Decreto imperial ya cogió punta de playa

Son más los venezolanos que quieren firmar en apoyo a la Patria, al gobierno que preside Nicolás Maduro y contra la “Executive Order”, que las firmas que hasta este momento se han recogido, porque hay quienes fuerzan para que la millonada de rúbricas, con nombre apellido y huella digital, no se hagan posibles y así, ayudar como “quintacolumna” en favor de Barak Obama y, quien quita y hasta se ganen una visa que les permite entrar al exclusivo grupo de tránsfugas de “El Arepazo”, en Miami, además de que algunos buscan preservar los bienes y dinero malhabidos, que preservan en suelo estadounidense. Aún así, el éxito de la recolección de firmas se ha impuesto, a pesar del oposicionismo colaboracionista, lo que pone al descubierto, a los súbditos imperiales y a los patriotas.

Pero, mientras estamos movilizándonos, en lo político-social y en preparación de aprestos entre las FANB y el Pueblo, la agenda insurreccional sigue y se profundiza, lo que permite que el decreto imperial de Barak Obama u “Orden ejecutiva”, haya cogido punta de playa, es decir, se haya dado una avanzada, que consiste en agudizar la crisis y trabajar por la irritación o crispación social, producto del “Desabastecimiento Programado”, estrategia bien delineada por el imperio usurpador y excelentemente ejecutada por el cártel Fedecámaras-Venamcham.

Desde el día en que el Comandante Hugo Chávez anunció su enfermedad y su primera intervención quirúrgica, hasta la presente fecha, el sector parasitario que se autodenomina “productivo” y que ha seguido siendo una élite parasitaria privilegiada, decidió salir del chavismo, por su expresión tropical, criolla e innovadora, del socialismo bolivariano.

De allí que ellos nunca han visto ninguna razón para tener que entenderse, ni conciliar con el Presidente Nicolás Maduro, ya que sienten que en este chavismo se les ha quitado algo de lo que ellos aún se sienten dueños absolutos, como lo es la riqueza nacional, dependiente fundamentalmente, de la renta petrolera. Piensan igualmente, que recuperado el control del poder y despojado el Pueblo, ellos pondrían en el gobierno a cualquier sector manipulable de la derecha oposicionista, para restaurar el Estado burgués, al servicio de los intereses que dicten desde el Departamento de Estado de EEUU. Esa oligarquía criolla de medio pelo, nacida de la usurpación y de la usurpación, salió de Simón Bolívar para despojar del poder la Pueblo. Muerto Bolívar, El Libertador, la burguesía criolla, liberada del yugo español, terminó teniendo patria para ellos y sus amos imperiales. Hoy, ellos han forzado por eliminar al Comandante Chávez y al sindicalista Nicolás Maduro, porque éstos no han hecho sino revivir el sueño de Bolívar, que no era otro que el Pueblo empoderado.

A la presente fecha, este sector nucleado en Fedecámaras-Venamcham, ha visto que además de la impunidad con la que se han movido, han obtenido pingües ganancias que les permitirán agudizar y cumplir la amenaza que profirió Jorge Roig: la de agudizar el desabastecimiento y parar la producción hasta que cambie el sistema, es decir, hasta que caiga Nicolás Maduro.

En este sentido, el sector que controla la cadena de producción, distribución y comercialización, ha sometido a toda la población hasta el día de hoy, a grandes colas para “comprar cualquier cosa” o “lo que haya”, porque la rotación de productos y servicios con la ralentización, devienen en sobreprecio, especulación, estado de tensión y súbitas ganancias, derivadas ,además, por las compras nerviosas y la neurosis colectiva, que más temprano que tarde, devendrán en el colapso anunciado por el sector golpista de esta derecha parasitaria: la escasez y caos.

Por lo anterior expuesto, no vale ninguna excusa o cuento de camino que justifique el hecho de que los sistemas biométricos o captahuellas, aún, no se hayan masificado en los comercios privados; el sobreprecio y la usura se ha impuesto con total impunidad, en comercios y servicios, con el silencio cómplice de a quienes compete su fiscalización, como sucede en muchos estados del país, en donde, burlonamente, uno que otro día se hace algún operativo televisado, interviniendo con guantes de seda frente a algún comercio que especula o acapara.

Y, a este colapso que prepara la derecha más criminal y rancia, nucleada en Fedecámaras-Venamcham, se suman las universidades públicas, coordinadas por le Embajada de EEUU en Caracas, desde hace dieciséis años, en función de enfrentar al gobierno con las armas que les sean posibles. La nueva reedición de la guarimba se dispone, no solo a a calentar la calle, desde esta semana y para ello, volverán con hechos de violencia, en el que la muerte de inocentes, ya no será a cuentagotas, sino masiva, a manos de estos criminales, disfrazados de “estudiantes” y protegidos por pseudoacadémicos, enconchados en las universidades nucleadas en la AVERU.

En este coctel insurreccional que preparan y están empezando a agitar en Venezuela, no escapan los mercenarios apostados en Colombia, con la complicidad tras bastidores, del hermano presidente Juan Manuel Santos, más los que han podido contratar por la vía de Eligio Cedeño, socio o codueño de una empresa estadounidense de mercenarios, llamados también “contratistas”, que se encargan del caos colectivo, con violencia y muerte, lo que definitivamente, sería el mejor escenario para que la “Executive Order” de Barak Obama se haga efectiva”.

Con este escenario, podemos estar convencidos de que, tanto Barak Obama, como sus socios y parásitos criollos, se han equivocado, porque ellos no siente a la Patria como volvimos a sentirla con el Comandante Hugo Chávez y la queremos resguardar con el Presidente obrero, Nicolás Maduro.







Esta nota ha sido leída aproximadamente 1225 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a204965.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO