Un Grano de Maíz

Sólo el socialismo derrota al imperio

Las declaraciones del presidente del imperio nos señalan la intención firme de atacar a la Patria, de activar el desenlace. Tal como lo denunció Maduro, se trata de una orden a sus lacayos nacionales para elevar el nivel de la contienda.

No estamos en momentos normales, atravesamos una turbulencia, una emergencia que amerita medidas urgentes, extraordinarias. Veamos.

Es necesario elevar la conciencia social de los humildes, nuestra base social natural, que comprendan que la Patria está siendo agredida, que nada puede estar sobre esa circunstancia.

Este debe ser el punto central de la discusión en cualquier reunión de los bolivarianos, desde el alto gobierno, las patrullas, hasta nuestros medios. Todo, el hueco en la calle, las deficiencias de los alcaldes y gobernadores, el apagón, todo debe ser subordinado a la defensa de la Patria, de la Revolución, del gobierno de Maduro. Si eso se pierde se habrá perdido todo: vendrá sobre la sociedad una nube de oscurantismo que recordará a los peores episodios de la humanidad.

Se trata de seguir luchando por construir un país donde todos vivamos por el bien de todos, en armonía, en Socialismo, o de entregar la Patria a los enemigos de los humildes, a aquellos que nos desprecian, reeditar la guerra de todos contra todos. No son momentos de mezquindades, de vista al suelo, de sólo ver lo pequeño del entorno, el dilema es concretar el sueño de Bolívar y Chávez o repetir la historia de San Pedro Alejandrino.

La socialdemocracia, el capitalista, no puede defender a la Patria, al contrario, la entregan al capital internacional con el que tienen un grueso cordón umbilical, a él se deben, de él dependen.

No es fácil la tarea de superar la fase de filantropía, de pago de la deuda social, y avanzar hacia un sistema que rompa el círculo perverso que nos lleva a gobiernos rentistas, clientelares, proveedores, en resumen, a la socialdemocracia.

Es urgente rescatar las relaciones amorosas entre los humanos, aquellas que integran a la sociedad en un cuerpo capaz de grandes hazañas, de enfrentar a los enemigos de la humanidad.

El 23 de enero fue una oportunidad para romper con el círculo maligno, para superar la socialdemocracia, lamentablemente se fracasó y vino medio siglo de pacto nefasto. El 4 de febrero fue una rebelión contra la socialdemocracia, y todos estos años han sido el esfuerzo por zafarnos de su lógica.

En gran medida lo hemos logrado, pero el peligro, la tentación de regresar a la comodidad de un pacto burgués, siempre está presente.

Si la Revolución no concreta la superación de la socialdemocracia, vendrá necesariamente el terror fascista, que es la única manera de estabilizar la hegemonía de la antipatria. Y caeremos inermes, nuevamente, en las fauces del imperio. Ese es el dilema de hoy: Socialismo o fascismo, barbarie. Sólo con el Socialismo habrá Patria.

¡Con Chávez, con Maduro!
¡Sólo el Socialismo salva a la Patria!

http://ungranodemaiz.blogspot.com/


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2832 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: