Grito llanero

La carretilla de Obama

Con un buchón carretillao de firmas se presentará Venezuela ante la venidera VII Cumbre de las Américas. En dicha carretilla irán las firmas de los venezolanos y venezolanas que deciden exigirle al imperialismo que aparentemente comanda Obama que cese, derogue, elimine el ruin, falso, mentiroso, manipulador y vergonzoso decreto injerencista que califica a nuestra Patria como "amenaza inusual y extraordinaria para EE.UU" y abandone la pazguatada de decretar también "emergencia nacional" en el país del norte.

Nunca una carretilla, repleta de más de 10 millones de firmas que segurísimo le vamos a meter por el buche, representó tan bien el grito fuerte de un pueblo unido en defensa de su dignidad y su derecho a la autodeterminación. Por eso esa manifestación indignada resonará primero en todos los países de la América libre y luego en todos los pueblos civilizados del mundo.

Dicho encuentro, que debe tener a Obama y sus carnales halcones y halconas del complejo militar y armamentístico bastante preocupados, supone desde ya una derrota moral y política para una maniobra imperialista tragicómica que ha conseguido todo lo opuesto a los fines con que fue maquiavélicamente planteada. Y para muestra 3 botones que objetivamente denotan la victoria que se avecina para los pueblos que, como lo asertó Noam Chomsky, "ya se muestran desafiantes ante Estados Unidos"; dicho en criollo, que ya no le comen coba.

La primera de estas señales ha sido el categórico pronunciamiento de prestigiosos líderes mundiales condenando la acción, seguidos de entidades internacionales como Unasur, quien no dudó en calificar el decreto estadounidense como "una amenaza injerencista a la soberanía y al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados".

La segunda señal ha sido el hecho de que a pesar de constituir las redes (anti)sociales un teatro de operaciones creado para manipular la voluntad de los pueblos y torcer la verdad en favor de los intereses del imperialismo, el tuitazo mundial generado desde Venezuela para pedirle a Obama la derogatoria del ridículo decreto con la etiqueta #ObamaDerogaElDecretoYa ocupó el primer lugar en el mundo y ¡cáiganse patrás! estuvo de segundo lugar en los Estados Unidos.

Esto en cristiano significa que el repudio al mísero decreto suma las voluntades de todo el mundo y que a los gringos, sencillamente, "se les salió lo roto por lo descosido".

Y la tercera ha sido el duelo singular verificado en la Organización de Estados Americanos entre el gangoso representante interino de los Estados Unidos ante la OEA, Michael Fitzpatrick y la menuda superpatriota cancillera Delsy Rodríguez, quien sin pelos en la lengua alertó que las sanciones acciones gringas son el preludio de una intervención militar destinada a apoderarse de nuestras reservas petroleras y desveló contundentemente los siniestros planes de la élite podrida gobernante de EE.UU.

El recule no se hizo esperar. Un Michael Fitzpatrick más enredado que un gato en mosquitero, hilvanó unas ideas que llevaron a los asistentes a reprimir las risas indignadas propias de quienes escuchan a los profesionales del cinismo: "Mi gobierno quiere dejar claro aquí: no estamos preparando una invasión militar. No buscamos desestabilizar o derrocar al gobierno venezolano con un golpe de Estado. No hay un componente extraterritorial de las sanciones, son legislación doméstica", afirmó patéticamente.

Por eso debemos apresurarnos, en ciudades y monte adentro, a firmar nuestro repudio contra el ominoso decreto de Obama que ratificará nuestra soberana voluntad de ser libres. Debemos llenar de dignidad e independencia esa carretilla de firmas porque con ella viajará el espíritu de Bolívar, de Chávez y de todos los hombres y mujeres patriotas venezolanos de todas las épocas y circunstancias.

Va en esa carretilla lo afirmativo venezolano, de un pueblo que es ejemplo en el mundo de construcción de una sociedad justa que amenaza a los opresores con el despertar de los pueblos. Porque cuando esa carretilla llegue a su destino, quizá retumbará en el foro la lapidaria, valiente y patriótica frase: ¡Huele a azufre!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 829 veces.



Pedro Gerardo Nieves

Autodidacta. Comunicador popular, coordinador de la Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Florentino del PSUV Barinas, vocero de la Guerrilla Comunicacional Florentino, delegado de formación de la Escuela Nacional de Formación Socialista "Hugo Chávez" del PSUV.

 pegenie@hotmail.com

Visite el perfil de Pedro Gerardo Nieves para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Gerardo Nieves

Pedro Gerardo Nieves

Más artículos de este autor