Recuperación Económica al Estilo Hollywood

La crisis económica mundial que se inicia en Estados Unidos con el crack inmobiliario y que rápidamente se propagó por todo el mundo en especial la llamada zona Euro, dejó sin argumentos a los globófilos de la economía, quienes juraban que la mano invisible del mercado y las estructuras corporativas eran la solución para lograr la inclusión, el desarrollo social y el fortalecimiento de la democracia.

Las calificadoras de riesgos como Moody's, Standad & Poor's, y J.P. Morgan, quienes abalaron y certificaron cada una de los escenarios económicos maquillados al estilos de los mejores cineastas de Hollywood, aún siguen calificando las emisiones de deuda pública del estado norteamericano como una de las más confiables y más seguras para realizar inversiones, son las mismas calificadoras que le dan a Venezuela el país con la mayor reserva estratégica de petróleo en el mundo, la peor calificación para realizar compras de deuda venezolana.

Pero la mentira no llega hasta allí, hoy las principales agencias de inteligencia americana (agencias de injerencia y agresión) se han encargado de desestabilizar no solo al Medio Oriente sino que en el afán de mantener la hegemonía económica el leviatán imperialista continúe interviniendo en aquellos espacios donde las condiciones expoliadoras de la riqueza les ofrecen mejores perspectivas, poniendo como escudo un neo-institucionalismo de corte militarista, especialmente diseñado para vender un supuesto orden internacional, que no es sino la expresión de un status quo que constantemente reproduce los esquemas de dominación en cualquier lugar donde el gobierno norteamericano decida intervenir.


Cuántos ejemplos saltan a la vista para representar la creciente imposición de un sistema económico que vapulea la riqueza de los países, en especial los llamados “países subdesarrollados”. En este transitar de la derecha económica mundial, no para la escalada interventora de la planta insolente de un capitalismo que, en su despótico proceder, deja ver entre sus costuras las secuelas infames de la muerte y la destrucción.

Véanse los casos de los gobiernos progresistas en el Magreb africano, donde pudieron más los intereses de las fuerzas multinacionales que la cultura de la autonomía y la autoderminación. Asimismo no se pierda de vista la situación de la Unión Europea donde el futuro es cada vez más incierto y la verdadera democracia tiene cada vez menos posibilidades. Y para no ir muy lejos el enorme vacío social que la tormenta neoliberal deja en Chile y en Colombia, donde la rebeldía social no es calmada con la punta de las bayonetas, tanques y violación permanente de derechos humanos.

En consideración de lo antes expuesto, es necesario que la sociedad venezolana asuma con dignidad la defensa de las instituciones del Estado Venezolano. La reciente agresión del estado norteamericano al expulsar a nuestra Cónsul General de Venezuela en Miami, Florida, Livia Antonieta Acosta Noguera, casualmente el día de la visita del presidente Iraní Mahmoud Ahmadinejad debe llamar a la reflexión no solo a los que militamos en el PSUV y apoyamos a la revolución bolivariana, sino a todo aquel que se haga sentir venezolano. La integridad y la dignidad de nuestro pueblo es responsabilidad de todos los venezolanos, porque es el espacio donde realmente somos libres y el pueblo toma sus decisiones que son soberanas, inalienables, innegociables y que debemos defender por encima de cualquier interés grupal o individual.

Hugbel Roa
Diputado
roahugbel@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1559 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor