¿Por qué están dejando de último a Venezuela para el golpe final?

En el año 1989 sucedió un evento en la historia contemporánea de Venezuela que cambiaría para siempre el estatus quo de los hechos políticos, económicos y sociales no solo de nuestro país, sino también de muchas naciones. Así como aquel acontecimiento en 1789 llamado revolución francesa en donde desapareció la monarquía para darle paso a la nueva clase llamada burguesía y al surgimiento de esta época que hoy conocemos. El caracazo dio paso a aquel "Por ahora" de nuestra historia donde un militar da una intentona que fracasa militarmente pero triunfa políticamente. Resurge entonces la esperanza de que un cambio de todo orden sea posible. Chávez comprendió que había asentado las bases para un futuro de un modelo promisor en contraposición del modelo opresor reinante hasta entonces.

Comienza la odisea para la próxima campaña presidencial en 1998 y Chávez logra conquistar el corazón de la mayoría venezolana. La oportunidad y la posibilidad de transformación social que un país con enormes riquezas y recursos era posible que llegaran al soberano y Chávez una vez llegado a la presidencia, lo primero que hace es convocar a ese pueblo sediento de justicia a una constituyente para un referéndum constitucional y logra el génesis de una nueva constitución donde el mundo entero oye por fin de un país que había sido solo nombrado en la lista de las Naciones Unidas o de la OPEP. Es entonces cuando el orbe se percata a través de esa constitución humanista, que los "indígenas" originarios son reconocidos como nunca antes se había hecho en ninguna nación del mundo. Los descendientes de aquellos "esclavos" eran reconocidos como afrovenezolanos hijos de una misma nación. Una constitución donde toda su gente es llamada el soberano y por lo tanto en el reside directamente la soberanía, dueño de su propio destino. Un evento, un acontecimiento y una historia con un eslogan que se empezaba a pregonar por los cinco continentes: "Un mundo mejor es posible"

La burguesía mundial, es decir, los Birderberg y los Forbes, entonces recordaron que en la historia de la humanidad los modelos siempre cambian, desaparecen. La Edad Antigua hasta la caída del Imperio Romano en el año 476 d.C. se convirtió en Edad Media desde 476 hasta la caída del Imperio Bizantino en 1453 y que luego daría paso a la Edad Moderna desde 1453 hasta 1789 cuando estalla la Revolución Francesa y ahora la Edad Contemporánea desde 1789 hasta nuestros días. La luz que se avizoraba en el túnel de nuestra sociedad podía llegar a iluminar el camino que había sido controlado en nuestro destinado país Venezuela por décadas después de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez, donde la burguesía se resiste todavía a dejar el paso a otro modelo o edad. Nuestro extraordinario país pasó entonces a ser un ejemplo ante el mundo de que se podía tener un nuevo modelo contrario al depredador y salvaje del capitalismo. Venezuela empezó a vislumbrarse como la cabeza visible de un modelo socialista desde aquella fragmentación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas URSS que acababa de enterrar la guerra fría emprendida por los EE.UU. y secundada por Europa y que "los dueños del mundo" no se lo esperaban. Venezuela empezaba a demostrar que se podía humanizar la vida, la existencia que el neoliberalismo había endemoniado en el planeta.

Chávez y sus ideales humanos se empezaban a convertir en "una amenaza inusual y extraordinaria" para el imperio gringo desde aquel juramento en el Samán de Güere y refrendado con aquel "Por ahora" había desafiado al imperio más hostil de todos los tiempo. Los había dejado muy mal parados ante los americanos de nuestra América y ante los representantes del mundo en su propia casa. La gran vergüenza que Chávez le hizo pasar a los americanos del norte fue en la primera cumbre de las Américas en Quebec Canadá en 2001 donde fue el único que se atrevió a desafiar a los gringos diciéndoles a todos que el ALCA no era posible aprobarla debido a que existían muchas asimetrías con las cuales nuestras insipientes economías no podían competir y luego lo hizo en pleno corazón del imperio, en New York, en la cumbre de las Naciones Unidas cuando le dijo a los representantes del mundo "Aquí huela a azufre, aquí estuvo el demonio".

Con estas historias y muchas otras, Venezuela le había robado el "protagonismo" al imperio gringo con su modelo y Chávez con su "obsesionada locura" del socialismo del siglo XXI se había colocado a la cabeza de los nuevos eventos y acontecimientos del mundo. La historia latinoamericana comenzaba a reescribirse con los nuevos gobiernos progresistas con sus diversas corrientes filosóficas.

Dice el refrán que cortando la cabeza se mata a la culebra ¿Pero quienes son las culebras en verdad? Por eso empezaron a acabar primero con Honduras –Mel Zelaya-, Paraguay –Fernando Lugo- con Argentina -Kinsnerismo-, en estos momentos con Brasil –Dilma y Lula que se postularía para la próxima-, habiéndolo intentado igual en Ecuador a Rafael Correa –donde no pudieron con el golpe policial pero lo desbastó el terremoto-, con Bolivia –Evo Morales no podrá continuar su mandato después de 2019-, todos gobiernos progresistas ¡Qué casualidad! Pero el fenómeno Venezuela lo han estudiado desde entonces porque han aplicado todas las fórmulas como en esos gobiernos progresistas sin resultados y saben que Venezuela es la cabeza de este ejemplar modelo y habrá que cortársela para que el cuerpo que se ha creado a nivel mundial se pueda acabar, no siga creciendo como modelo.

El imperio capitalista gringo se dio cuenta que tenía que actuar y no dejar avanzar más al socialismo de Chávez. Ya habían triunfado con la guerra fría después de la segunda guerra mundial hasta los inicios de los 90. Ahora le ha tocado el turno a Venezuela. Nuestra historia libertaria nos relata que José Félix Rivas le cortaron la cabeza y la hirvieron en aceite de coco, la colocaron a la entrada de Caracas por el lado de la Guaira y sus miembros o extremidades la colocaron por los cuatro puntos cardinales de la ciudad para que sirviera de ejemplo a todo aquel que se atreviera a desafiar al imperio de turno ¿Permitiremos que esta historia? Si lo permitimos estamos destinados al fracaso

Al parecer esta es la idea que hoy día tiene el imperio gringo de que cortando la cabeza de la revolución socialista, bolivariana, chavista, antimperialista que ha sido difícil de acabar con todas las formulas aplicadas, "sería el último golpe que le darían al socialismo" en el mundo entero, dando así señales a los que queremos que el planeta se salve, de que el capitalismo seguiría siendo el modelo de la Contemporaneidad

Chávez se había convertido en adalid de los cinco continentes y Nicolás Maduro en el hijo consecuente de continuar y mantener el modelo, la justicia y la paz con el legado encomendado.

Ojala y depongamos las acciones mezquinas, las actitudes egoístas y nos unamos antes de que sea tarde como Argentina y Brasil, porque llorar luego, seria de cobardes

¿Será que el imperio gringo está preocupado porque la historia los amenaza con cambiar la Edad Contemporánea por la Edad Iluminada? Solo la historia nos lo dirá.

Nuestro legado… también es sagrado

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4757 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a227993.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO