Las ingenuidades de Maduro

El gobierno de Juan Manuel Santos, es la mala conciencia de la región y un recurso de Washington y de la OTAN “vamos con el presidente Santos a reconstruir y reconfigurar nuestras relaciones de la mejor manera” es la última ingenuidad del presidente Maduro porque Colombia ya está en la OTAN; la Organización del Atlántico Norte no toma en cuenta la geografía Italia, Grecia, Turquía, son países situados en otra playa y son miembro de la NATO.

Santos no es un vecino confiable, nunca lo fue, se puede entender que Nicolás no quiso agravar el desabastecimiento en el que se encontraba el país con las importaciones colombianas, pero, de ahí, someter las libertades, la soberanía y la dignidad, es un mal precedente político para las revoluciones que inventan nuevas sociedades sin querer la aprobación del imperio y de sus satélites para que nuestra cultura viva por la gestión de los venezolanos y venezolanas quienes empleando la libertad hacen lo suyo, incorporan los hechos históricos de Simón Bolívar y Hugo Chávez para desechar los engaños y las imposiciones.

La manera más traicionera y económicamente rentable que tiene el gobierno de Colombia para impedir que Venezuela le arrastre a una guerra desgastante, pensaba Chávez, es colocarse bajo la protección de la OTAN, otra seria no hacer nada y arriesgarse a una guerra por la inacción del gobierno y la otra posibilidad, la que utiliza actualmente, es la carrera armamentista que junto al impuesto de guerra desangra a los colombianos y colombianas. Colombia en su relación con el PIB es el país que más gasta en la región con el 3.8%.

Las revoluciones en las dos Américas y el Caribe, son testimonio de como las comunidades preservan todo lo que les parece digno desterrando el idioma dominante haciéndolo negro, mestizo, indio, únicos sobrevivientes de la conquista.

Washington, Colombia, la burguesía y la oposición con harto cinismo incursionan en nuestros procesos hiriendo nuestras ideas por la fragilidad de nuestro gobierno, envenenan nuestros logros sociales alcanzados, empobrecen nuestra filosofía, basta escuchar a Capriles y a otros dirigentes de la oposición, asesinos y promotores de la guerra sucia hablando de democracia, este fulano en libertad, sin duda, afecta nuestra convivencia, una de las ingenuidades del presidente Maduro.

No ir contra la burguesía revolucionaria que frena la adopción del socialismo, sostener las asambleas de calle con tremenda desigualdad salarial entre lo que gana el pueblo y lo que perciben los revolucionarios es, seguir con la misma desigualdad que Chávez no pudo combatir, injusticia salarial y marginación son peligros latentes contra cualquier proyecto revolucionario.

Mientras redacto este artículo me entero que ya está preso el primer funcionario corrupto, que bueno, la redacción original de este escrito dice, no atacar de frente, caiga quien caiga, la corrupción, el burocratismo, la ineficacia, la mediocridad, será nefasto para la revolución en las próximas elecciones de alcaldes, es otra ingenuidad que terminara por afectar este proceso que está a punto de dejar de ser revolucionario.

Pensar que podemos seguir con esta inflación, especulación, violencia, por otro periodo de tiempo es otra grave ingenuidad presidente Maduro, que nos va a costar muy caro en el futuro. Y, pensar que el PSUV arreglara, llenando de gente plazas y avenidas, la grave situación política que atraviesa la revolución, sería la más grave ingenuidad que pudiera cometer tras el empate técnico en el que nos encontramos, solo nos queda el porcentaje abstencionista para buscar la mayor cantidad de alcaldías posibles.

Ya no se trata de amor, pasión ni lealtad ni otra emoción o sentimiento para sacar adelante esta revolución, se requiere de nuevas estrategias técnicas y de lo que podemos cumplir al pueblo tras las asambleas de calle porque a la demagogia se le termino el tiempo. Recuerde Nicolás, Chávez ya no está, a él, el pueblo le perdonaba casi todo o todo, a usted presidente Maduro así como van las cosas, no lo creo.

Sostener al 50% del pueblo que lo apoyamos aletargado con promesas, con escaleras eléctricas de los centros comerciales, por la compra de vehículos ni chinos ni iraníes claro está, deben ser de otra marca como símbolo de progreso y prestigio social de la nueva elite, nadando a placer en el viscoso petróleo a pesar del ofrecimiento de industrializar al país para una Venezuela post petrolera.

Sacar del aire a la Hojilla, por una conversación entre Mario Silva con el G2 cubano Aranís Palacio, deja en claro el típico papel de la CIA y como la influencia cubana se demuestra por cuidar sus interese energéticos cuando el periodista protegido por Chávez, supuestamente, revelaba las rivalidades de la elite chavista. No sacar a la luz pública como un G2 se deja gravar por la CIA o es que Mario ya era incómodo para los centros nerviosos de la Habana y Caracas, es una más de las ingenuidades revolucionarias que se cometen por el equilibrio que la Hojilla representaba en venezolana de TV.

Cada vez que Maduro nombra a Chávez, asume una tremenda responsabilidad porque no cuenta con la gracia, carisma, experiencia y picardía del comandante para contar sus largas historias o de pronto cantar que sumado a su buen humor hicieron de Chávez un líder mundial.

Se podría decir que Maduro lleva poco tiempo en la presidencia, en ese poco tiempo Nicolás ha hecho muy poco para convertirse en líder que requiere la revolución, Maduro ha profundizado su labor a ser el presidente de Venezuela, por la difícil situación en la que se encuentra el país, podría ser la excusa, sin embargo, Nicolás está impulsando la asambleas de calle, esa es una gran oportunidad para construir el liderazgo con el pueblo, no hacerlo es otra de las ingenuidades de Maduro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3839 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: