Venezuela… un país ricamente pobre

“Se nos ha hecho creer que cuando una sociedad es pobre, se debe a los designios de Dios y por ello hay que aceptarlo. Si fuese así, todavía estuviéramos en la época de la prehistoria” I.M.

Son tantas las historias de pobreza o de riqueza de pueblos enteros, que pudiéramos citar n cantidad de ellas desde que se tiene conocimiento de la existencia de la raza humana, y con muchas de ellas, se podría justificar lo que le han querido hacer ver o vender los imperios a las naciones deprimidas y a las sociedades empobrecidas por ellos. Muchos pueblos hoy día, creen en esos designios de Dios. Pueblos como los del África o de la América Latina como Haití, obviando o dejando a un lado, que la riqueza y la pobreza está en la mente, en el alma y corazón de cada ser humano

Si a usted le dicen todos los días desde que nace, que su país es un país tercermundista –inventaron el PIB para etiquetarnos y decírnoslo- y le repiten todo el tiempo mil veces eso mismo, tarde o temprano usted se lo va a creer, y genéticamente pasará de generación en generación de que usted es un pobre tercermundista. Como si los pobres que hay en los países “desarrollados o potencias” son unos pobres desdichados diferentes a los tercermundistas, y todo ello, mantenido por los emporios de la comunicación, la publicidad subliminar y la semiótica alienadora de esas corporaciones

A Venezuela –a l@s venezolan@s- producto de varias dictaduras incluidas las de la cuarta república, se nos vendió y se nos hizo creer que éramos no solo un país tercermundista, sino, que éramos el patio trasero de los benditos EE.UU. Así que de esta manera, muchos en esta Tierra de Gracia creyeron –y algunos aun creen- que eran pobres, aun cuando Venezuela es un país inmensamente rico, tanto como el recurso humano mismo. La receta de los dictadores, fue una fórmula utilizada y estudiada por los gringos para hundirnos en la pobreza espiritual y desalentarnos el aliento para el desarrollo. Si verdaderamente tuviéramos alguna pobreza, sería la dejada por la escoria antisocial europea, pero ya han pasado 500 años, tiempo suficiente para desarrollarnos. Ellos, los europeos, son naciones prosperas –exceptuando Croacia, la más pobre de Europa- y no se justifica que nosotros creamos que no podemos serlo. Los europeos vinieron y se llevaron -robaron- gran parte de nuestras riquezas naturales y las transportaron para desarrollar sus naciones.

Años después de las dictaduras, vinieron los cuarto republicanos que en su guanábana copeyana/adeca, oprimieron al pueblo con todo tipo de acciones, desapariciones y asesinatos, pozos de la muerte y matanzas como las del Amparo, la masacre de Yumare, otros crímenes horrendos de dirigentes sociales y poderes de facto para seguir intimidando el espíritu de hombres y mujeres de una nación que había liberado sus cadenas del yugo español hace ya 200 con un hombre pequeño en tamaño pero grande en espíritu como lo fue el padre de la Patria Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco que este 24 de julio se cumplieron 235 años de su nacimiento Simón Bolívar - Wikipedia, la enciclopedia libre, y luego retomado por el gigante de Sabaneta, el arañero Hugo Rafael Chávez Frías que este sábado 28 se cumplen 62 años de su nacimiento Hugo Chávez - Wikipedia, la enciclopedia libre, que dejó frías las intenciones imperiales de seguir empobreciendo el alma, el espíritu y el corazón de l@s venezolanas después de tantas décadas. Hoy día, se han descubiertos nuevos recursos “ilimitados” inusuales y extraordinarios en Venezuela que nos permitirán desarrollarnos a los acontecimientos del mundo y de la vida de hoy. Todo dependerá de nuestra voluntad política y fortaleza

Nada sobre la riqueza o pobreza querida humanidad venezolana, nada está escrito sobre piedra para cambiar los destinos de la Patria, el nuestro. La riqueza o la pobreza es cuestión de valentía o de cobardía, de querer llegar a ellas con éxito o no, por temor al fracaso. Nos sometieron nuestra rica voluntad y nos empobrecieron el espíritu, para que no tuviéramos la oportunidad de pensar y ver lo valiosos que somos en un país tan rico como nosotros mismos ¿Somos pobres o queremos ser pobres?

¡Otro país es posible! Mucho depende de mi


Nuestro legado… también es sagrado




Esta nota ha sido leída aproximadamente 613 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a266831.htmlCd0NV CAC = Y co = US