Escenarios de tipo militar y civiloide

En el ambiente sociopolítico venezolano de estos días, se hacen verosímiles algunos indicios que permiten sustentar la hipótesis de que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), acordaron en un proceso de negociación bajo la supervisión de Estados Unidos, ejecutar en este año 2016 el referéndum  revocatorio de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela.
 
Existe una alta probabilidad que la MUD logre la victoria en el próximo referéndum revocatorio de este año 2016. En tal supuesto, la MUD recibiría todo el apoyo de los Estados Unidos para ganar las elecciones presidenciales y proceder con la eliminación de la República Bolivariana de Venezuela, al estilo de lo que está haciendo Mauricio Macri en Argentina.

Un segundo escenario, ocurriría si militares y civiloides que aun rinden culto a las otrora FF.AA.NN. acometen un golpe o auto-golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Nicolás Maduro y el legado del líder histórico Hugo Rafael Chávez Frías, para  inmediatamente por la aplicación o presión de la infausta Carta Democrática de la OEA y por el accionar del guerrerista Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, convocar a elecciones presidenciales fraudulentas en las cuales solo podrá resultar ganadora la MUD.

El tercer escenario, inadmisible en el imaginario popular pero con una elevada probabilidad histórica, es la invasión militar y civiloide con disfraz de intervención humanitaria que realizarían los Estados Unidos acompañados de la OTAN y el Consejo de Seguridad de la ONU, como actores fundamentales y principalísimos entre muchos otros países u organismos multilaterales de la esfera pro-imperialista de los Estados Unidos. En el “gobierno de reconstrucción de Venezuela” después de la invasión militar y civiloide, los Estados Unidos revivirían a las FF.AA.NN. creadas por el nefasto Pacto de Punto Fijo y designarían a  Henry Ramos Allup como su Comandante en Jefe.

El anterior escenario quizás no es prioritario para el complejo industrial, militar, cibernético, financiero y geoespacial, el cual combate exitosamente con refinada violencia física y psicosocial en los teatros de la guerra no convencional, usando intensivamente a la ciencia y a la investigación fundamental como lo visionaron Dwight Eisenhower y Robert McNamara, bajo el control eficaz y eficiente de las aristocracias y mafias que ejercen el poder desde los países que conforman el grupo de los siete (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido). El anterior referente teórico es explicado muy didácticamente por Armand Mattelart y André Vitalis en el libro “De Orwell al Cibercontrol”.

En el análisis desarrollado en este artículo, es menester precisar que el vocablo civiloide se aplica a aquel ciudadano civil que aliena sus derechos políticos y humanos en general, cuando consciente o inconscientemente intenta actuar o actúa como si fuese un militar en funciones o un ciudadano militar en situación de  reserva activa. Los conceptos civiloide y  paramilitar son ontológicamente antagónicos en virtud al ámbito de actuación del ser humano, por lo cual no deberían confundirse. En lenguaje coloquial, un civiloide es un “civil militarista o militarizado”. Cualquier parecido de un civiloide con un androide, no es una causalidad enigmática.


LuisHolder@hotmail.com    

@PoderCivil   



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1829 veces.



Luis Holder


Visite el perfil de Luis Holder para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: