El dólar en Venezuela en la encrucijada del consumo

Muchos analistas tienden pensar que el comportamiento financiero de un país solo se debe medir de acuerdo los indicadores macroeconómicos, sin ver más allá de lo q existe detrás de cada una de las variables que explican el estatus de una economía en un determinado momento histórico, ahora bien, analizando el caso de la sociedad venezolana para entender lo que ocurre debemos desnudar la economía a la luz de la anomia, que padece nuestro país desde hace más de 60 años, ya que aun a pesar de los esfuerzos de la revolución bolivariana aun somos una sociedad monoproductora, dependiente meramente de la renta petrolera, y a su vez citando a sociólogo emili durkeim los venezolanos hemos sido víctimas hechos externos y coercitivos a nosotros, generados a partir del condicionamiento de los intereses de la oligarquía criolla, ahora bien, la revolución debe atacar la medula del problema a nivel de la conciencia colectiva del individuo a los efectos de romper con el condicionamiento impuesto desde la esencia de la sociedad.

Cuando evaluamos los avances de la revolución bolivariana encontramos que logro incluir millones de venezolanos no solo en la posibilidad de alimentarse, sino de obtener viviendas, vestidos calzado, educación, salud , trasporte colectivo e individual pues en los últimos 10 años en Venezuela se han adquirido más vehículos que en los 25 años anteriores Pero surge una pregunta porque a pesar de los esfuerzos del ejecutivo continua la presión sobre el dólar ? Que tanto se consume que no podemos contener la demanda? Y por último hasta qué punto la sociedad venezolana estamos dispuesto a buscar sincerar lo que realmente debemos importar. Y subsidiar?

Al parecer estas preguntas generar de inmediato reacciones tanto en el opocisionismo como en las filas de la revolución ahora bien si evaluamos, la situación actual desde una visión neomarxista nos encontramos con el clásico planteamiento gramsciano quien ve necesario que para poder consolidar una revolución es necesario hegemonizar los aparatos ideológicos de estado, es decir , si el estado no cambia la concepción cultural del consumismo, nunca van a ser suficiente los dólares que podamos obtener producto de la renta petrolera, e inclusive si volviéramos a ser grandes exportadores de café, cacao, entre otros y no hegemonizamos un nuevo concepto de del consumo de bienes y servicios , desde las escuelas, liceos, universidades, la iglesia, los sindicatos, y en especial los partidos políticos la revolución siempre se va encontrar expuesta frente a la ninfomanía del dólar en Venezuela.

Hoy cuando la extrema derecha Latinoamérica cierra filas con sus esbirros y acólitos en Venezuela es necesario reinventarnos y relanzar la batalla de las ideas por un verdadero imaginario colectivo que responda a las necesidades de las mayorías que son para quienes debemos formular, implantar y ejecutar políticas públicas que le permitan cada día sentirse libre y en ejercicio pleno de su soberanía.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2590 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI