El Estado debe poner atención a la donación de premios

Canadá apoya la invasión de los gringos a Venezuela

Ante la arremetida del gobierno de EEUU contra la República Bolivariana de Venezuela, es de esperarse alguna declaración de apoyo de algunos actores políticos a esta acción, que lógicamente los primeros en manifestarse serían los de la comunidad mayamera (cubanos anticastristas, terroristas, banqueros prófugos, y fugados de la justicia venezolanas).

Los opositores en Venezuela no podrían hacerlo, porque saben que si expresan públicamente su apoyo a un ataque militar al país, incurrirían en el delito de Traición a la Patria, que les acarraría una prisión de muchos años, además del voto castigo del pueblo que los enterraría definitivamente en las cloacas del infierno.

Si es de esperarse el apoyo de los gobiernos de algunos países que son incondicionales al gobierno yanqui, tales como España, Israel, Inglaterra y Canadá.

El gobierno de Canadá, a través de su Embajada en Caracas, ya ha realizado algunas actividades en el pasado reciente que demuestran su animadversión al gobierno que se ha dado el pueblo venezolano.

Desde el año 2014, Ben Rowswell fue designado embajador de Canadá en Venezuela. El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello dijo en su programa semanal, Con el Mazo Dando,: "El embajador de Canadá es un experto en redes de comunicación y guerra electrónica", y como se recordará en la comparecencia de María Corina Machado en la Fiscalía General de la República el día 3 de Diciembre de 2014 se encontraba acompañada por un ciudadano estadounidense llamado Charles Bentley, un experto en redes sociales, quien se identificó como diplomático de la Embajada de Estados Unidos en Venezuela.

Tal como se puede apreciar, coinciden estos dos personajes en que son expertos en el manejo del campo de la plataforma tecnológica de las redes sociales (twitter, facebook, etc), herramienta que la oposición venezolana ha utilizado esencialmente, y que ha superado notablemente los alicaídos medios de comunicación tradicionales (El Nacional, El Nacional, TalCual, etc.).

La extrema derecha ha encontrado una fórmula para financiar y apoyar a la oposición venezolana. Entregan premios a diestras y siniestras para sus cipayos. Desde el año 2009, la embajada de Canadá en Venezuela entrega premios para "Defensores de los Derechos Humanos". Los galardonados han sido preferentemente opositores al Gobierno Revolucionario, salvo algunas excepciones han sido reconocidos otras personas por sus verdaderos méritos.

Suponemos que la Embajada habrá tomado sus medidas para que la recompensa ($) sea bien distribuida, y no les pase como con el botín de $ 500.000,00, que le otorgaron a Yongo, quien después de recibirlo le dejó el pelero a la oposición.

Esta derecha internacional se autofinancia con estos premios, por ese motivo apreciamos como han sido premiados con este mismo galardón la bloguera cubana anticastrista Yoani Sánchez, Teodoro Petkoff, y el peruano Mario Vargas Llosa.

El Estado venezolano debe poner atención al otorgamiento de estos premios. Esta pudiera ser una manera de camuflaje para el financiamiento de acciones violentas, pago de mercenarios, etc.

Los donadores de premios gringos y canadienses no advierten la labor que realizan a diario en Venezuela muchas instituciones y personas. Los pueblos más humildes si los reconocen pero deben institucionalizarse y recompensar las magnificas actividades dirigidas a resolver problemas y carencias de sus habitantes que son Derechos Humanos, tales como tener alimentación, salud, educación, recreación. Ejemplo de ello son todas la Misiones Sociales que instauró la Revolución Bolivariana, la Corporación Criollitos de Venezuela, el Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, y muchas otras organizaciones del país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1960 veces.



Pedro Quintero Gamboa


Visite el perfil de Pedro Quintero Gamboa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Quintero Gamboa

Pedro Quintero Gamboa

Más artículos de este autor