de nuestra patria, para garantizar el futuro de nuestros hijos, nietos, en fin nuestra generación, para que puedan vivir en su país en paz con felicidad y justicia.

(Si se duda de lo que decimos recomendamos revisar la historia reciente de Libia y el documento aceptado por Juan Guaidó para regular a esta invasión)

12/5/2020

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1655 veces.



Jouseff Kan

Master en Ciencia Política. Enfoque Sur.

 joukap10@outlook.es

Visite el perfil de Jouseff Kan para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad