Venezuela, la joya de la Corona

Es necesario jerarquizar y establecer prioridades en los problemas macro y micro que actualmente enfrenta Venezuela, en primer lugar la pandemia del COVID - 19 (Coronavirus 19), en segundo lugar el problema económico y en tercer lugar la amenaza potencial de invasión de los Gringos a Venezuela que de materializarse en una guerra pasaría a ser el problema número uno. Hasta ahora el liderazgo chavista no ha entendido o le cuesta entender que el problema económico desde hace tiempo se convirtió en un problema político junto al problema potencial vigente de la Amenaza de invasión de Los EE.UU. situación que provocó la oposición apátrida incapaz de competir sin muletas para convertirse en opción de poder Político en Venezuela, el descaro del Gobierno de Los EE.UU. su intervencionismo en los asuntos internos de Venezuela es tan obvio que ya no guardan las apariencias, es tan evidente que el líder de la oposición Venezolana apátrida es Donald Trump.

Sería infantil pensar que los gringos están jugando carritos con Venezuela, es obvio que ante una crisis económica mundial que se está gestando, acelerada por la Pandemia Global del COVID - 19 (Coronavirus 19), que una Nación como los EE.UU. Super endeudada con el resto del mundo, frente a una Nación como Venezuela donde hay grandes riquezas Naturales como la primera reserva mundial certificada de petróleo, hierro, aluminio, oro diamante, coltán, y otros minerales, y grandes reservorios de agua dulce, si tienen la menor oportunidad es una tentación invadir para obtener esos recursos, bien sea por la fuerza, el saqueo, robo, compra a precios irrisorio para salir de su crisis en la cual está inmerso, recursos que también son apetecibles para los rusos, los Chinos y para la economía en crecimiento de cualquier Nación. Venezuela al igual que otros pueblos hoy reclama un comercio justo pero no se ha negado vender sus minerales a ninguna nación. Algunos me dirían Venezuela no es una Colonia, el mundo ha cambiado, existe una legislación internacional, otros dirían nos defenderemos. Y me pregunto:

–¿respetaran los líderes gringos la legalidad internacional? ¿El mundo culto y civilizado de hoy será indiferente a la violación de derechos humanos de una superpotencia como EE.UU. sobre otra Nación, respetara la decencia, la ética y la moral, los valores más noble del ser humano como el amor al prójimo? ¿Serán capaces Los líderes gringos de montar falsos positivo para justificar la invasión a Venezuela?

Pienso que los Gringos han venido experimentando con Venezuela medidas de agresión económica, política, diplomática, jurídicas, comunicacionales gradualmente en un escenario de guerra no convencional, desde lo más sutil hasta los más agresivo, antes de materializar una hipótesis militar de guerra, han ido ablandando el terreno.

Hoy en día es tan evidente que la guerra de cuarta Generación contra Venezuela la dirige el Presidente Donald Trump, El cerco, la operación tenaza sobre Venezuela les está dando resultados, hoy tenemos un pueblo hambriento, sin medicinas, producto del bloqueo Económico del Gobierno de los EE.UU. a Venezuela sin justificación en el mundo moderno de hoy dentro de los valores positivos del Pensamiento universal de la evolución cultural de la Humanidad.

Es válido preguntarse:

– ¿se quedara el imperio Norteamericano sin petróleo teniendo un poderoso aparato militar?

¿Qué harán los aliados de Venezuela, los rusos, los chinos y el resto de las Naciones amigas, si los EE.UU. invaden a Venezuela?

A buen entendedor pocas palabras, la guerra a Venezuela la declaró el Presidente Barak Obama cuando decreto:

–Venezuela es una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad de los EE.UU.

Convirtiéndose Venezuela en la Joya de la Corona, buena parte de los minerales, que necesita el mundo industrializado: petróleo hierro, aluminio, oro diamante, coltán, y otros minerales, y grandes reservorios de agua dulce están en Venezuela.

Obviamente Venezuela no es una amenaza a la Seguridad de los EE. UU. Sería una locura enfrentarse Venezuela en una guerra a una superpotencia como los EE.UU. El imperio más poderoso que ha dado la humanidad, por su tecnología que nos deslumbra a los latinos pero que carece de amor a la humanidad, donde el capital está en primer lugar, donde el ser humano está en el último lugar, donde la economía no está al servicio del Hombre.

Si lo analizamos, donde Venezuela tendría oportunidad seria en la guerra no convencional, conocida anteriormente como la guerra irregular, donde tiene cabida la actual doctrina de las fuerzas armada, "el Pueblo en guerra." son muchas las sorpresas que pudieran ocurrir. Sin embargo los pueblos deben pensarlo muy bien antes de ir a una Guerra porque los muertos no regresan a la vida, por ello, el diálogo debe estar siempre abierto sin que la dignidad humana y la soberanía de los pueblos sea pisoteada porque de lo contrario estaríamos hablando en el mundo de relaciones de dominación entre naciones, donde las Naciones más fuerte en lo militar, económico y tecnológico imponen su voluntad y esclavizan a las más débiles. Es indignante y cínico que una superpotencia como los EE.UU. pretenda dar lecciones de democracia, de derechos humanos y de libertad cuando son ellos que están agrediendo y provocando la crisis Humanitaria en Venezuela amparados en su superioridad económica, tecnológica y militar, actuando como policía, fiscal y juez del mundo.

El hombre es el ser más impredecible del planeta por lo tanto Los escenarios son impredecibles, solo la observación, el análisis de las tendencias, sus acciones y el seguimiento a el discurso de los actores Sociales nos permite aproximarnos con objetividad a visualizar la dirección de los acontecimientos hacia adonde se dirige el actor social que estamos analizando en este caso Donald Trump.

Las bombas inteligente Gringas que hacen un cráter de 30 metros de profundidad no diferenciarán chavitas ni opositores, no quiero pensar en la posibilidad real de una guerra y todas sus consecuencias, pienso que cualquiera que esté con sus cinco sentidos no podría desear una guerra.

Como cristiano practicante del evangelio social de Jesucristo que nos dice: "ama al prójimo como a ti mismo, que predica el perdón al enemigo y se opone a todo tipo de opresión del hombre por el hombre" no podría incentivar guerras y odios, la mayor expresión del odio sería asesinar otro ser humano, lo contrario la máxima expresión del amor sería dar la vida por la humanidad como lo hizo Nuestro Señor Jesucristo.

Quiera Dios que nunca suceda en Venezuela, una hipótesis de guerra materializada donde en nombre de los Derechos Humanos y la libertad los EE.UU. Oprime y llena de Miseria a la América Latina. Entonces Gritaría a todo pulmón en una plaza Bolívar:

– ¡Viva Bolívar!

¡Bolívar Despierta cada 100 años cuando despiertan los pueblos!

Economista: Alex Fontalvo

Correo: alexfontalvoemprendedor@gmail.com

@alexfontalvo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1247 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter