La batalla contra la agresión imperialista está en pleno desarrollo

LA AYUDA HUMANITARIA, DESARROLLO DE LA SITUACIÓN DE DOBLE PODER BURGUÉS

Cuando el 23 de enero, Juan Guaidó, bajo las órdenes de Donald Trump se autonombra presidente de la República, abre una coyuntura de doble poder que coloca al gobierno de Maduro contra las cuerdas. No se trata de una medida circense, pues aparte del control sobre la Asamblea Nacional, anulada por otra institución del estado burgués como es el TSJ y la FANB detrás, el imperialismo ha expresado una firme voluntad de darle oxígeno para acabar con un gobierno que hasta ahora no cede ante sus pretensiones hegemónicas, aun violando como ya lo hizo en Siria, la legalidad imperialista internacional, develándose abiertamente toda una estrategia de derrocar el gobierno de Maduro, incluso por la vía de la intervención militar. Las tácticas son variadas: Reconocimiento del auto nombrado presidente por parte del gobierno gringo, de los integrantes del Grupo de Lima y de otros países imperialistas, sanciones a la principal (y única) empresa productora de ingresos para el país: PDVSA. Búsqueda de pronunciamientos de organismos como la OEA y el Consejo de Seguridad de la ONU contra Maduro y por la realización de elecciones; Bloqueo de transacciones bancarias internacionales, compra de funcionarios civiles y militares, "ocupación" de CITGO y de embajadas.

La ofensiva imperialista contra nuestro país y el gobierno de Maduro se encuentra en pleno desarrollo, donde el imperialismo está delimitando los territorios, no para señalar donde se encuentra sino para mostrar de dónde parte para dirigir los próximos pasos que definan el resultado final: la salida de Maduro para alcanzar la recomposición del control del mercado nacional, como parte de la pelea por la hegemonía del mercado mundial.

El imperialismo yanqui, contrario a como actuó cuando el golpe de abril y Diciembre de 2002 se ha puesto al frente de la agresión contra Venezuela, reiterando su amenaza de una agresión militar sino se acata su orden de realizar, bajo sus condiciones y supervisión, nuevas elecciones. Este solo hecho debería, históricamente, marcar la pauta de la respuesta de las naciones del mundo frente a los hechos que se desarrollan en esta parte del mundo, pero es pedirles demasiado a las burguesías nacionales en esta etapa de desarrollo imperialista del capital. Estamos en una situación donde las fuerzas del capital financiero no respetan su propia legalidad nacional e internacional, pues requieren de su reformulación para reimponer la hegemonía yanqui y dónde los gobiernos de los países coloniales y semicoloniales, formalmente independientes, no se atreven a defender siquiera sus intereses históricos.

En esa orientación Trump y su equipo gobernante están dirigiendo abiertamente el combate contra el gobierno venezolano que se ha resistido, a hacerlo fundamentalmente con empresas norteamericanas, lo que contraría los planes estratégicos del imperio de ser los únicos o hegemónicos. Trump y su equipo de guerra no quieren más disidencias pues quieren estar prestos para los grandes combates que habrá que escenificar con la Unión Europea, Rusia y China por el reacomodo del mercado mundial. Trump entonces acomoda sus piezas en el plano internacional para aislar al gobierno de Maduro y golpearlo económicamente y así, por un lado exasperar a las masas hambrientas aumentando la presión social sobre la burocracia chavista y restando posibilidad de manejar los recursos del estado en su propio beneficio, con lo que aprieta la yugular de esa burocracia, con y sin uniforme, que ha saqueado las arcas del erario público nacional en su propio beneficio. Las amenazas de sanciones judiciales contra esos funcionarios civiles y militares van en ese mismo sentido y Trump lo ha dejado ver de manera explícita. Cuánto tiempo podrán resistir esos generales que solo han dirigido batallas contra los trabajadores, contra el pueblo oprimido, sin volteársele a su hoy comandante en jefe… Eso está por verse y es que, tal como lo señaló el periodista Miguel Salazar en su programa Las Verdades de Miguel el domingo 10 de febrero, eso se está negociando.

LA AYUDA HUMANITARIA PARTE DE LA AGRESIÓN PARA DEBILITAR AL GOBIERNO QUE SOLO LA CLASE OBRERA PUEDE LIBRAR VICTORIOSA

La anunciada ayuda humanitaria por la irrisoria cantidad de 20 millones de dólares, en la medida que pasan los días se devela como lo que es, una política para intentar debilitar aún más al gobierno, La imposición por parte Washington de la misma, muestra que forma parte de una política intervencionista que tiene continuidad en medidas como la incautación del oro depositado en la banca inglesa, en los golpes contra PDVSA y en el bloqueo financiero. En la medida que se devela el alcance concreto de dicha ayuda que tan solo alcanzaría para dar una ayuda alimentaria a 5.000 personas durante un máximo de 10 días y para unas 7.500 personas en medicinas, muestra la falsedad de ser una ayuda para combatir una supuesta "crisis humanitaria".

Así como el gobierno cuando dio 72 horas para el desalojo de la embajada norteamericana tenía que garantizar su directriz frente a la inicial y declarativa posición de los gringos de no acatarla, si Maduro no puede impedir el ingreso de esa manzana envenenada, entonces que se despida con mucha pena y poco o nada de gloria.

En este escenario, para salir victorioso, Maduro cuenta con su burocracia cívico militar ó con la clase obrera organizada. De la disponibilidad de la burocracia para el combate, el pueblo tiene historia sin fin de qué lado prefiere cuadrarse la misma, pues en el día a día esta ha venido usufructuando los beneficios del poder a costa de los trabajadores y el pueblo, a los cuales aparte de explotarlos y oprimirlos los ha venido golpeando. Del papel que puede jugar la clase obrera, también tenemos un sin número de historias para saber de lo que es capaz y de qué lado ha de colocarse y si es organizada en milicias, comandadas por oficiales electos de sus propias filas, hay historia escrita y por escribirse. No es hablar por hablar. En todas las batallas que se han librado desde los mismos días del año 1992, no han sido los generales y altos oficiales de la FANB, ni los dirigentes del PSUV los que han garantizado la victoria sobre las huestes de la reacción pro imperialista llámese Convergencia Democrática, MUD y ahora Frente Amplio. Tan solo recordemos los días aciagos del 11 de Abril. No fueron los oficiales de la FANB los que se opusieron desde un inicio al golpe de estado de Carmona y los generales, No señor, fue el propio pueblo quien "bajó de los cerros y los barrios" tomando calles y avenidas, se plantaron frente a los cuarteles y pidieron armas para enfrentar a los golpistas y fue una masa de cientos de miles los que se apersonaron frente a Miraflores haciendo huir como ratas de barco que se hunde, a esa burguesía parasitaria y sus políticos payasos que los que les faltó de bolas, les sobró de piernas para correr. Detrás y bien después de ese pueblo aparecieron generales y dirigentes del PSUV. Así mismo TENEMOS que recordar que fue la vanguardia del proletariado petrolero, de los obreros de Sidor y otras empresas del país, los que se hicieron cargo, BAJO CONTROL OBRERO, de las refinerías de El Palito y de Puerto La Cruz, se hicieron cargo del suministro de Gas para evitar la paralización de las empresas básicas, aun cuando la alta gerencia y los cuadros medios de PDVSA se habían ido de paro criminal. Fueron esos obreros y pueblo, los que sin los directivos y dirigentes bolivarianos, los que impidieron la paralización total de PDVSA y los que la reactivaron donde los golpistas habían logrado paralizarla. Igual pasó con los servicios de energía eléctrica y agua: fueron los obreros que desoyendo los llamados de los golpistas a paralizarse, los que garantizaron que esos servicios siguieran funcionando. NO FUERON LOS BURÓCRATAS DE CIVIL, NI LOS GENERALES Y OFICIALES DE LA FANB, FUE ELPUEBLO TRABAJADOR EL HACEDOR DE LA HISTORIA QUE HOY PODEMOS CONTAR. Los generales que no se sumaron al golpe del 11A, salieron a manifestar su rechazo a este cuando el pueblo ya estaba en la calle, cuando se cercioraron que los golpistas no contaban con el apoyo de la mayoría de oficiales, fue entonces cuando salieron a vocear QUE VUELVA CHÁVEZ y hasta en esta consigna estuvieron detrás del pueblo trabajador.

Si bien la alta oficialidad que hoy comanda las FANB son de otras promociones distintas a las del 11A, si bien desde el punto de vista militar han recibido algunas enseñanzas distintas a las de la Escuela de las Américas, la educación que han recibido es la de proteger la propiedad privada de los grandes capitalistas, y es por ello que los amos del capital han podido organizar el bachaqueo a gran escala, servicio por el cual han sabido recompensar; las FANB y los cuerpos policiales de hoy no están con el pueblo y es por ello que desalojan campesinos para favorecer a los terratenientes, reprimen a los obreros en lucha, aun cuando las mismas sean legales, por eso se han prestado complacientes a la militarización y judicialización de las luchas obreras y mantienen a compañeros presos, ya sabemos que tan pueblo se portan los miembros de la GNB y policías en las alcabalas, los puertos, aeropuertos aduanas, nuestros pueblos originarios saben muy bien a quién sirven la FANB; Ya sabemos los trabajadores que vivimos en los barrios que tan identificados son los funcionarios militares y policiales que realizan razias en los barrios. Los trabajadores no podemos confiar en estas fuerzas armadas de que no se vayan a voltear al momento de una invasión imperialista directa o a través de los gobiernos semicoloniales lacayos. Por cierto, el Uruguay no aguantó dos pedidas para cambiar de posición y sumarse al pedido de elecciones al igual que los EEUU.

Todo esto no quiere decir que no haya oficiales de mentalidad firmemente antiimperialista y hasta revolucionaria, sobre todo en la baja oficialidad y estamos seguros de que los hay de manera mayoritaria entre los soldados que son verdaderos hijos del pueblo trabajador y que pasan grandes necesidades en los cuarteles, es a esos soldados que les hacemos un llamado a fortalecerse en el arte de la guerra pues con el imperialismo no se juega, a vincularse con los sectores obrero y populares que tienen una postura claramente antiimperialista. Trump viene por nosotros el pueblo y no es para bien. Allí está el Plan País presentado por Guaidó, es similar al que presentó Carlos Andrés Pérez tras su segunda presidencia con sus privatizaciones, aumento de las tarifas, despidos. Ya lo ha dicho el propio Guaidó, son tan duras las medidas, que no se van a convocar elecciones en un mes como prometió el día de su autoproclamación, ni en 5 meses como lo dijo dos semanas después, sino que sería unos 11 meses después de tomar posesión, porque el tiempo se le va a ir entregando las riquezas nacionales y reprimiendo, masacrando al pueblo que salga a protestar sus medidas.

MADURO HA TOMADO UN CAMINO EQUIVOCADO AL DE LA VICTORIA FRENTE A LA AGRESIÓN

Y las masas explotadas y oprimidas de Venezuela los sufren en carne viva, lo que le resta fuerza a la convocatoria de defensa de la patria. Maduro ha continuado su política de golpear a la clase obrera al desconocer las conquistas contractuales, al autorizar aumentos de precios muy por encima de sus reajustes del salario mínimo y sus bonos, al mantener encarcelados a luchadores obreros y populares como a Rubén González, al judicializar los conflictos laborales como el de los educadores, al violentar resultados electorales como en Simón Planas, al paralizar elecciones de directivas gremiales y sindicales caso petroleros y Sidor, al violentar el derecho a huelga, al mantener negociaciones secretas con representantes imperialistas y entregar sectores claves de la economía al control de empresas imperialistas, privatizar empresas que habían pasado a manos del estado para beneficiar al sector privado nacional y transnacionales como anunció el miércoles 20, con la excusa de reactivar la economía, pero también darle apoyo político a dirigentes de su partido y miembros de su gobierno que se destacan por su actitud violatoria de los derechos de los trabajadores y el pueblo. A todo esto se le suma la ofensiva de Trump y sus aliados que golpean la economía nacional con el secuestro de reservas de oro depositadas en Londres, de las instalaciones de Citgo en los EEUU, de las ventas de petróleo, bloqueo de los mercados de financiamiento internacional, golpes certeros, nobles del imperialismo, a los que se le responde con simples declaraciones y firmas, lo que en el mejor de los casos aparecen como timoratas e inefectivas, para parar dicha ofensiva, cuando lo que corresponde es, tal y como dijimos Reiteramos las palabras que dijimos en nuestro comunicado "NO AL GOLPE PROIMPERIALISTA DEL 23 DE ENERO" del 25/01/2019, como la única manera de garantizar la victoria sobre las fueras de la reacción imperialista:

"Las tareas que tenemos enfrente el proletariado, el pueblo venezolano y todas las fuerzas consecuentemente antiimperialistas y democráticas del país para restarle total fuerza al imperio y sus aliados nacionales son de gigantescas dimensiones, como son la expropiación de los monopolios, la banca y la instauración del monopolio del comercio exterior, es la aplicación del control obrero de la producción y la comercialización de bienes, es la negativa de seguir cancelando una deuda externa que nos ata a los dictámenes del capital financiero internacional, es la construcción de organismos de poder democrático obrero y popular, que determinen las orientaciones gubernamentales, basados en la fuerza de verdaderas milicias obreras y populares, que hoy tenemos que exigir sean armadas por Maduro, como lo hicieron los bolcheviques en el año 17 frente al alzamiento del "fascista" Kornilov, al mismo tiempo que llamamos a los soldados conscriptos como trabajadores en uniforme, para que abran los arsenales de los cuarteles, para armar a los trabajadores y a todo el pueblo organizado en milicias, cuyos oficiales sean electos por las bases."

Así mismo, si bien es importante realizar ejercicios militares previendo varios escenarios de una intervención armada, es equivocado mantener las milicias prácticamente como un cuerpo auxiliar y desarmado, pues ello nos resta capacidad de combate y en esta misma línea el no extender la conformación de milicias a nivel del movimiento obrero, partiendo de cada empresa, armadas y entrenadas suficientemente para enfrentar a un enemigo imperialista en las propias ciudades, se debilita la posibilidad de resistencia a cualquier invasión.

Así mismo en esta lucha antiimperialista es fundamental respetar los derechos democráticos del pueblo explotado y oprimido, avanzar violentamente en el impulso del control obrero de la producción y distribución de alimentos, medicinas y otros bienes esenciales a precios accesibles, pues de dejar manos libres a banqueros, industriales y comerciantes, estos se aprovecharán de la emergencia para aumentar la escasez de productos y la especulación de los mismos, con lo que se aumentará el sufrimiento del pueblo, lo que significa restarle fuerza a la lucha que tiene multiplicidad de campos donde se libra hoy y la que ha de librarse mañana, facilitándole la posibilidad de una victoria al imperialismo que se dice combatir.

Para llevar la lucha a una sólida victoria hay que avanzar las fuerzas del proletariado y pueblo revolucionario sobre las fuerzas del capital, hacia la liberación de la explotación de la clase obrera y la construcción de un verdadero y sólido poder obrero y popular y el que hoy el gobierno realice concesiones para la explotación de áreas petroleras y de gas en condiciones que son un verdadero retroceso con respecto a algunas de las medidas tomadas por el fenecido presidente Chávez, así como el que se reprivaticen otras áreas de la economía, es fortalecer al capital transnacional y nacional en detrimento de la independencia económica del País y de la liberación económica y social del pueblo trabajador, que aún no ha comprometido su mejores fuerzas y capacidades en la lucha decisiva contra Trump y sus transnacionales imperialistas. Estas medidas son un golpe a la moral antiimperialista y revolucionaria del pueblo, pues lo ve y lo siente como un verdadero retroceso ante un enemigo que tan solo ha disparado algunas balas y realizado guanteo verborreico, cuando lo que se requiere es lo contrario como es expropiar a los expropiadores de la nación y de la clase, respondiendo golpe por golpe en lo económico y político. De bien poco vale que el gobierno logre detener la mal llamada "ayuda humanitaria", si dentro de nuestras fronteras dejamos infiltrar nuevos capitales en áreas y empresas donde ya se les había desalojado. Lo política y económicamente correcto es detener esa agresión "humanitaria" parejo a avanzar en el proceso de impulsar el control obrero de la producción y la distribución en las empresas estatizadas y la expropiación de la banca y los monopolios, la nacionalización del comercio exterior y el cese del pago de la deuda externa. Al enemigo imperialista ni aire, ni una gota de agua. Lo procedente es impulsar la organización de Asambleas de Trabajadores y pueblo revolucionario como organismos de doble poder, donde se debata y decida las medidas a seguir para sacar al imperialismo de estas tierras y la constitución de un gobierno obrero y popular en una Venezuela Socialista.

Confiar en una burguesía nacional y en transnacionales para frenar la crisis económica, para sentar las bases de la defensa de la Patria, para reactivar la economía en función de cubrir las necesidades del pueblo, es ser un verdadero iluso y el pueblo lo sabe, puesto que ve que los principales bachaqueros son los industriales como Lorenzo Mendoza, los dueños de los bancos, del transporte, son los grandes comerciantes y terratenientes que a falta de control obrero y popular desvía la producción de alimentos y demás bienes por los "caminos verdes" del contrabando. Allí están los hechos que mientras el pueblo pasa grandes penurias por la destrucción de sus salarios, esos señores se disfrutan el producto de su saqueo y de los centenares de miles de millones de dólares otorgados por los gobiernos bolivarianos, mientras el pueblo pasa hambre, ellos y los políticos que les han facilitado el enriquecimiento, comen en los mejores restaurantes donde nuca falta nada, visten los mejores trajes y disfrutan grandes fiestas y comilonas como en los mejores tiempos de la IV República.

No solo la experiencia histórica del movimiento obrero nos dice que es una ilusión mortal confiar en esa burguesía, y he allí experiencias como la lucha contra el fascismo en Alemania y en España de los años ´30, la lucha por consolidar medidas antiimperialistas como en Chile en la década del ´70, todas en el siglo XX, sino las libradas en nuestro propio País como el 23 de enero de 1958, cuando el PCV llama a confiar en políticos burgueses y una falsa unidad cívico militar anti dictadura y la supuesta salida antibipartidista de Caldera en 1993 impulsada desde la izquierda por el PCV y el MAS, donde se puso a salvo la democracia burguesa y el sistema capitalista, sobre las espaldas sacrificadas del pueblo trabajador, del pueblo que labra la tierra; todas esas experiencias acabaron en derrotas del movimiento obrero y popular. Estas historias y muchas más nos dicen que solo podemos confiar en nuestras fuerzas. Cuando Maduro confía y llama a apoyarle en su alianza con sectores empresariales "progresistas y antiimperialistas" son estos hechos históricos los que nos vienen a la conciencia. Contrario a este modo de pensar, nosotros los marxistas revolucionarios Creemos firmemente que es la clase obrera y el pueblo organizado en sindicatos, Consejos Comunales, Comunas, etc. la fuerza social determinante que puede presentar batalla consecuente contra las fuerzas del imperialismo, que solo el pueblo trabajador organizado es capaz de sentar las bases para una recuperación de la economía para beneficiar a todo el pueblo.

PARA EL 23 DE FEBRERO EL TÍTERE DE GUAIDÓ HA PRODUCIDO UNA NUEVA AMENAZA: AVANCEMOS CONTRA EL IMPERIALISMO Y SUS LACAYOS CON LA FUERZA DE LA CLASE OBRERA MUNDIAL

El títere de Guaidó, ha dicho como vocero del imperialismo, que el 23 de febrero "o si o si" su veneno de ayuda internacional ingresa al país y tanto él como su titiritero hacen llamados a la FANB a rebelarse para que facilite el intervencionismo imperialista.

En este punto repetimos no se trata de apoyar a Maduro y su gobierno. Se trata de luchar contra las pretensiones imperiales de imponernos las normas y los dirigentes hechos a su medida, de dictarnos cual colonizados lo que debemos y no debemos hacer, lo que tenemos y no tenemos que aceptar. Esto no lo podemos aceptar y solo desarrollando nuestra propia organización democrática desde cada centro de trabajo, barrio y urbanización con un programa de combate antimperialista y socialista, podremos salir realmente victoriosos de este combate. Se trata de forjar instancias de Coordinación de esas organizaciones para evitar la dispersión en el combate que puedan librar la doble lucha en defensa de nuestras reivindicaciones económicas, sociales y políticas, con las tareas antimperialistas que se nos están exigiendo.

Aparte de convocar a toda la clase obrera y pueblo oprimido de Venezuela, hay que convocar a los obreros de América y el mundo para que se pongan en pie de lucha y rechacen el injerencismo imperialista gringo. Es positivo la campaña de solidaridad que se está desarrollando a nivel internacional a través de diversas organizaciones, pero hace falta que los sindicatos de América y el mundo, que las organizaciones populares, campesinas y estudiantiles de Colombia, Brasil y del mundo, incluyendo del propio EEUU: hagan retumbar, en todos los continentes, el viejo pero vigente grito de guerra YANQUI GO HOME. NO AL INJERENCISMO GRINGO EN VENEZUELA! NO A LA CONFISCACIÓN DE LOS BIENES DE VENEZUELA! NO AL EMBARGO PETROLERO, ALIMENTO Y MEDICINAS CONTRA VENEZUELA!!! ASI COMO EL IMPERALISMO GOLPEA A VENEZUELA Y NUESTRO PUEBLO, QUE LOS OBREROS Y PUEBLOS DEL MUNDO GOLPEEN AL IMPERIALISMO EXPROPIANDO SUS BANCOS E INDUSTRIAS!!

Llamamos a las organizaciones y a los militantes revolucionarios a unificar fuerzas para impulsar esta lucha desde el seno de la clase obrera y el pueblo.


*Corriente Socialista Revolucionaria - El Topo Obrero (Venezuela)

 

jdescalonaperez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 334 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a276229.htmlCd0NV CAC = Y co = US