Ajedrez en el Caribe

La actual partida de ajedrez que se juega en el Caribe dejaría atónito al gran maestro cubano Raúl Capablanca. Lo interesante de esta partida es que las piezas en el tablero caribeño son movidas por grandes maestros, expertos en este juego con gran experiencia acumulada en los torneos escenificados en otras latitudes. Como maestros en el arte de la guerra planifican todos los pro y los contra, desarrollan la estrategia evaluando el ataque y la defensa, hacen gala en su especialidad en la táctica: el engaño y el disimulo, calculan el contraataque, el intercambio debido, sopesan los daños, y siempre participan en las partidas revisado las grandes jugadas del pasado.

¿Por qué en el Caribe? ¿Quiénes participan en el torneo? ¿Cuál es el trofeo del vencedor? ¿Qué organismo organizó esta partida y bajo cuáles reglas se desarrollará?

El Caribe es un nuevo escenario, aun cuando siglo atrás se ejecutaron sendas partidas. Es importante destacar que este tablero representa un valor estratégico para futuras confrontaciones y por tal motivo está siendo evaluado por contrincantes que no se han invitado a jugar.

Participan los grandes maestros de Irán, China, Rusia, Korea del Norte, Turquía, Vietnam, Siria, Palestina. También ajedrecistas de la NATO (New Ajedrez Trump Organization), con los EE.UU como jugador titular que defiende su "patio trasero", Alemania siempre lo acompaña desde el tornero de 1945 que se escenificó en tierras germanas, Francia porque posee posesiones e intereses en este tablero que debe defender, Gran Bretaña nunca se queda fuera, siempre participa por aquellos de la "repartición del premio". Como el torneo se jugará en el mar, Italia posee experiencia y la tecnología de las piezas que se desplazan en este medio y ha sido por mucho tiempo proveedor exclusivo de la mayoría de los anfitriones invitantes. Canadá participa porque las jugadas se transmitirán en las lenguas que se hablan en el Caribe: inglés y francés y España participa deseando implementar su jugada maestra: Plan Barboa.

En esta contienda no habrá "mirones de palo", todos los anfitriones participan; pequeños y noveles jugadores que han demostrado conocer a profundidad este juego del arte de la guerra. Cuba posee larga experiencia en jugadas maestras –Capablanca- y se maneja a la perfección en la defensa y el ataque certero. Nicaragua nunca sabe rendirse y siempre dispuesta a defenderse hasta morir. Honduras representa una base de apoyo logístico fácil de neutralizar y al igual Panamá, un ataque relámpago de alfiles y torres dejan inoperativo el canal.

Venezuela a cada momento revisa las –jugadas/lecciones que dejó su gran líder militar, estratega nato… -visionario como Bolívar se imaginó que este torneo se juagaría algún día en el Caribe y por tanto se dedicó a sembrar la estrategia de la defensa del tablero de la ¡Patria Grande! y a modernizar todas sus piezas de ataque y defensa como todo gran estratega militar para neutralizar a su archienemigo desde las contiendas de independencia sin importar que éste posea el equipamiento de siete bases de ajedrez gringas.

He de comentar para los amantes de este juego ciencia, que los ajedrecistas iraníes, rusos, chinos, turcos, vietnamitas, sirios, como grandes maestros que dominan a la perfección este juego, han decidido mover sus piezas en este escenario –a 200 millas cuadradas por donde se mida el "patio trasero"- para evaluar la jugada de gran contrincante NATO. El escenario es este: por el mar del norte y desde la Europa oriental se aproximan avasallantes las torres rusas, por el pacifico se aproximan los alfiles chinos con la orden de no cometer el mismo error de la jugada ensayada en Pearl Harbor. El caballo iraní que se adelantó en el juego, espera al otro compañero turco que se adentra por el Atlántico aprovisionándose en la retaguardia revolucionaria bolivariana. El inexperto jugador de Colombia, que no ostenta el título de maestro, -apenas es "subjugador"- se encuentra nervioso, no sabe cuál pieza mover, pide a grito auxilio, pues, no sabe jugar ajedrez, lo inscribió en este torneo su mentor Uribe quien es todo un veterano en este tipo de juego, él es todo un profesional en jugadas falsas, engaños, trampas, ardid, ataques cobardes y muerte con traición. El jugador santanderista sabe que cualquier pieza que adelante en el tablero y que amenace a su contrincante Bolivariano, será neutralizado con las piezas de arfiles/misiles, alfiles/sukoi, caballos/tanques, peones francotiradores… Es de destacar que los jugadores caribeños se impacientan por comenzar a jugar; el más pequeño; ¡Haití, desde 1804 se ha jugado la vida!

El trofeo del vencedor ahora se cotiza de en el comercio mundial en oro, y todos los participantes en este torneo desean obtenerlo y lucharan hasta morir por resultar ganador.

Es de reseñar que un torneo de este nivel nadie se hace responsable. Ninguna organización lo patrocina. Demás está decir nadie cumple las reglas.

 

hgmarin22@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 746 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a282386.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO