A Bolívar no le temblaría el pulso para liberar al hermano pueblo colombiano

En mi anterior artículo nominado "Revivir nuevamente a Boyacá" hacía referencia, cómo con unas condiciones climatológicas adversas en 1819, Bolívar sorprendió a las fuerzas realistas y se fue con su ejército hasta la propia Bogotá para liberarla de la tiranía española. Era que Bolívar había entendido, que no se podría pensar en la liberación de la provincia de Venezuela, mientras los realistas mantuvieran su hegemonía en el territorio Neo Granadino y lo peor era, que si lograban reunificar sus ejércitos de Bogotá y Caracas, formarían un ejército invencible, ya que el venezolano, constituido principalmente por llaneros a caballo, si bien es cierto que les daba una superior movilidad a la más lenta infantería realista, teniendo la posibilidad de hostigar, pero sin la capacidad de poder enfrentar a una fuerza de esa magnitud, en campo abierto. Por lo tanto si se pretendía liberar a Venezuela, primero había que hacerlo en Bogotá, impidiéndoles su unificación para vencerlos por separado.

Ahora la situación, es exactamente igual: Si se quiere Mantener a la Revolución Bolivariana, desarrollarla hacia una economía más humanista, rumbo hacia el Socialismo del Siglo 21, nunca podremos lograrlo, mientras el hermano pueblo colombiano se encuentre en las manos del Neo Colonialismo Norte americano, puesto que la nación Neogranadina, es usada como una "Punta de lanza", para atacar y dañar no solamente a la economía venezolana, sino también introduciendo elementos de guerra hibrida, con asesinatos selectivos, terrorismo, sabotaje a nuestros servicios públicos, como la electricidad, el agua, el gas y las telecomunicaciones dirigidas por el Neocolonialismo del Norte, que entiende perfectamente que para derrumbar a la Revolución Bolivariana, primero es necesario Neo colonizar al Estado colombiano, tal como ya lo hicieron.

Ahora la situación que se presenta no es tan complicada, puesto que el pueblo colombiano, habiendo padecido más de 60 años de guerra, habiendo sufrido las agresiones de la oligarquía, las matanzas y falsos positivos de las fueras paramilitares, pensamos que ya han desarrollado suficientes imaginarios populares en contra de ese neocolonialismo salvaje, que ha desplazado a millones de campesinos, para apoderarse de sus tierras empleándolas para los cultivos ilícitos de coca y amapola, lo que ha contribuido a agudizar las contradicciones sociales a tal punto de que el gobierno de Iván Luque, ya casi no cuenta con apoyo popular.

Los EEUU deben de saber que su gran poderío militar se manifiesta mientras sus aeronaves estén volando o tengan la posibilidad de hacerlo. Mientras ellas se encuentren en tierra son susceptibles a acciones de sabotaje, que no solamente puedan destruirlas o inmovilizarlas destruyendo a las pistas. Entonces las fuerzas se emparejarían, dándole a los locales la ventaja del mayor conocimiento del terreno y la presencia de un pueblo que tomaría partida en favor de las fuerzas nacionalistas, adoptando la guerra de guerrillas de todo el pueblo. En ese caso la desestabilización cubriría a todo el territorio latinoamericano, incluyendo a Ecuador, Perú, Hasta Argentina, Brasil, Chile y Paraguay.

Por tales razones pensamos que los EEUU, deberían medir mejor sus pasos y no arrinconar a este país como gata patas arribas, con un bloqueo naval a nuestras costas, que obligaría a intervenir a nuestros aliados, que bastantes intereses tienen en nuestro país. Sin embargo estamos seguros de que si insisten en ahogarnos, nos obligarán a tomar las acciones necesarias, que nos llevarán a la guerra de todo el pueblo e irremediablemente a otra victoria sobre el Neocolonialismo norteamericano, tal cual ha sucedido en Viet Nam, Corea del Norte y Siria, con la liberación de Colombia, Ecuador y Perú, tal cual lo hizo Bolívar en 1819.

Además entendemos perfectamente, que si Venezuela cae ante las pretensiones Neo colonialistas, todo el resto de las naciones que aún tengan a un gobierno nacionalista caerán también como piezas de dominó, en cadena, una atrás de la otra, por lo tanto debemos estar bien claros que nos estamos jugando a Rosalinda, puesto que el imperialismo norteamericano está dispuesto a aplicar la Doctrina Monroe, al considerar a toda la América latina como su patio trasero. De tal manera, que tanto Cuba, como Nicaragua, Bolivia, México, Uruguay y otros tantos países, deben estar conscientes que una vez, en el supuesto negado de que Venezuela caiga, ellos continuarán en la lista de las pretensiones norteamericanas para incorporarlos a su patio trasero de dominación.

Nosotros, los latinos americanos, somos gente pacífica, de trabajo, pero hemos aprendido a través de estos años, que también es posible vencer, sobre todo cuando los pueblos nos unimos, tal cual lo hizo el pueblo vietnamita en el pasado y los pueblos de Afganistán, Irak, libia y Siria, en donde ellos, no han logrado sus objetivos, de obtener las cantidades de petróleo, que aspiraban y en donde también es seguro que tienen la derrota definitiva marcada en un futuro muy próximo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 422 veces.



Jouseff Kan

Master en Ciencia Política. Enfoque Sur.

 joukap10@outlook.es

Visite el perfil de Jouseff Kan para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a281346.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO