Trump thanks but no

Nosotros estamos bien con nuestros problemas.

Basta de tanta desfachatez, es verdad que tenemos algunas dificultades, agradecemos su preocupación, aunque sabemos que ese desvelo no es por cada uno de los venezolanos que hacemos vida en estas tierras, sino por las altas riquezas que posee nuestro país, que sabemos debemos compartir; lamentablemente en los últimos siglos los más beneficiados de la repartición de esas riquezas son los llamados países del primer mundo, incluyendo, principalmente a los EEUU. Esperamos entonces que tanta riqueza, además de poder disfrutarlas con nuestros coterráneos, también sirvan para ayudar a países que alrededor del mundo padecen de mucha pobreza, esta aspiración sabemos la sienten millones de venezolanos.

La falsa solidaridad que día a día manifiestan países hermanos; corrijo: La falsa solidaridad de Altos Funcionarios de algunos países hermanos que hacen mal servicio, no solo a sus representados, sino, a las relaciones de hermandad que deben predominar muy por encima de los problemas que puedan existir. Pero en base a ello, es justo decir: No matando al hermano para que nazca otro que les complazca con sus caprichos.

Así las cosas, nosotros mismos debemos afrontar los problemas internos. Una inmensa mayoría de venezolanos, invisibilizados por Usted, no estamos interesados en ese tipo de ayuda. Preferimos lo que recoge la premisa: Si me quieres ayudar apártate que no me dejas hacer nada. Estamos bien con nuestros problemas. Sí, todavía existen venezolanos que no tenemos vivienda propia, también que no poseen empleos fijos, quienes han tenido que trabajar y dejar sus estudios de lado; lo más lamentable, que gracias a las sanciones impuestas por su distinguido país, no estamos comiendo bien. Sin embargo hay miles de venezolanos con inmensas riquezas, esos parecen que no cuentan en sus informes.

Algunos creen que Venezuela no está bloqueada, eso es lo que les han hecho creer, sin embargo la primera señal de ello fue la imposición de una declaratoria unilateral de su principal socio comercial, declarar a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria a los intereses de los EEUU, una barbaridad, sin tener siquiera un justificativo real de la misma, ese justificativo ni existe ni existirá, somos una Nación de Paz. La ONU recientemente a declarado sobre un país hermano como el principal productor de drogas del mundo, sin embargo eso no parece ser una amenaza inusual y extraordinaria para nadie y menos para los norteamericanos que hacen vida en la casa blanca. En el oriente medio países que aplican y quieren aplicar una gentrificación a habitantes de otras naciones por medio del uso de bombas y asesinatos, como el caso que sufre el pueblo palestino, por mencionar el más criminal de los actos ¿pero sus actores no son ninguna amenaza extraordinaria para nadie?.

Este agradecimiento, señor Trump, queremos que se haga extensivo a todos aquellos que con sus esfuerzos, preocupaciones, preñados por un sentido humanitario, pretenden acabar con la humanidad, no solo ello, quieren también vernos cara de estúpidos todos los días. Es de aberrados amenazar a un país como Venezuela con una invasión militar; el presidente Norteamericano atreverse a decir que no quiere que los EEUU se conviertan en una Venezuela, es cosa de un gran idiota, pero también de un gran criminal, el querer pretender justificar la destrucción de un país porque su gobierno, elegido por la mayoría de su pueblo, se declare Socialista. Es tan baja la política electoral en los EEUU que luego de deformar por 20 años a través de la mediática internacional, que Usted señor Trump pretenda hacer política sucia para las proxímas elcciones de noviembre, engañar a sus electores al hablar mal de Venezuela.

Hemos visto cómo funcionarios de su gobierno le han renunciado, posiblemente en desacuerdo de ver tanta mediocridad humana en su persona, por lo menos hay quienes aparentemente tienen dignidad y conciencia; sabemos que también hay altos funcionarios en muchos países que no están de acuerdo con una inusual invasión a Venezuela, nosotros les prometemos a todos, como dignos herederos de las Glorias de Bolívar, que no habrá bombas suficientes para acabar con nuestra Patria, ninguna bota extranjera, que pose con su arma territorio venezolano, podrá salir de las profundidades del fango al que estaría destinada a pisar.

Ni una gota de petróleo se llevará con una posible invasión. El Gran Idiota Norteamericano, incapaz de resolver los problemas graves que padece su país, pretende dar lecciones ejemplarizantes a las demás naciones. El principal ejemplo de lo que significa ser súbditas de esa gran idiotez, lamentablemente lo sufre la Nación de Puerto Rico. Hemos visto a otro país digno como Cuba, a pesar del feroz bloqueo norteamericano, como ha logrado muy por encima de los indicadores de Puerto Rico, mejorar los índices de desarrollo humano de sus habitantes.

No quiero mencionar los logros del Gobierno Venezolano en materia de vivienda, de inclusión social, de ayuda a los pobres, si eso es lo que Usted llama socialismo, pobre de los pobres de su Nación. No hace falta nombrar los logros de este país en los últimos 20 años, ahora ferozmente afectados por las medidas coercitivas que nos han querido implementar, de pretender doblarnos el brazo tal como decía el triste celebre Obama. Si hay algo que nos obliga a seguir adelante, que nos motiva, aun sin vivienda, sin trabajo, sin una buena comida; es precisamente esas dificultades. Cosa que no entenderán ni aquellos seudo dirigentes opositores venezolanos que luego de cometer delitos en nuestro país están libres acobijados por la impunidad que le brinda un gobierno terrorista como el suyo, que con sus intestinos cerebrales lo que vomitan por su boca son mentiras y ascosidades sobre Venezuela.

También señor Trump, aquí en Venezuela viven miles de ciudadanos con mucho dinero, que viajan a los EEUU, o a México, o a donde esté de moda, a comprar lo que aquí llamamos chucherías, para así celebrar los 15 años de sus hijas. Ricos que viajan casi semanalmente a Miami a jugar en casinos, que van de compras al extranjero y traen contenedores repletos de comida para su familia, que tienen empresas privadas que en algunos casos especulan con los productos que elaboran, que son dueños de silos, de grandes empresas agroalimentarias que conspiran contra el Gobierno venezolano; ganaderos que piensan que son ellos nada más lo que tienen derecho a comer y le esconden la carne al pueblo; de ellos señor Trump, nos encargamos nosotros, porque sabemos que esa no es su preocupación.

Reafirmamos Señor Trump, quédese con su ayuda humanitaria, no la necesitamos, lo que necesitamos es que se aboque a resolver el problema de los pobres de su Nación, que deje en paz al Mundo. Nosotros preferimos quedarnos con nuestros problemas que descubrir el estiércol que contiene su cerebro. De todas formas Trump, Gracias pero No!.

viabierta@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 323 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a269721.htmlCd0NV CAC = Y co = US