No es solo Costa Rica, es Panamá también

La continuidad del presidente Hugo Chávez, en el poder es una amenaza a la existencia del capitalismo y del militarismo estadounidense en la región. Washington, quiere convertir a Latinoamérica, en un frente de guerra psicológica y diplomática, usando a Costa Rica y a Panamá, como bases logística para el espionaje electrónico cerrando la pinza contra Venezuela.

Venezuela es una pieza clave para el control geopolítico de América Latina, a más de ser una de las naciones con mayores reservas mundiales de petróleo, posee voluntad ideológica por el socialismo que, impulsan un conjunto de factores sociales para dejar por fuera a los Estados Unidos, en futuras negociaciones político-económicas con el sucre y UNASUR.

Si Antonio Noriega regresaba a Panamá, se convertía en otro Bin Laden, oponiéndose a los planes de Washington, de profundizar la guerra psicológica y diplomática contra Hugo Chávez. Panamá, limita con Costa Rica y Colombia, tiene salida a los dos océanos Pacifico y Atlántico, igual que Costa Rica, ideal para una mayor penetración en el mar Caribe. La tierra que limita Panamá con Colombia es un territorio de nadie, ideal para instalar sistemas electrónicos de escucha y vigilancia que ya los tiene desde hace unos 3 años, con el avión Predator, utilizado por la CIA para espionaje y asesinatos sin culpables, difícil de detectar para los radares, desde Panamá, su autonomía de vuelo lo hace imprescindible para la vigilancia y espionaje selectivo, ademas, esta más cerca y mejor camuflada la logística para las bases aeronavales estadounidenses de Cartagena y Málaga, en Colombia, ubicadas en los dos océanos.

La presidenta Laura Chinchilla, se presto para que Costa Rica sea la mayor base logística de EEUU, en Latinoamérica, violando la Constitución, esta nación centroamericana desde 1947 no tiene fuerzas armadas, su eslogan es, “mas maestros menos soldados” si bien es cierto, San José tiene un acuerdo firmado con los EEUU, desde el año 2000 para combatir el narcotráfico renovado año a año, pero nunca, para que todo un semestre el país sea ocupado por mas de 7000 soldados, buques y submarinos, diseñados para practicar una invasión y sostener una cabeza de playa por tiempo indefinido en cualquier nación Latinoamericana, excepto Brasil.

Ricardo Martinelli, presidente de Panamá, es un elemento crucial en esta guerra psicológica y diplomática que se cierne sobre Venezuela, con presión militar. Noriega ya fue sentenciado a cumplir una pena de 7 años en Francia, por lavado de dinero, ese el arreglo entre Washington, ciudad de Panamá y Paris. Panamá requiere con urgencia otro canal de mayor tamaño, vital para su economía, Martinelli es incondicional con EEUU, Washington utiliza lacayos para recomponer su geopolítica en Latinoamérica.

Es una presión militar enorme para Nicaragua, una base militar estadounidense en Costa Rica, persigue disuadir la retaguardia norte por el conflicto diplomático existente entre Bogota y Managua por el archipiélago de San Andrés, que llevo hace dos años a que Colombia, patrullara con fragatas de manera permanente esas aguas en disputa. El reestablecimiento de relaciones con Ecuador, buscado por Bogota y Washington, desde hace unos dos años, es por la misma condición militar estratégica de asegurar la retaguardia sur de Colombia, en caso de un conflicto militar con Venezuela, ya que, por el momento las FARC, no son obstáculo militar.

Guerra psicológica, versiones y rumores, escalada de presión militar desde Costa Rica y Panamá, y guerra diplomática empezando con Ecuador y Colombia, por la orden de prisión vigente de la justicia ecuatoriana contra Juan Manuel Santos, por el asesinato de 11 personas en territorio ecuatoriano cuando se bombardeo Angostura, para matar a Raúl Reyes, últimamente, por la acusación de espionaje del DAS contra el presidente Correa, y otros funcionarios de gobierno, contra la embajada y consulados de Ecuador en Colombia.

Guerra diplomática que luego se trasladara con mayor vehemencia hacia Venezuela, cuando Santos se posesione como presidente, el conflicto será manipulado por la OEA y ONU, por la supuesta relación entre las FARC y el gobierno bolivariano y, por la amistad entre Caracas y Teherán, tanto Irán como las FARC, están acusados de terroristas y apoyar al terrorismo, las ultimas sanciones de la ONU y de EEUU contra el gobierno de Ahmadinejad, persigue relacionar a Caracas, con brindar y recibir apoyo del y para el terrorismo. Esta guerra psicológica y diplomática que se desatara con mayor fuerza en estos últimos meses del 2010 contara con suficiente presión militar para ahondar los conflictos internos en Venezuela, de cara a las próximas elecciones legislativas de septiembre.

Simulacros militares en Venezuela, y las playas de Costa Rica, Panamá, Colombia, se incrementaran en este último semestre del año, como las pruebas conjuntas entre fuerzas navales de Perú y los EEUU realizadas en marzo, son advertencias de ataque muy cerca de los países del ALBA, originan advertencias continuas desde Caracas, ante una posible invasión desde el Mar Caribe y Colombia.

Escenario de amenazas y advertencias se combinan hasta que Santos asuma la presidencia, luego vendrán los llamados a la mesa de negociación con la presión psicológica, diplomática y militar, estrategia de EEUU, lo hace con Irán, Corea del Norte, Cuba, ahora con Venezuela. Y, es que, el sucre y UNASUR ganan terreno rápidamente, Néstor Kirchner, Secretario ejecutivo de la organización visita Chile, y otros países para que la Unión de Naciones del Sur sea un organismo jurídicamente legal, para eso requiere de la aprobación de 2 o 3 países mas, fuera de Ecuador, Bolivia, Cuba y Venezuela, para entrar en vigencia.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4390 veces.



Raúl Crespo.


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales