Modificación de la directiva de la UE sobre observancia podría penalizar las importaciones paralelas

El Parlamento Europeo ha votado en contra de la penalización de la importación paralela de artículos en la directiva propuesta en la Unión Europea sobre medidas penales destinadas a garantizar la observancia de los derechos de propiedad intelectual (IPRED2). Sin embargo, estas reimportaciones de artículos comercializados por los titulares de los derechos en otros países podrían ser penalizadas si el Parlamento no modifica un proyecto de texto “corregido” de la directiva que fue presentado discretamente, según dijeron varias fuentes.

La directiva da seguimiento a la Directiva relativa a la Observancia de la Propiedad Intelectual (2004/48/EC, IPRED1) aprobada por la UE en 2004 e incorporará sanciones penales para combatir la piratería y las falsificaciones a escala comercial. Tanto la IPRED1 como la IPRED2 generaron fuertes debates acerca de hasta dónde debería llegar la protección de la propiedad intelectual en Europa.

Dos modificaciones contradictorias son la causa del problema. Según la enmienda 15 presentada en la primera lectura, las importaciones paralelas no serían objeto de sanciones. “Las sanciones penales no se aplicarán a los casos de importación paralela de artículos originales que hayan sido comercializados en un país no perteneciente a la Unión Europea con el acuerdo del titular del derecho”, precisa el texto.

Por otro lado, en la última parte de la enmienda 38 se establece que la directiva no se aplicará a ninguna infracción de un derecho de propiedad intelectual relacionado con “la importación paralela de artículos originales desde un tercer país con el acuerdo del titular del derecho”.

Una lectura de las enmiendas podría indicar que mientras la 15 no penalizaría la importación paralela de artículos originales, la 38 la convertiría en delito si el titular del derecho no estuviera de acuerdo. Y ahora la enmienda 15 parece haber desaparecido, y el texto legislativo parece haber tomado una vía rápida camino a ser aprobada.

Ambas modificaciones fueron sometidas a voto en abril (IPW, European Policy, 26 de abril de 2007) pese a ser mutuamente excluyentes.

“Existe una gran diferencia entre las dos enmiendas”, comentó un asistente de Hans-Peter Mayer. Mayer ha sido ponente alternativo en la Comisión de Asuntos Jurídicos y Mercado Interior (JURI) para el PPE/DE (Grupo del Partido Popular Europeo y Demócratas Europeos), el grupo del partido conservador en el Parlamento, para intentar buscar compromisos entre el Parlamento y la Comisión. “Los juristas-lingüistas tuvieron que adaptar ambas enmiendas”, dijo. Los juristas-lingüistas corrigen y revisan los instrumentos legislativos de la Unión Europea antes de que sean publicados.

El ponente principal Nicola Zingaretti fue consultado, y él mismo consultó además al ponente alternativo y a la secretaría del Parlamento, dijo la asistente. Las modificaciones, según ella, eran rutinarias y “lógicas” desde el punto de vista del contenido.

Actualmente, en el texto consolidado de la directiva disponible en la página web de la UE se ha eliminado la exclusión de sanciones penales para las importaciones paralelas. El texto que sirve de base para los debates entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión según los procedimientos de codecisión, establece en el artículo 1, en el que se describe “el objeto y ámbito de aplicación”, que se excluye de penalización únicamente la importación paralela permitida por los titulares de los derechos. Y se confirma en el artículo 3 relativo a las “infracciones” que : “Las sanciones penales no se aplicarán a los casos de importación paralela de artículos originales desde un tercer país con el acuerdo del titular del derecho”.

Alarma por la desaparición de una enmienda

La enmienda 15 ha desaparecido del texto consolidado, y “el texto no representa el voto de la plenaria”, concluyeron los activistas de dos organizaciones no gubernamentales, la Foundation for a Free Infrastructure (FFII) y la Electronic Frontier Foundation (EFF). Los activistas estaban alarmados por la aplicación de restricciones cada vez más fuertes a los consumidores, y los usuarios contactaron a los respectivos ponentes y servicios de la UE. Los tres comités parlamentarios que participaron en la preparación del texto para la primera lectura (la Comisión de Asuntos Jurídicos [JURI], la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior [LIBE] y la Comisión de Industria, Comercio Exterior, Investigación y Energía [ITRE]) estuvieron todos de acuerdo con la exclusión de sanciones para las importaciones paralelas.

Sin embargo, según Eric Josefsson de la EFF en Europa, nada se ha hecho para resolver el problema. Josefsson dijo que temía que las modificaciones sólo se llevaran a cabo mediante el procedimiento de diálogo a tres bandas, sin que se celebraran nuevas consultas con la plenaria del parlamento en el que desde el principio un número considerable de diputados no estaba contento con el lenguaje utilizado en el proyecto de texto adoptado durante la primera lectura. El diálogo a tres bandas permite llevar a cabo un procedimiento acelerado de aprobación sin una segunda lectura en el Parlamento; hace cuatro años se utilizó para la directiva anterior, la IPRED1.

La FFII publicó en su página web un análisis de los errores encontrados en el proyecto legislativo.

El Parlamento siempre quiso que se hiciera una segunda lectura, dijo un asistente de Rainer Wieland, ponente para la IPRED en la comisión LIBE. Una segunda lectura permitiría a los diputados abordar la contradicción original. Pero de acuerdo con la información que tiene, el asistente señaló que podría no haber una segunda lectura. A Zingaretti, quien según la oficina del ponente alternativo parecía satisfecho con las modificaciones, no fue posible contactarlo para conocer su opinión al respecto.

La penalización de las importaciones paralelas que aparece ahora en el documento constituye un cambio radical, dijo la profesora Annette Kur, investigadora del Instituto Max Planck para la Propiedad Intelectual, la Competencia y el Derecho Fiscal. El Instituto había presentado al comienzo del proceso una comunicación sobre la IPRED2 en la que recomendaba no tipificar como delito la importación paralela.

“En mi opinión, este es un cambio de considerable importancia”, comentó Kur. Las importaciones paralelas de artículos comercializados por compañías europeas en países distintos a la Unión Europea a precios más bajos era algo que se hacía con frecuencia. Kur opina que mientras haya sanciones civiles, no es recomendable establecer sanciones penales.

“Las personas que llevan a cabo importaciones paralelas no son delincuentes”, señaló Kur, quien dijo además que finalmente lo que ellas venden son artículos originales y no productos falsificados o pirateados. Kur comentó que actualmente hay un extenso debate sobre si la importación paralela constituye realmente una violación de la legislación sobre marcas. Señaló asimismo que en la directiva de la UE sobre marcas se exigía la modificación de un principio fundamental del derecho alemán según el cual “los originales eran siempre originales”. Incluso el Acuerdo de la Organización Mundial del Comercio sobre los Aspectos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) no llegaba hasta el punto de exigir sanciones en los casos de importaciones paralelas. Con la sola mención de la propiedad intelectual, la reacción instintiva que se genera hoy en día es la de tratar de establecer una reglamentación más estricta, advirtió Kur al pedir mayor cautela.

Todavía hay que ver cuál será la reacción del Parlamento a la modificación de la IPRED. Según la publicación EU Reporter, un diputado ha presentado una reclamación. Sin embargo, ni la oficina del ponente alternativo ni la del ponente de la LIBE pudieron confirmarlo antes del cierre de la edición. Federico de Girolamo, portavoz del Parlamento, dijo que no tenía noticias sobre una reclamación. La mayoría de los diputados y funcionarios de los servicios de la UE se encuentran fuera de Bruselas durante el verano. Nada va a ocurrir por el momento, comentó un observador, sobre todo porque los Estados miembros del Consejo Europeo no hicieron su primera lectura. Habrá que ver cómo reaccionan los gobiernos nacionales.

Si desea contactar a Monika Ermert, puede hacerlo a través de la dirección electrónica info@ip-watch.ch.


This work is licensed under a Creative Commons License. All of the news articles and features on Intellectual Property Watch are also subject to a Creative Commons License which makes them available for widescale, free, non-commercial reproduction and translation.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4160 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /tecno/n99308.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO