Estados Unidos y el fatalismo geográfico

Hay países y ciudades que parecen signados por una fatalidad geográfica, como Ciudad Juárez, a donde se llega con sólo cruzar la frontera Estados Unidos-México desde El Paso y donde cada día, en promedio, han sido asesinadas siete personas en la persistente ola de violencia relacionada con las drogas.

Pobre México (la frase se atribuye erróneamente a Porfirio Díaz), tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos. No estoy tan seguro de que esté lejos de Dios más bien pienso lo contrario-, pero sí estoy seguro de que en su cercanía a Estados Unidos está el origen de la violencia que asola a gran parte de su territorio.

El expresidente Felipe Calderón culpó de las masacres en su país al consumo de drogas en Estados Unidos: El origen de nuestros problemas de violencia es el hecho de que México está ubicado junto al país que posee los más altos índices de consumo de drogas en el mundo. Nuestro vecino es el mayor drogadicto del mundo.

En efecto, 22 millones de estadounidenses consumen drogas ilegales y gastan anualmente en ellas 142 billones de dólares (cifras de 2009). Estados Unidos es el mayor consumidor mundial de cocaína. Es tanto el dinero que mueve la droga, que permite organizar sofisticadas operaciones de contrabando, con largos túneles que cruzan la frontera, minisubmarinos y aviones que son destruidos después que les extraen sus cargamentos en territorio de Estados Unidos. Los choferes de camiones cargados de drogas que cruzan de noche el desierto, utilizan GPS y visores infrarrojos que les permiten manejar en la oscuridad sin encender las luces, mientras que observadores los guían por radio desde las montañas. Estas mismas vías se utilizan para el tráfico de armas y de seres humanos.

El tráfico de drogas se acompaña inevitablemente del tráfico de armas, necesarias para asegurar los traslados, atemorizar y dirimir disputas entre grupos rivales por el control de territorios. Los negocios prosperan en ambos lados de la frontera: armas de Estados Unidos hacia México, drogas de México hacia Estados Unidos.

Según datos de la agencia federal ATF (Bureau of Alcohol, Firearms and Explosives) citados por el presidente Barack Obama en 2009, el 90 % de las armas que se confiscan en México y se logra determinar su origen, proceden de Estados Unidos; y estas armas, según la GAO (Government Accountability Office) son cada vez más poderosas y letales. En 2010 la ATF se vió envuelta en un gran escándalo de contrabando de armas. La operación, con el nombre de Fast and Furious comenzó en noviembre de 2009 y consistió en dejar pasar 2,200 fusiles de asalto al interior de México, supuestamente para monitorearlos hasta su destino final en los centros operativos de los cárteles de la droga y poder así destruirlos. La operación ilegal resultó un desastre y estas armas están ahora al servicio de los capos de la droga.

Estados Unidos es el mayor fabricante de armas en el mundo y la abrumadora mayoría de las utilizadas en el tráfico ilegal internacional es de procedencia norteamericana. Puede decirse, sin exageración, que el mundo está lleno de armas made in USA procedentes del tráfico ilegal, y este hecho a los sucesivos gobiernos de Estados Unidos parece no preocuparles. Por ejemplo, todavía se desconoce a donde fueron a parar los 190,000 fusiles de asalto AK-47 y otras armas y materiales de guerra, que se esfumaron en Irak entre junio de 2004 y septiembre de 2005, como informó en su oportunidad el Washington Post (agosto 6, 2007).

Panamá es otro de los países afectado por la fatalidad geográfica. Con la construcción del Canal, parte de su territorio fue ocupado por las fuerzas armadas de Estados Unidos, y desde 1946 hasta 1984 funcionó en la Zona la tenebrosa Escuela de las Américas, lugar donde se adiestró en métodos de tortura, asesinato y represión a miles de miembros de los cuerpos represivos de toda Latinoamérica. El tiempo ha transcurrido pero en algunos persiste su fascinación por el amo; el presidente Ricardo Martinelli, estrenando un nuevo método de denuncia diplomática a través de redes sociales, y con caja de resonancia en los grupos anticastristas de Miami, intenta crear un incidente grave en relación con el barco norcoreano retenido en el Canal.

No es al viejo material bélico enviado a reparar por Cuba al que debe temer Martinelli, sino a los que invadieron su país el 20 de diciembre de 1989 en un bárbaro acto violador del derecho internacional y la soberanía de un país pequeño y a los que ahora, lacayunamente, les pide ayuda.

Después de todo, el fatalismo geográfico no tiene por que ser una maldición perpetua. Así lo demostró Cuba al romperlo para siempre en mil pedazos en 1959 y así lo demostraron también los bravos patriotas que en sangrientas jornadas lograron el reconocimiento de la soberanía panameña sobre la Zona del Canal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2505 veces.



Salvador Capote


Visite el perfil de Salvador Capote para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Salvador Capote

Salvador Capote

Más artículos de este autor