Un Grano de Maíz

El Granma navega el Caribe de la dignidad

El Granma se hizo a la mar en la madrugada del 25 de noviembre del 1956 cargado de corazones y batallas. Su combustible, el amor, su puerto, la vida.

Aquella pequeña embarcación en la Sierra Maestra se transformó en gigante y parió una Revolución verdadera. De sus entrañas surgieron, como de una caja mágica, un faro que alumbra el camino, la certeza de que es posible, la seguridad de llegar a la meta.
 
Diez mil líderes contenía su vientre, médicos internacionalistas lo habitaban, militantes de la vida soñaban sobre el Golfo de México con niños caminando alegres por las calles seguras, con la fraternidad del humano rescatada, fundar un mundo que quizá no verían, pero sabían que por él valía la pena dar la vida.
 
Cumplió su misión, desembarcó en las costas de la patria a los Comandantes del futuro, iban serenos a enfrentarse a la muerte, a crear la vida. Los acompañaba lo mejor de la humanidad.
 
En todos los países del mundo había un alma angustiada que pedía a la Sierra Maestra que los ayudara a triunfar, presentían que con ellos iba el destino de la humanidad, de ellos dependía el futuro de la especie.
 
Aquella embarcación renace siempre que los pueblos deciden navegar por los mares de la dignidad, cuando deciden erguirse sobre la corcova espiritual, tomar el timón, lanzarse a la mar sin más seguridad que la determinación de fundar o morir.
 
El programa Aló Presidente del domingo 13 de junio, nos trajo una luz: el Granma navega en las aguas del Lago de Maracaibo, llevado por la conciencia de la Clase Obrera que asume su compromiso histórico.
 
Se trata de una barcaza que el capitalismo tenía en proceso de chatarra, así le beneficiaba, así habían dejado los muelles y embarcaciones que fueron socializados por el Gobierno Revolucionario.
 
Los obreros petroleros con trabajo voluntario la rescataron, la hicieron operativa y la bautizaron Granma, en honor a la gesta que comenzó aquella noche del 25 de noviembre en México, pero que aún no termina.
 
El Granma hoy navega y es símbolo de la marcha cierta de esta Revolución. En su casco lleva las imágenes del Che, Fidel y el Comandante Chávez, en su interior la decisión de su tripulación de ir hasta el final por mantener lo conquistado, y de escalar metas superiores en la forja del Hombre Nuevo y de la Patria Nueva.
 
Ahora la meta debe ser, tal como lo pidió el Comandante Chávez en ese Aló Presidente: el Granma entrando en la Bahía de La Habana, llevando la buena nueva al origen. Desembarcar en ese puerto un mensaje solidario, de amor de este pueblo a los hermanos cubanos, un mensaje de unión, de internacionalismo, que los pueblos del mundo sepan que hay esperanzas.
 
La tripulación de ese viaje debe ser compuesta por ciudadanos de la ALBA, venezolanos, cubanos, nicaragüenses, bolivianos, islas caribeñas. Los voluntarios y apoyos pueden llamar al 0800 granma2, o al Twitter: @viajegranma.
¡Sin Chávez no hay Socialismo!

comunicateconenergia@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2367 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad