Encrucijada histórica

En su gira por la región para promover una alianza para derrocar el gobierno de Maduro, Rex Tillerson ratificó la decisión de Washington adelantar una  intervención militar en Venezuela. Exhortó a los militares venezolanos a que den un golpe de estado, reafirmando que no admitirán que otros imperios -refiriéndose a China y Rusia- ocupen su “patio trasero”, revindicando la vigencia de la doctrina Monroe. A su paso por Colombia fue recibido por Santos, quien urgió al Grupo de Lima a desconocer las elecciones convocadas por el CNE para abril, sin esperar los resultados del diálogo que cursaba en República Dominicana entre el gobierno y la MUD.

Curiosamente, el diálogo naufragó después del “mensaje a García” de Santos, porque la MUD se negó a suscribir el acuerdo, a pesar de que el gobierno-PSUV, si bien no satisfizo todas su demandas, convino en otorgar  algunas garantías electorales significativas tales como, la designación por la Sala Constitucional de dos rectores del CNE, el acompañamiento de la ONU y los países acompañantes signatarios del acuerdo, acceso equitativo a los medios públicos, restitución de votantes a sus centros originales, auditorías con observación internacional referenciadas en las elecciones del 7O (2012) y 6D (2015), sorteo de los miembros de mesa, apertura del REP y una comisión mixta de seguimiento del acuerdo. El gobierno-PSUV recogió el guante y liquidó la negociación reafirmando su talante autoritario, al avanzar con unas elecciones adelantadas plagadas de ventajismo, violaciones a la Constitución y de la ley electoral.

Este nuevo fracaso mostró las profundas grietas de ambos liderazgos, que explican por qué perdieron la credibilidad y el respaldo de un pueblo que se debate entre la precariedad, el caos social y el temor de una posible intervención militar de EEUU y sus aliados de la OTAN,  Colombia, Brasil, Perú y Panamá. Ante esta encrucijada histórica, urge la construcción de un Frente Amplio de movimientos sociales y políticos que asuma como tarea central, luchar por la restitución de la constitución, la resistencia a cualquier intervención imperialista y a la entrega de los recursos naturales a las transnacionales por el gobierno autoritario de Maduro y  canalice la voluntad de cambio de las grandes mayorías que claman por una salida pacífica, democrática y soberana a la crisis.    



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1103 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a259562.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO