L@s invisibles en las primeras independencias

Siempre en plural, escribimos independencia.

Por los y las invisibilizadas.

Pueblos indígenas, afrodescendientes, mujeres.

Tanto como pueblos, tanto como personas. Tanto como género.

Tanto como clases oprimidas:

    Oprimidas por indias (o negras), por mujeres, por indígenas o por afrodescendientes, como clase (o por pobres). Por mujeres y por blancas de orilla. Víctimas del Estado patriarcal, racista-clasista, etnista, imperial e imperialista. Que desconoce nuestra diversidad lingüística, étnica y sociocultural, la igualdad social y la equidad de género. Y particularmente, que desconoce a la Madre Tierra y su derecho a la reproducción de la vida. 

Por invisibilizados.

Países ocultados tras las nubes de la historia, con el paso del tiempo:.

A mucha gente se le olvidó que Haití, país afrocaribeño, fue el primero en liberarse (1804). Alma caribe-alma africana, en un solo abrazo.

Que el Presidente Alejandro Petión se solidarizó activamente con armas, barcos y dinero con el que sería luego, el Libertador Simón Bolívar de la Independencia de Sudamérica.

Mucha gente olvidó que temprano, muy temprano, sin haber terminado el mil seiscientos los indios del lugar que ahora se llama Bolivia ya estaban alzados y que ese alzamiento temprano es el que nos conecta con la historia contemporánea para ver hoy a Evo Morales como Presidente de

ese país, donde una minoría blanca imponía su dictadura económica, social y política, incluso racial, patriarcal, cultural y lingüística a más del 80% de la población indígena y que refundado el Estado, es un Estado plurinacional.

300.000 colonos blancos de Rodhesia y Sudáfrica querían trasladar a Bolivia en 1979-80 para cambiar la correlación de fuerzas políticas y sociales a tiempo, reforzando a los nazi-croatas de Santa Cruz, para hacer de la Media Luna, la luna completa de la opresión y de la ocupación del país. Como quisieran hacer hoy los gringos con Haití, despoblarlo  para ocuparlo con blancos y desarraigados, apoderarse de su petróleo y de su espacio geoestratégico.

Donde las distintas nacionalidades indias reconocen también como bolivianos a los que no son indígenas, incluyendo a la minoría afro-boliviana.

Mucha gente ha olvidado, como lo dice la feminista  Francesca Gargallo Celentani, mexicana-italiana:

El primer proyecto histórico inclusivo de América fue el de Túpac  Amaru, porque había entendido que

Mucha gente en Perú, que  no era india, ya era indo-hispánica y peruana. Ya era indoamericana.

Sin embargo el Presidente Alán García, no entiende hoy -3 siglos después- que los indios peruanos de la selva amazónica también son peruanos, que son ciudadanos de primera y guardianes de  la mayor biodiversidad del planeta y por tanto tienen derecho a protestar por la invasión y destrucción de las transnacionales.

Mucha gente olvida –o no sabe-

Que los grandes héroes de la resistencia indígena, peleaban junto con sus mujeres.

Guaicaipuro y Urquía, Túpac Katari y Bartolina Sisa, Túpac Amaru y Micaela Bastidas, Miguel El Negro y Guiomar en alianza con la resistencia jirahara.

Sabía de antemano Túpac Katari que un pueblo que oprime a otro no puede ser libre jamás.

Invisibilizados fueron también los indios de Chirica en San Felix el 11 de abril de 1817,

Donde Piar con sus flecheros le abre paso a la independencia en su navegación por el Orinoco, al Correo del Orinoco y a la Formación de La Gran Colombia desde el Congreso de Angostura (1819).

De Alejandro Petión a Evo Morales, hay un largo camino del  indoamericanismo- caribeño, pasando por  Fidel y la revolución cubana, la sandinista, la ecuatoriana, hasta la revolución bolivariana con  Hugo Chávez, camino que debe ser evaluado en estos 200 años.

De la Gran Colombia, el Congreso de Panamá y el ALBA que enterrará definitivamente el ALCA  y el Panamericanismo.

En la nueva independencia, como continuidad de la primera, no habrá  excluidos ni excluyentes, oprimidos ni opresores.

Y se restablecerá  el continuo de la historia  de nuestros pueblos con la historia de la tierra, de la naturaleza y con la historia de toda la humanidad.

Será  la abolición del capitalismo salvaje por el  ecosocialismo y el ecohumanismo del socialismo del siglo XXI buscando el sentido del Buen Vivir.

Bienaventurados los que vean y oigan. Porque el Gran Imperio, derrotado en el Medio Oriente y en Asia, buscará oxígeno replegándose de nuevo en su “patio trasero”.

Pero serán echados,-definitivamente- como ayer echamos al imperio español.

Estamos triunfando, porque con el liderazgo del Presidente Chávez, ya tenemos los dos pies metidos en el ALBA, en Petro-Caribe, la Comunidad Sudamericana de Naciones y en el inicio de una OEA sin Estados Unidos y Canadá  y sin ser llevados de la mano europea, como supuestos “hermanos menores de Occidente”.

Independencia es nuestro gran legado, porque ellos no entienden de independencia sino de re-conquista. De allí el llamado lacerante de César Rengifo a la Anticonquista, que hoy entronca contra cualquier forma de colonialismo interno.

Ellos no entienden de libertad, sino de re-esclavización.

Ellos no entienden de igualdad sino de “desigualdad-natural”.

Ellos no entienden de fraternidad

Sino de pisar y ser pisados.

No hablan en la lengua  múltiple de los pueblos y culturas  el nuevo llamado de la interculturalidad y la equidad de género. Restablecer  a la Madre India, como primera Madre de Abya-Yala, como primera Madre de América. A  la Madre África como origen común de la humanidad. A la Madre Tierra como fuente de la vida y espíritu del Buen Vivir.

Altos de Guaicaipuro, 5 de julio de 2011   guaicaipurosrr07@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1847 veces.



Saúl Rivas-Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: