El fracking político de EEUU contra Rusia, Venezuela y los que le estorben

El mundo sabe de las terribles consecuencias que ha traído al ecosistema y contra sus ciudadanos, la técnica de extracción de gas y petróleo, conocida como el fracking o fracturación hidráulica, que han practicado y siguen aplicando, las petroleras estadounidenses, fracturando el subsuelo y haciendo mal uso del agua, para esta técnica ecocida.

Al día de hoy, hay contaminación de las aguas, terremotos como los de Oklahoma, conocidos como "Enjambre de Jones", hundimientos y fosas que pueden tragarse urbanizaciones enteras, cambio climático, entre otras alteraciones, que con la ganancia que puedan sacar de la extracción petrolera y gasífera, no se cubrirá la cuarta parte del daño causado, con graves secuelas.

Ahora bien, el mundo también sabe que el gobierno de Barak Obama, ha pretendido inundar el mercado petrolero internacional, para obligar a la caída de los precios de la cesta OPEP y de esta manera, entre otras maniobras bélicas, arrinconar y quebrar: en Europa, a la Federación Rusa y domeñar a los países de la OTAN, pretendiendo generarles mayor dependencia del recursos energético y empujándolos al ataque de hienas contra Rusia, para alcanzar su sobrevivencia; en Venezuela, para quebrar su economía interna, además de neutralizar su radio de influencia y cooperación con el resto de países con los que el gobierno revolucionario, bolivariano, socialista y chavista mantiene, entre otros acuerdos energéticos y económicos con América Latina, Iberoamérica y el Caribe, amén de justificar la posible (tal vez, inminente) incursión militar contra suelo venezolano, con la excusa de ir a llevar su "libertad", que no sería otra cosa que apoderarse de las mayores reservas petroleras y gasíferas, probadas, del mundo.

Resulta que al gobierno imperial se le está revirtiendo la situación. El precio del petróleo en las cesta de la OPEP está regresando a la banda de precios, mientras que el gobierno del genocida empieza a enfrentar serias dificultades, demandas, protestas y daños ecológicos y urbanísticos irreversibles en su propio suelo norteamericano, cuando nisiquiera el gobierno de Obama ha sido capaz de salir del default en el que está hace dos años y que se profundiza.

Incluso, los indicadores no dan señal de que la economía de EEUU reflote con las guerras e invasiones que Barak Obama ha promovido junto al gobierno de Israel, más el revés que empieza a tener la diplomacia estadounidense ante la diplomacia celestina de la OTAN y la ONU, en donde los gobiernos se le están volteando y dejando solo al gobierno imperial de EEUU y buscan retornar a mejores relaciones con Rusia y países del Medio Oriente, porque se han percatado de que la política belicista es producto de las intrigas e intereses imperiales de Obama, utilizando a sus quebrados gobiernos de Europa, con un alto precio y de llegar a una confrontación militar con la Federación Rusa, la perderían, cuyas consecuencias serían catastróficas, pues la política de solidaridad y paz, del gobierno de Vladimir Putin, pudiera cambiar, obligado a defender los intereses de su Pueblo. Es decir, el gobierno de Barak Obama y los miembros de la OTAN están experimentando el "fracking geopolítico", lo que fortalece aún más a los países emergentes, miembros del grupo BRICS y garantes del nuevo mundo no imperial, el multicéntrico y pluripolar.

Por otra parte, Venezuela, bajo el liderazgo del Presidente obrero, Nicolás Maduro, a lo interno ha tomado sus previsiones económicas, como: ahorro de dólares y de reservas minerales; planificación del presupuesto con criterio de escasez o sobriedad (calculando el presupuesto nacional, las inversiones y gastos, a sesenta dólares el barril de petróleo); profundización calculada del aumento de la producción petrolera y gasífera; compensación con economía de puerto, el boicot económico que el sector privado tutelado desde el Departamento de Estado de EEUU; diversificando, tanto la producción derivada del petróleo en la industria de polímeros, como abriendo brechas y nichos de producción (que medios privados nacionales y extranjeros silencian); y, sobre todas las cosas, preparándose en todo sentido, contra una nueva oleada de conspiraciones golpistas y contra la arremetida que aspira Barak Obama, para derrocar a Nicolás Maduro y liquidar a todos los bolivarianos, socialistas y chavistas, al mejor estilo del exitoso experimento chileno contra Allende y su Pueblo.

En fin, con Venezuela, el gobierno de EEUU también está sufriendo otro "fracking político", a pesar de que han refinado sus conspiraciones, han sido cada vez más crueles en sus arremetidas golpistas y cuentan con narcotraficantes a su servicio, como Álvaro Uribe Vélez y su ejército de paramilitares, cuyas consecuencias, solo han afectado a los lacayos imperiales y nos obligan a fortalecer, aún más, la unidad de los países de la ALBA-TCP, la UNASUR, la CELAC y PetroCaribe.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2968 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a197591.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO