Clientelismo, traición y guerra económica, pero Maduro no se raja

Unos cuantos, atenidos a la derrota electoral del chavismo del pasado seis de diciembre del dos mil quince (6/12/2013), como voto castigo y por el clientelismo electoral tradicional, han optado por desertar de su afiliación política: unos por oportunismo clientelar propio del ciudadano común que ha aprendido y entendido el voto como una mercancía con valor de uso y de cambio dentro de las relaciones sociales de producción capitalista; otros, profundamente resentidos, porque dejaron de ser ministros y funcionarios sabelotodo, perdiendo así sus prebendas y cuota de poder; y algotros, aún en el chavismo, nominalmente, incluso, con cargos y responsabilidades dentro del gobierno, que están de brazos caídos, atrincherados en oficinas, tratando de ver como rasguñan algo en sociedad con el escualidismo oposicionista con el que están cuadrados para su pase formal a la derecha vomitiva, habiendo firmado contra el Presidente Nicolás Maduro, para activar el Referendum Revocatorio y otros, más peligrosos aún, son habilidosos, porque no firmaron, pero esperan votar para derrocar a Nicolás Maduro y asumen ahora la actitud hipercrítica y moralina contra el gobierno, pero cabronean la guerra económica en todas sus manifestaciones, incluso, ayudando a que las malditas colas de la miseria se agudicen.

Ahora bien, a pesar del clientelismo, la traición y la guerra económica, el Presidente Nicolás Maduro no se ha rajado, ni se rajará, es decir, no va a pactar capitulación, ni entrega alguna con el gobierno estadounidense, aunque el mandadero del trabajo sucio, Thomas Shannon, visite mil veces el Palacio de Miraflores, ni porque el bobote con pose de estadista se tome fotos con la Canciller de la dignidad, porque ya es harto sabido que Nicolás Maduro no se chupa el dedo y sabe en qué contexto se mueve, así algunos aduladores le digan que "vamos de pinga" contra esta guerra económica y la Canciller Delcy Rodríguez ha sido probada en todos los planos y escenarios de la lucha política en defensa de la Patria, que muchos contemplamos comiendo cotufas y apoltronados.

Muchas cosas son ciertas. Entre ellas, el reacomodo de las diversas tácticas de la guerra económica, cuyas respuestas del gobierno nacional han sido exageradamente ingenuas, comedidas y erráticas, en muchos casos.

Pero, también es cierto que a pesar del boicot internacional con la caída del precio petrolero, el bloqueo económico no declarado de supuestos países aliados y democráticos, más la corrupción cuyos ladrones, absolútamente todos, están refugiados en EEUU, Colombia, Panamá y otros paraísos fiscales, desde donde la oposición corrupta de derecha recibe todo el financiamiento necesario para la caída de Nicolás Maduro, como hecho necesario para la liquidación del socialismo bolivariano y chavista, este gobierno chavista que preside Nicolás Maduro, ha hecho de tripas corazón y ha protegido al Pueblo y a su clase trabajadora.

El gobierno que preside Nicolás Maduro, sin ánimos de rajarse y sin las falsas grietas del partido PSUV que tanto añoran en la oposición, además de que ha buscado múltiples mecanismos para enfrentar el desabastecimiento programado, la especulación, hiperinflación y escasez deliberada, que han neutralizado parcialmente los efectos esperados por esa oposición golpista que logró con mañas y guerra sucia, hacerse de la mayoría calificada en la Asamblea Nacional.

El objetivo fundamental de esa mayoría parlamentaria que fuerza por restaurar la IV República con los jóvenes que les sirvan de pendejos para sus fines, ha prometido al país por boca del genocida bocón, ladrón de la IV República con lo que pudo darle todo a la Misia, misógino y vulgar presidente del parlamento, Henry Ramos Allup, que sacaría a Nicolás Maduro en un tiempo máximo de dos meses, promesa que aún no se ha cumplido, a pesar del sexto mes ahora transcurrido, aunque trabajan arduamente para ello, por lo que bajo nuevas directrices del gobierno que preside Barack Husseín Obama, se van a dedicar a agudizar el desabastecimiento programado, escasez y devaluación del Bolívar , que obligue a profundizar las largas colas en comercios y servicios y que envilezcan a la población, atribuyendo toda la culpa a una sola persona, a Nicolás Maduro, lo que derivaría en la derrota electoral de todos los gobernadores del chavismo, es decir, del desalojo de los veinte gobernadores chavistas de las veintitrés gobernaciones, pasando por la salida de Nicolás Maduro, vía Referendum Revocatorio, en el dos mil dieciséis (2016), lo que convertiría a Aristóbulo Istúriz en el conserje maniatado que le entregaría el poder a cualquier imbécil que el imperio decida colocar como candidato presidencial, para que en menos de un año, destruya toda la obra del chavismo, todo logro del Pueblo, lo que se resumiría en que: acabe con las misiones y grandes misiones, desaparezca las pensiones de las personas de la tercera edad, acabe con las becas y limite las providencias estudiantiles, cierre todas las universidades fundadas en revolución, desconozca todos los títulos profesionales y técnicos conferidos por estas universidades, privatice la educación universitaria, privatice las empresas estratégicas del Estado y le entregue PDVSA y las reservas petroleras al gobierno estadounidense y sus transnacionales, además del coltán, oro y otros recursos minerales y energéticos, más la desaparición de todo rastro o vestigio del chavismo, lo que pasa por la profanación de la tumba del Comandante Hugo Chávez y la desaparición del los restos del Comandante, tal y como hicieron con en cadáver del revolucionario Salvador Allende, el comandante Ernesto Ché Guevara y tantos otros a los que han pretendido borrar de la memoria colectiva de nuestros pueblos.

Por lo antes expuesto, lo que hay de Pueblo consciente y emancipado no está dispuesto a rajarse y está con Nicolás Maduro, dispuesto a profundizar la lucha para liquidar esta guerra económica, lo que a su vez, obliga a Nicolás Maduro a escuchar la voz del Pueblo y lanza en ristre, atacar abiertamente a la burguesía parasitaria que se ha lucrado con la especulación, usura y desabastecimiento programado con escasez deliberada. Urge, liquidar las largas colas y abastecer al Pueblo entero y en forma regular, de alimentos y productos de higiene y limpieza, importados y producidos por nuestras empresas de producción social (EPS). Para ganar esta guerra económica en favor del Pueblo contamos, no con el aplauso y discurso de los países hermanos de la UNASUR, la ALBA-TCP, PETROCARIBE, la CELAC y los BRICS, sino con su apoyo y concurso solidario que rompa con el bloqueo económico comercial no declarado pero criminalmente aplicado contra la República Bolivariana de Venezuela.

Y si todavía quedan dudas, el mundo ha de saber que el pueblo emancipado y revolucionario, junto con Nicolás Maduro no se rajan, porque "todos somos Chávez" y porque, según sus palabras y su legado "Hoy, tenemos Patria. Que nadie se equivoque".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2043 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a229989.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO