El porqué los gringos decidieron ver mejor con lupa a Maduro y a Venezuela

"La vida tiene muchas formas de ser vista. Todo depende del interés con que la miremos para nuestros beneficios, pero a veces, debemos ser magnánimos y dignos cuando nos hemos equivocado" I.M.

Cito para iniciar este articulo, una frase del psicólogo, psiquiatría y psicoterapeuta norteamericano Wayne Dyer que dice "Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian" para asociarla al desarrollo de los acontecimientos entre Trump y Maduro, entre los gringos y venezolanos, entre poder hegemónico y nuestro derecho a otra vida o modelo, y de poder escoger otros socios en un mundo libre y soberano, entre devoradores de recursos y ciudadanos, recursos que queremos "compartirlos" sin asimetrías y en términos de igualdad para un mundo mejor y en Paz.

EEUU ha mirado a Venezuela desde siempre –al igual que algunas otras naciones latinoamericanas- como su patio trasero, pero no para hacer parrilladas y comelonas familiares, sino como el almacén de donde sacar recursos de toda índole para su modelo depredador, y eso no es historia, son vivencias a costa del sacrificio humano de nuestros pueblos, por supuesto, nada nuevo en la historia de la humanidad. Pero el mundo está cambiando de eje, de poder económico militar hacia China y Rusia, y la disputa por ese poder, por la supervivencia, los EEUU sabe que ha estado perdiendo desde las décadas de los ´70 a los ´80, su gran influencia en sus "patios traseros" porque todo cambia para evolucionar aun cuando los peces grandes siempre quieren comerse a los chicos.

A los EEUU se le ha empezado a poner su mundo chiquito con el crecimiento del coloso asiático de China y su rival militar de antaño Rusia, porque esta trilogía tienen "deudas" pendientes desde la segunda guerra mundial, de aliados y contra aliados y sobre todo, la Guerra Fría de los EEUU para fragmentar ya en 1991 a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas URSS, donde Rusia fue la más perdedora del bloque de esas naciones y ahora viene por la revancha.

El esbozo muy sintetizado de este cuadro de la geopolítica mundial, tiene pensando a los EEUU, a los inquilinos de la Casa Blanca, a los sionistas hegemónicos del norte, a los grupos imperiales, recapacitando en sus nuevas políticas de ¿Cómo no sucumbir ante la historia que está llena de imperios caídos? y para eso es vital que se tenga otra mirada con Maduro y con Venezuela

El presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro Moros, ha sido duro de roer, pero muy duro para los gringos, como he dicho en muuuchos de mis artículos y en contra de muuuchos "revolucionarios" y contra revolucionarios que voltearon su mirada por defender tanto a Maduro desde el principio de su mandato en esos artículos y decir que Maduro es un líder con un estilo diferente –de no confrontación pero si de enfrentamiento- y no comparable al de nuestro comandante eterno Hugo Chávez. Son todas esas acciones que han mantenido al presidente Maduro con éxito sobre el juego democrático de acuerdo a las Naciones Unidas, según los acuerdos del dialogo internacional, sumando a Venezuela a un mundo de paz, de relaciones diplomáticas inequívocas, es decir, de acuerdos victoriosos internacionales, que aun con la amenaza inusual y extraordinaria, bloqueos económicos financieros y comerciales, todo eso hizo ¡Que el rotativo estadounidense de gran trayectoria The Washington Post! decidió hacerle una larga entrevista al presidente Nicolás Maduro y publicando en sus páginas, nada menos lo siguiente: http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/general/the-washington-post-reconoce-liderazgo-de-Maduro/

DICE: "Con calificativos positivos como «astuto» y «exhuberante», y reconociendo su disposición al diálogo en condiciones de respeto e igualdad con el gobierno de los Estados Unidos, el medio norteamericano The Washington Post reconoció en una entrevista exclusiva la fuerza y el liderazgo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

Asimismo el medio admite claramente que Maduro «tiene el control de Venezuela», una realidad diametralmente opuesta a la que intentan colocar en la opinión pública internacional otros medios aliados a la derecha mundial y regional.

La idea irrefutable del liderazgo absoluto y oficial de Maduro se refuerza con la referencia a éste como «presidente venezolano», mientras que al dirigente de la derecha radical, Juan Guaidó, quien se autoproclamó «presidente interino» el 23 de enero de 2019, The Washington Post lo llama «líder de la oposición y jefe de la legislatura de Venezuela»."

Si los gringos quieren mantener una posición y un poder de alguna índole, tienen que empezar a darle otra mirada a sus relaciones con Maduro y a Venezuela, utilizar una lupa para aumentar su mirada en este contexto mundial, bajo otra óptica a la que han tenido hasta ahora, una nueva visión para las relaciones sanas sin prepotencia si desea ser parte del nuevo tablero de ajedrez mundial que está cambiando la arquitectura global de la vida y de las naciones en nuestro desconsiderado planeta Tierra. Trump esta enTRUMPado y entrampado en un juego hegemónico muy serio y delicado y comprometedor para los EEUU y los "verdaderos" demócratas y republicanos –los políticos- sabían que tenían que buscar a un chivo expiatorio que no diera sospechas, un magnate como Trump para entromparlo y entramparlo en esta odisea planetaria. Es Donald Trump quien va a pagar los platos rotos de la Casa Blanca

Nuestro legado… también es sagrado

 

 



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1589 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a286370.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO