Mentadas de madre, desplante y nueva diplomacia

     Las mentadas de madre, ofender a las prostitutas atribuyéndoles maternidad de ciertos personajes innombrables y hacer desplantes, no son nada nuevo en la cotidianidad mundial. Pero, empezar a llamar las cosas por su nombre,  es parte de los nuevos signos en la diplomacia internacional y en la política, en   general, porque está empezando a  consolidarse el nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, en oposición al viejo mundo capitalista al servicio imperial,   el que ha impuesto el lenguaje melifluo,  lleno de moralina y manierista, que siempre ha escondido la verdad y ha dicho mucho, para no decir  nada.

     Es  por ello,  que en los últimos días hemos sido testigos de un conjunto de actos y expresiones de destacados políticos en el mundo, lo que marca un profundo cambio,  que al contrario  de ser escatológicos, han roto con el viejo protocolo y las  viejas formas, para hablar con las palabras y los sentidos que son   más nuestros, es decir, con el lenguaje llano y espontáneo del pueblo, que no es ignorante, ni  inculto, sino que en una jerga propia y sin  rebuscamientos, expresan contenidos profundos.

    Entre las  mentadas de madre, hemos de afirmar que éstas se ubican de acuerdo con  una multiplicidad de campos semánticos, entre palabras-cliché, palabras-clave y palabras-testigo, apoyados, además, en el metalenguaje que comporta la mímesis o representación que surgen de la espontaneidad y de la “Norma-Uso” de cada región o espacio en donde  se expresen.

     Así,  por ejemplo, el pasado primero de  septiembre del dos mil dieciséis (01/09/2016), el presidente de la República Bolivariana de Venezuela y líder del proceso revolucionario chavista, Nicolás Maduro, le dijo al Diputado de la derecha y protegido de la Embajada estadounidense en Caracas, Henry Ramos Allup, que éste era  un “Coño de su madre”, para describir los niveles superiores de maldad y abyeción de un ser tan vomitivo y malvado como lo es, este adeco restaurador de la IV República, que ha hecho inmenso daño a los venezolanos.

    El decirle a ese sujeto que es un “Coño de su madre” se le está calificando tal cual es, sin que esto signifique ofender o atacar a su madre, porque, de lo contrario, la expresión verbal y su metalenguaje sería otro, como por ejemplo, decirle: “¡Coño’e tu madre!”. Por supuesto, el aludido coñoemadre, acostumbrado a  tratar con los epítetos más mordaces a las mujeres y a los pobres, salió a mostrarse ofendido y con  moralina, además de que no faltaron quienes le corearon, manifestando que tales expresiones no deberían estar en boca del presidente de la República, aunque el Pueblo, las mujeres y los pobres, en  general, sintieron que el Presidente Nicolás Maduro, al mejor estilo de Vladimir Ilich Lenin, por aquello de que “las cosas por su nombre”,  supo interpretar su sentir y desahogo verbal, que dada su condición humilde, no pueden mentarle la madre o llamar por su nombre a quien los ha ofendido por más de cincuenta años, como lo es Henry Ramos Allup, quien  además, como todos carente de intelecto, en  un hipercultismo, rebusca palabras, se las aprende y se jacta de ser un coñoemadre.

    Tampoco podemos pasar por alto un desplante que es peor que cualquier mentada de madre,  como el que le hizo el candidato fascista republicano, Donald Trump, al presidente mexicano y servil protoyanqui, Enrique Peña Nieto, al que el endorracista y xenófobo traficante de belleza femenina le advirtió que pondrán un gran muro entre México y EEUU, para liberarse de la inmigración mexicana a la que considera una “plaga”, muro que pagarán los mismos mexicanos. Luego, el otro desplante no se hizo esperar por parte de Hillary,  la que lleva el apellido de su esposo porque se siente poquita, la que rechazó la invitación del mexicano que pretendía quedar bien con todos los demonios.

    Luego, a  propósito de la Cumbre del G-30 en China, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterter le hizo saber a su homólogo endorracista estadounidense, Barack Husseín Obama, que si se ponía en el plan de pedirle cuentas por cómo ha enfrentado al narcotráfico, lo maldeciría y le diría que es “un hijo de puta”, expresión que le va  como anillo al dedo al mandatario estadounidense y que, palabras más,   palabras menos y explicaciones gratuitas,  no impidieron que se diera una breve Cumbre entre el presidente filipino y el gringo, aunque hacemos votos para que Barack Husseín Obama, en los dos meses que le restan como presidente no mande a asesinar a Rodrigo Duterter.

    Pero, lo que pasará a la historia de la diplomacia mundial, serán los otros hechos suscitados en la pujante China y el gobierno que preside Xi Jinping,   quien sin  querer queriendo, se ganó en afecto de los pueblos del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, con hechos sutiles que marcan la diferencia , como los siguientes: no hubo alfombra roja para recibir a Barack Husseín Obama; en los pendones y afiches que van del aeropuerto al centro de la Convención o Summit, la imagen del padre de Mauricio Macri  da cuenta acerca de quién es el actual mandatario argentino, corrupto ligado al genocidio y dictadura con la que la familia Macri labró su fortuna; la bienvenida que un empresario chino le dio al golpista, no sabemos si  hijoeputa o coñoemadre, Michel Temer, a quien le escribieron “Bienvenido Señor Fora Temer”, error escritural que reivindica al gobierno que preside Xi Jinping,   de manera tan jocosa, que reivindica a la legítima presidenta brasileña, Dilma Rousseff, al igual que al pueblo brasileño que está en las calles protestando por el golpe de Estado parlamentario.

    Atrás no se quedan dos hechos que merecen la solidaridad mundial, más allá de las palabras complacientes y el discurso de la vieja diplomacia protoimperial: se trata del maltrato y exclusión de la delegación paralímpica rusa y el llamado del Papa Francisco para que “oren por Brasil, en estos momentos tan tristes”. Respecto de nuestros hermanos de la Federación Rusa y en especial, de los atletas paralímpicos  la solidaridad de nuestros países,  gobiernos y delegaciones del nuevo mundo, habría de hacerse sentir en cada competencia y disciplina que se esté gestando en estos momentos en Brasil, contra el Comité Paralímpico Internacional y contra el gobierno anfitrión que preside un golpista. Ya el Papa Francisco dio un enorme paso. Otro tanto, han hecho Vladimir Putin y su par, Xi Jinping. El caso es que con la palabra se da cuenta del mundo concreto que esta empezando a dar los frutos que tanto vislumbraban y nos han predicado Hugo Chávez y Fidel Castro Ruz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2562 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a233763.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO